Iniciación del crecimiento muscular como respuesta al ejercicio

Oriana Noguera · 25 enero, 2019
Si te interesa aumentar el tamaño de tus músculos, es conveniente que sepas cómo funciona el crecimiento muscular. Te contamos todo en el siguiente artículo.

El ejercicio es una actividad realmente beneficiosa para el ser humano: cambia el estilo de vida, el metabolismo, previene enfermedades y, además, modifica el desarrollo de los músculos. En este artículo, te contamos cómo el ejercicio influye en el crecimiento muscular.

Todos tenemos músculos; unos se notan, otros quizás no. A través del ejercicio, es muy común que los tejidos musculares comiencen a crecer y fortalecerse, lo cual es una respuesta normal a la actividad física.

El crecimiento muscular

Al iniciarse en el mundo del ejercicio, el cuerpo atraviesa una etapa de adaptación en la que comienza a adquirir condiciones para llevar a cabo movimientos, contracciones, levantamientos, entre otros. Asimismo, factores como la alimentación y el descanso también juegan un papel importante en la manera en la que el cuerpo asimila el ejercicio.

Ahora bien, existe una gran variedad de deportes, rutinas, entrenamientos que ejercitan los músculos de distinta forma. Estos, desde luego, evidencian diferentes respuestas de crecimiento muscular o hipertrofia que verás a continuación:

1. Tensión muscular

Para que los músculos crezcan, se debe aplicar una tensión mayor a la que el cuerpo o los tejidos musculares estén habituados. Esto se logra a través de ejercicios que promuevan la contracción de los músculos.

El método más efectivo para generar una tensión muscular superior a la que el cuerpo está acostumbrado es a través de las pesas. Sin embargo, también se han desarrollado otros entrenamientos que generan tensión muscular sin necesidad de peso, como la calistenia, el entrenamiento en suspensión, entre otros.

Beneficios de la calistenia.

2. Rotura de la fibra muscular

Durante el entrenamiento, los músculos realizan un esfuerzo que genera una especie de ‘daños’ en sus tejidos, lo que se identifica como microroturas musculares. El organismo tiene la tarea de reparar las roturas y reconstruir el tejido muscular dañado. En este proceso, los tejidos musculares suelen adquirir mayor tamaño.

Todo el proceso de hipertrofia debe ser ejecutado con suma responsabilidad, puesto que exponer a los músculos a constantes roturas puede ser perjudicial. Sobrentrenar el músculo puede ocasionar roturas severas que generen agujetas o incluso que desgarren el tejido muscular.

De igual forma, se debe descansar lo suficiente para que la reparación de los tejidos sea exitosa. De lo contrario, todo el ejercicio es tiempo y esfuerzo desperdiciado. Es realmente importante descansar las horas que tu organismo necesite para el cumplimiento de los procesos regulares.

3. Estrés metabólico

El estrés metabólico es simple de identificar, pues su característica es una sensación de ardor en el músculo. Si alguna vez has entrenado muy duro y sientes calor en los músculos, como que ‘queman’, es estrés metabólico.

Esto está ocasionado por la glucólisis anaeróbica, que degrada la glucosa y da lugar a metabolitos como el ácido láctico o lactato. Hay diversos factores que llevan al estrés metabólico:

  • Hipoxia: se trata de minimizar el suministro de oxígeno para aumentar el rendimiento deportivo a través del flujo de sangre del músculo que se trabaja. De hecho, existen máscaras diseñadas para ocasionar la hipoxia; su uso debe ser muy precavido.
  • Acumular metabolitos: el trabajo de la energía anaeróbica glucolítica genera una respuesta hormonal que acumula metabolismo, lo que promueve la hipertrofia.
  • Hinchazón de células: las células aumentan su tamaño alrededor del músculo, lo que ayuda a contribuir al crecimiento del músculo sin necesidad de aumentar el tamaño de las células de los tejidos musculares.

Todo lleva tiempo

Los músculos no incrementan su tamaño de un día para otro, sino que deben pasar por diferentes procesos que generen un crecimiento muscular gradualmente. A su vez, hay algunos detalles que son relevantes al iniciar la hipertrofia:

  • Constancia: para que los músculos puedan aumentar el tamaño, se debe entrenar regularmente. La inestabilidad de realización de ejercicios solo retrasa el proceso para ganar músculo.
Si no consigues resultados en el gimnasio después de muchos meses, evalúa tu alimentación y tus días de descanso.

  • Buena ejecución: los ejercicios deben ponerse en práctica de manera correcta. El empleo de fuerza en puntos erróneos no solamente desvía la posibilidad de hipertrofia, sino que también puede causar lesiones.
  • Alimentación balanceada: ingerir proteínas, vitaminas y minerales es vital para que los músculos puedan rendir durante el ejercicio y a su vez fortalecerse para aumentar de tamaño.
  • Descanso: el descanso es fundamental para la recuperación de los tejidos musculares. Por lo tanto, el reposo se convierte en algo sagrado, que siempre debe cumplirse.

El crecimiento muscular es un proceso lleno de mucho trabajo y que requiere muchos cuidados al organismo. Sin embargo, los resultados a nivel estético y de salud son fenomenales. ¡A entrenar!

  • Anatopato. (2016). Hipertrofia. Retrieved from http://www10.uniovi.es/anatopatodon/modulo2/tema01_alteracion/03hipertrofia.htm
  • Kraemer, W. J., & Spiering, B. A. (2008). Crecimiento muscular. National Strength & Conditioning Association1, 29–44. https://doi.org/978-84-7903-870-0
  • Reina-Ramos, C., & Domínguez, R. (2014). Entrenamiento con restricción del flujo sanguíneo e hipertrofia muscular. RICYDE: Revista Internacional de Ciencias Del Deporte10(38), 366–382. https://doi.org/10.5232/ricyde2014.03806