4 razones para irte a dormir antes

Descansar y hacerlo el tiempo y en las condiciones adecuadas tiene una gran influencia en nuestra salud y rendimiento diario, incluido el de cualquier actividad deportiva

Con el ritmo acelerado de nuestra rutina, la meta de dormir 8 horas por día parece cada vez más distante. No obstante, los especialistas nos alertan sobre los riesgos para la salud de dormir mal o pocas horas por días. A continuación, veremos la importancia de irte a dormir antes y respetar los momentos de descanso y relajación.

¿Cuáles son las razones para irte a dormir antes?

No faltan razones para irte a dormir antes y mantener una buena calidad de sueño; nuestro organismo necesita esta etapa de relax para conservar su bienestar físico y mental. Estos serían los principales beneficios de disfrutar de 8 horas de sueño de buena calidad:

Efecto antioxidante

Dormir bien ayuda a combatir la formación de radicales libres y a prevenir el daño celular. Esta acción es fundamental para prevenir numerosas enfermedades degenerativas, incluyendo el cáncer, la demencia y los problemas coronarios.

Qué es y cómo mejorar la edad metabólica.

Con una cantidad de horas de sueño adecuada, se retrasan los síntomas de envejecimiento, mejorando la apariencia de la piel y la resistencia de los tejidos óseos y musculares.

Mayor equilibrio al combatir con desgastes físicos y psicológicos

Irte a dormir antes ayudará a tu organismo a procesar más suavemente los desgastes físicos, cognitivos y emocionales; los pacientes con trastornos del sueño son más propensos a desarrollar síntomas de depresión, ansiedad, estrés o rabia.

Por estas razones, un sueño de buena calidad ayuda a prevenir muchos trastornos físicos y psicológicos. Además, es esencial para disminuir la sensación de cansancio constante y mejorar la disposición; durmiendo bien, será más fácil regular tu metabolismo y obtener un mejor rendimiento a nivel laboral y personal.

Gestionar un peso saludable

Las personas que duermen menos también son más propensas a la obesidad. Por ello, la gestión de un peso saludable está entre las razones para irte a dormir antes y valorar tus horas de sueño. Recuerda que el sobrepeso es un factor de riesgo para diversas patologías, como diabetes, hipertensión y otros problemas cardiovasculares.

Dormir bien mejora tu resistencia física

Diariamente nos exponemos a un elevado nivel de estrés para cumplir con nuestras responsabilidades laborales; no hay que descuidar de nuestra vida personal. Durante la semana, solemos quedarnos despiertos hasta altas horas de la madrugada y después tenemos que despertar temprano para empezar un nuevo día.

Todo ello parece un simple relato de nuestro día a día, pero se trata de un preocupante riesgo para nuestro bienestar. El organismo de una persona que no descansa correctamente se asemeja a una máquina que funciona desenfrenadamente. Tarde o temprano, la consecuencia lógica de dormir poco o mal es un colapso y sus consecuencia nunca son beneficiosas.

Tu organismo necesita recuperarse para prepararse para cada nuevo día de tareas, desafíos y nuevas emociones. El sueño impacta directamente en el metabolismo de nuestras células y en la respuesta de nuestro sistema inmunológico. Por ello, las personas que duermen bien suelen mostrarse más resistentes al dolor y enferman con menos frecuencia.

Dormir bien disminuye el riesgo de padecer Alzheimer

Estudios recientes han identificado una mayor concentración de los biomarcadores del Alzheimer en personas que dormían menos de cinco horas diariamente. El mismo patrón fue observado en aquellos pacientes que mantenían de seis a ocho horas de sueño, pero sufrían de disturbios del sueño.

Entre los factores muy importantes a considerar, a la hora de irte a dormir antes, está la necesidad de proteger su cerebro y prevenir el principio de Alzheimer.

Consejos para irte a dormir antes y descansar mejor

Por lo general, cambiar tus hábitos y mejorar tu calidad de vida depende de tus propias elecciones. El objetivo de conseguir dormir mejor requiere de actitudes simples y cotidianas para hacerse realidad.

Cumpliendo estas pautas y consejos, será más fácil mejorar tu calidad de sueño:

  • Disminuir el nivel de estrés en nuestro día a día.
  • Mantener una alimentación completa y equilibrada, que priorice el consumo de alimentos naturales y de origen orgánico.
  • Practicar ejercicios físicos de forma regular (preferentemente una vez al día, entre 30 y 60 minutos).
  • Respetar los momentos de relajación, descanso y entretenimiento (nadie debe vivir solo para trabajar).
  • Establecer límites saludables entre tu vida personal y laboral.
  • Adoptar un hobby o elegir una actividad de favorezca tu equilibrio físico y mental, como el yoga o el Pilates.

Finalmente, debemos resaltar la importancia de consultar un médico experto en trastornos del sueño. El profesional  evaluará la necesidad de establecer un tratamiento basado en productos naturales o fármacos, para ayudarte a reducir el estrés y dormir mejor.

Te puede gustar