Consigue unas piernas de acero siguiendo esta rutina de ejercicios

Óscar Dorado · 31 agosto, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el especialista en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte Marcos Castro Alonso el 29 agosto, 2019
Si deseas conseguir unas piernas de acero, debes llevar a cabo los ejercicios adecuados. A continuación, te damos algunas claves para conseguirlo.

Las piernas son la base del cuerpo, por lo que entrenarlas es importante. Sin embargo, algunos deportistas no tienen esto en consideración. Por este motivo, vamos a dedicar este artículo para contarte cómo puedes conseguir unas piernas de acero realizando algunos ejercicios. ¡Toma nota e inclúyelos en tu rutina de entrenamiento!

Ciertamente, entrenar las piernas es un trabajo duro, ya que están compuestas por algunos de los músculos más grandes de todo el cuerpo. Si deseas lograr resultados, es recomendable que trabajes las extremidades inferiores al menos un par de veces a la semana; procura dejar un descanso adecuado entre los entrenamientos para lograr mantener los músculos en un estado constante de adaptación.

Asimismo, es importante que no tengas miedo de mezclar y combinar, escogiendo diferentes movimientos o ejercicios que se enfoquen en diversos músculos. En última instancia, recuerda que una buena dieta también puede facilitar el proceso de recuperación.

Ejercicios para conseguir unas piernas de acero

A continuación, te contamos cuáles son los mejores ejercicios para conseguir unas piernas de acero. ¡Toma nota e incorpóralos en tu rutina de ejercicios!

1. Sentadillas sumo

Las sentadillas de sumo pueden ser muy efectivas para entrenar el tren inferior. Se trata de una versión avanzada de las sentadillas tradicionales y se llevan a cabo manteniendo las piernas separadas a una distancia mayor. Los pies deben estar apuntando hacia afuera mientras haces las sentadillas sumo.

Mujer haciendo sentadillas sumo para tener unas piernas de acero.

Debido a la posición, los músculos trabajados en las sentadillas de sumo son diferentes que los de las sentadillas tradicionales. Este tipo de sentadillas exigen más a los glúteos y muslos.

2. Prensas de pierna

Para realizar este ejercicio necesitarás una máquina de prensa de piernas, que podrás encontrar en cualquier gimnasio. Se trata de una de las mejores maneras para desarrollar los músculos de las piernas.

Al iniciar el ejercicio, debes comenzar con los pies justo fuera del ancho de la cadera y bajar la máquina lentamente hacia el cuerpo. Una vez que las rodillas estén dobladas y la presión se acumule en las piernas, vuelve a la posición inicial.

La rutina torso pierna consiste en dos días de tren inferior y otras dos jornadas de trabajos de tren superior.

Toma en consideración que debes mantener la espalda baja en el respaldo en todo momento y nunca bloquear completamente las piernas cuando regreses a la posición inicial. De este modo, evitarás cualquier lesión inoportuna.

3. Estocadas con mancuernas

Para hacer las estocadas con mancuernas debes situarte con los pies separados a la altura de las caderas y sostener una mancuerna en cada mano. Para continuar, realiza la estocada hacia adelante con la pierna izquierda, flexiona y endereza la pierna. Debes mantener el torso perpendicular al suelo, con tu peso distribuido uniformemente entre las piernas.

Como entrenar para tener unos glúteos firmes, ejercicios.

Alinea la rodilla delantera sobre el tobillo delantero, manteniendo el peso en los talones en lugar de en los dedos de los pies. Continúa llevando a cabo las estocadas durante 30 segundos antes de cambiar de lado, y haz otros 30 segundos con la otra pierna.

4. Sentadillas con salto para unas piernas de acero

El último de los ejercicios para conseguir unas piernas de acero son las sentadillas con salto. Este ejercicio de peso corporal te permite dar el máximo en cada repetición. Ten en cuenta que, al aplicar el máximo esfuerzo de tus piernas, comprometes todos sus músculos a su máximo potencial.

Para comenzar, debes separar los pies en una posición en la que puedas saltar. Posteriormente, coloca las caderas hacia atrás y, tras realizar la fase descendente de la sentadilla, utiliza el impulso de la subida para dar un pequeño salto en el lugar. Al caer, flexiona las rodillas para amortiguar el impacto y reiniciar el trabajo.

El salto de 180 grados supone grandes beneficios para el cuerpo a varios niveles.

Este ejercicio explosivo y dinámico te permitirá trabajar todos los músculos de las piernas y realmente aumentará tu ritmo cardíaco. ¡Es muy completo para mantenerse en forma!

Para concluir, te recomendamos trabajar con 5 series de 10 repeticiones en cada ejercicio para obtener el mayor beneficio de cada uno de ellos. Aprovechamos también para recordarte que todo lo que necesitas para conseguir unas piernas de acero es una lista completa de ejercicios eficaces y seguir una dieta equilibrada.

  • Farias, M. C. de, Borba-Pinheiro, C. J., Oliveira, M. A., & Vale, R. G. de S. (2014). Efectos de un programa de entrenamiento. Revista Ciencias de La Actividad Física, 15(2), 13–24.
  • Bishop, M., Fiolkowski, P., Conrad, B., Brunt, D., & Horodyski, M. (2006). Athletic footwear, leg stiffness, and running kinematics. Journal of Athletic Training, 41(4), 387–392. https://doi.org/10.1519/JSC.0b013e3181ddfcf8