10 razones para practicar ejercicio habitualmente

Fernando Clementin 26 abril, 2018
El deporte es una parte esencial para una vida sana, nos ayuda a mantenernos en forma y a despejar la mente de las ocupaciones diarias, prevenir enfermedades y descansar mejor por la noche; es importante realizar algún tipo de actividad física de manera continua

En la actualidad, las tasas de sedentarismo en el mundo continúan creciendo. A raíz de esto, todavía se hace necesario hacer hincapié en las ventajas que ofrece practicar ejercicio habitualmente. Si eres de los que todavía se hacen este tipo de preguntas, te invitamos a leer el siguiento artículo.

Debido a la proliferación de nuevas comodidades y de grandes campañas mediáticas que promueven el consumo de comidas y productos poco beneficiosos para la salud, no está de más enfatizar las virtudes de la práctica deportiva.

Muchas personas no caen en la cuenta de cómo pueden cambiar sus vidas con un mínimo tiempo de ejercitación diario. A continuación, les brindamos ocho motivos contundentes para adoptar este nuevo estilo de vida.

Beneficios y consecuencias de saltar a la comba continuamente.

8 motivos para practicar ejercicio habitualmente

1.- Mantiene la salud

El ejercicio es la llave maestra para destrabar la puerta de la buena salud. Esto incluye tanto la salud física como la salud mental, por diversas cuestiones que manifestaremos a continuación.

Como suelen decir los profesionales de la medicina, lo ideal no es atacar una afección una vez que esta se produce, sino hacer todo lo posible para evitarla. En ese sentido, el ejercicio es, quizás, la mejor herramienta que le podemos brindar a nuestro organismo.

2.- Previene enfermedades

Practicar ejercicio habitualmente te será de gran ayuda para evitar distintas enfermedades. Algunas de las principales son:

  • Enfermedades cardiovasculares: la actividad física mantiene al corazón y los pulmones activos; además, optimiza el andar del sistema circulatorio y mejora el flujo de oxígeno en todo el cuerpo. Por lo tanto, es la mejor manera para evitar enfermedades del corazón como el colesterol, la enfermedad arterial coronaria y los ACV.
  • Diabetes y síndrome metabólico: estas dos afecciones pueden ser evitadas gracias a que el organismo reduce los niveles de azúcar en sangre durante y después del ejercicio. Además, la insulina cumple mejor con su tarea en los cuerpos que se mantienen en forma.
  • Cáncer: el ejercicio físico reduce el riesgo de padecer cáncer de colon, de mama, útero y de pulmón.
  • Problemas óseos y musculares: al mantener la musculatura activa, sufriremos menos lesiones musculares. Asimismo, los huesos estarán más estables y fuertes, sobre todo si acompañamos la actividad física con la dieta adecuada.
¿Qué hay de verdad y de mentira en las dieta milagro?

3.- Mejora el humor

Cuando nos ejercitamos, liberamos grandes cantidades de una hormona llamada endorfina. Cuanto mayor el disfrute, más producción de ‘la hormona del bienestar’, como es denominada.

Su nombre lo dice todo: el ejercicio te volverá una persona más activa, relajada y de mejor humor ante las situaciones cotidianas. Después de una buena sesión de entrenamiento, sobre todo si ha sido intenso, te sentirás cansado, pero radiante.

4.- Favorece la motivación y la concentración para otras actividades

La liberación de hormonas positivas para el organismo también alcanza al cerebro. Así, este se conserva activo, descansado y pronto para afrontar las exigencias que le impongamos, luego de haber tenido momentos de ‘desconexión’ durante el ejercicio.

5.- Permite descansar mejor

Al hacer actividad física, quemamos energía y liberamos las tensiones acumuladas en el cuerpo. Esto hará que podamos descansar mejor durante las noches; de hecho, el descanso también es una parte esencial del entrenamiento.

6.- Sirve para regular el peso corporal

Tanto si queremos subir de peso como si queremos bajarlo, el practicar ejercicio habitualmente es la solución. Por supuesto, también debe estar acompañado de una dieta acorde a los objetivos.

La relación que existe entre las calorías consumidas en la alimentación y las que se quemen en el ejercicio tendrá incidencia directa en el peso. Así, se puede evitar una epidemia de la actualidad: la obsesidad. Con ella, también estaremos evitando muchas enfermedades muy graves.

7.- Favorece las relaciones sociales

Ya sea en el gimnasio, en el club o en cualquier otra institución deportiva, nos rodearemos de otras personas para ejercitarnos. Esto favorecerá la posibilidad de entablar nuevas relaciones, así como la de afianzar los lazos de amistad que ya tengamos.

8.- Mejora la autoestima

Por supuesto, ejercitarnos hará que quememos grasa y ganemos músculo. El resultado directo de este proceso es una mejor silueta, siempre y cuando nos alimentemos de manera equilibrada.

Entonces, el individuo se sentirá mejor consigo mismo al tomar el hábito de practicar ejercicio habitualmente. Se verán favorecidas su autoestima, su confianza y, como consecuencia, su salud mental y emocional. Esto también tendrá incidencia en su vida social.

A raíz de todo lo expuesto, lo mejor que uno puede hacer es comenzar a moverse. La Organización Mundial de la Salud recomienda a los adultos hacer 150 minutos de ejercicios aeróbicos a la semana; o bien 75 de ejercicios de alta intensidad.

Preparación mental para el esfuerzo de correr una maratón.

Dentro de la categoría ‘actividad física’, este organismo incluye tareas recreativas o de ocio, desplazamientos, actividades ocupacionales (trabajo), tareas domésticas, juegos y deportes, entre otros. En cualquiera de los casos, tú y tu organismo podrán disfrutar de sus ya indiscutidos beneficios.

Te puede gustar