4 formas de mejorar la flora intestinal

Pilar · 15 mayo, 2018
Aunque por lo general se suele asociar la palabra bacteria a algo perjudicial esto no tiene porqué ser así, y la realidad es que sin las bacterias que constituyen nuestra flora intestinal, nuestro aparato digestivo y excretor no funcionarían correctamente

La flora intestinal es el conjunto de bacterias que viven dentro de nuestro intestino. Se cuentan por millones y son imprescindibles para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Te contamos diferentes formas de mejorar la flora intestinal para que tu cuerpo funcione correctamente.

La flora intestinal se encuentra en el intestino, lugar donde se asimilan los nutrientes. Es por ello que realiza una labor fundamental y conviene que se encuentre perfectamente.

1. Teniendo hábitos de higiene

La alimentación es la forma más adecuada de mejorar la flora intestinal. Pese a ello no es la única manera, ya que los hábitos de higiene también juegan un papel fundamental para su correcto desarrollo. Una mala higiene puede dañar la flora intestinal, debilitarla e incluso impedir que mejore en casa de que haya empeorado.

Higiene para cuidar la flora intestinal.

Por ello es fundamental lavar los alimentos antes de cocinarlos. En apenas unos segundos se pasan por debajo del grifo y se frotan logrando que las bacterias y la suciedad desaparezcan. Es un simple gesto con el que podemos protegernos de muchas enfermedades.

Otro hábito de higiene es lavarse las manos antes de empezar a cocinar y de comer. De nada sirve que hayamos lavado los alimentos antes de cocinarlos si después los comemos con las manos sucias.

Es importante adquirir estos hábitos desde una edad temprana. Si tienes hijos lo mejor será que los acostumbres desde pequeños a lavar los alimentos y sus manos. Así lo incorporarán a su rutina y lo harán siempre durante toda su vida.

2. Comiendo alimentos probióticos

El yogur mejora la flora intestinal.

Los alimentos probióticos son aquellos que contienen microorganismos vivos. Gracias a estos pequeños elementos la flora intestinal se estimula y favorece su desarrollo. Además tienen un poder inmunológico que protege al organismo frente a enfermedades y virus.  Algunos de los alimentos probióticos que que puedes incluir en tu dieta son los siguientes:

  • Kéfir. La principal ventaja del kéfir es que aquellas personas intolerantes a la lactosa lo pueden tomar sin ningún tipo de problema. Hay dos tipos de kéfir: el de leche y el de agua. Se puede consumir en forma de batido, añadido a los purés de verduras o con frutas troceadas.
  • Yogur. Tomar yogur es una de las formas más sencillas de mejorar la flora intestinal. Si además lo haces tu mismo obtendrás muchos más beneficios porque será más natural. Puedes tomarlo solo, con trocitos de fruta, cereales o mezclado con una cucharada de mermelada.
  • Chucrut. También llamada col fermentada se consume mucho en los países del norte de Europa. Entre sus ingredientes simplemente cuenta con col, sal y agua. puedes comprarlo en cualquier tienda especializada o herboristería y tomarlo como guarnición de cualquier plato de carne o pescado.

3. Suplementos alimenticios

En el caso de que la flora intestinal esté muy dañada y no sea suficiente con variar la alimentación puede hacerse uso de suplementos alimenticios. Se toman en forma de cápsulas y ayudan a mejorar la flora intestinal.

Nuestro consejo es que siempre optes en primer lugar por una alimentación adecuada. Solo en el caso de que no sea suficiente o de que con el paso del tiempo no haya mejoras en la flora intestinal deberás tomar estos suplementos.  La mayoría de ellos se pueden comprar en cualquier herboristería, aunque es recomendable que antes de empezar a tomarlos consultes a tu médico de cabecera o a algún profesional.

4. Elige siempre granos enteros

Otra de las formas de mejorar la flora intestinal es tomando cereales de grano entero. La forma más fácil de hacerlo es tomando pan de este tipo. Sus beneficios son muy numerosos y además te ayudarán a sentirte saciado durante un mayor período de tiempo. También es importante destacar que apenas tienen materia grasa.

El motivo de que estos cereales contengan más propiedades es que mantienen intactas las tres partes que lo forman: el germen, el endospermo y el salvado. Al estar enteros tampoco pierden vitaminas y facilitan las digestiones.