6 posturas de Yoga para el dolor menstrual

Una forma complementaria que tenemos de combatir los dolores menstruales, es a través de la practica del Yoga, ya que cuenta con diversos ejercicios que reducen las molestias y aumentan nuestro bienestar

Si hay algo que caracteriza al Yoga es su gran aporte al bienestar general de quien lo practica. En las mujeres, esta disciplina también puede contribuir a superar los malestares del período. ¿Te interesa saber cómo? A continuación, te explicamos seis posturas de Yoga para el dolor menstrual.

Durante los días del periodo menstrual, muchas mujeres sienten molestias y dolores que les hacen pasar malos ratos. Esto no solo se limita a un padecimiento físico, sino que también puede incluir náuseas, calambres en las piernas, sangrado abundante, dolores de cabeza, mal humor, cansancio y falta de concentración, entre otros síntomas.

Si bien es posible que se les aconsejen ciertos medicamentos para paliar estos inconvenientes, es mejor buscar soluciones definitivas. Algunas de ellas pueden obtenerse a partir de la práctica del Yoga. ¿Cómo? Mediante la ejecución de diversas posturas que permiten prevenir los dolores menstruales.

6 posturas de Yoga para el dolor menstrual

Es importante señalar que, así como existen posturas de yoga para el dolor menstrual, también hay otras que deben evitarse en el tiempo que dure el periodo. Ejemplos de estas son las inversiones, las posturas de pie libres y las de extensión hacia atrás sin soporte, entre otras.

No obstante, hay varias que son sumamente favorables para aliviar estos padecimientos. Las describimos a continuación.

1.- Balasana o postura del niño

Para realizar esta postura, debes colocar tus rodillas en el suelo, a la anchura que te siente mejor. Luego, inclínate hacia adelante y extiende tus brazos hacia tu cabeza. Debes tocar el piso con tu frente; una vez allí, toma de 5 a 10 respiraciones lentas y profundas.

Posturas básicas en yoga para principiantes
Esta posición es sumamente positiva para aliviar dolores en la espalda, además de ser muy relajante.

2.- El arco con soporte

Esta postura se inicia acostada boca abajo. Debajo de tus rodillas, coloca uno o dos cojines para elevarlas un poco. Primero, flexiona tus rodillas e intenta llevar los talones lo más cerca de tus glúteos como sea posible; lleva también tus manos hacia atrás y sujétate los tobillos. 

Mantén la mirada al frente y conserva la posición por 10 segundos. Como siempre, recuerda inhalar y exhalar profundamente para sacar todo el partido al ejercicio.

3.- Janu Sirsasana (cabeza en la rodilla)

Al igual que en la anterior, puedes utilizar soportes como cojines o mantas para esta posición. Para realizarla, tienes que sentarte en el suelo con una pierna flexionada y con el talón en los glúteos y otra estirada hacia adelante.

Postura de Yoga para dolor menstrual.

Luego, dobla el torso hacia adelante con los brazos estirados; debes intentar tocar la punta del pie estirado con las manos, a la vez que intentas bajar la espalda lo más posible. Tal y como si intentaras llevar la cabeza a la rodilla.

4.- Postura de la paloma

Primero, deberás sentarte en cuclillas para iniciar la ejecución de esta postura. Posteriormente, cruza una pierna hacia adelante y estira la otra hacia atrás; la que queda adelantada debe flexionarse, de modo que tu rodilla entre en contacto con tu pecho.

Finalmente, estira los brazos hacia adelante —como en la Balasana— y lleva tu espalda hacia abajo. Es importante, al hacer este movimiento, conservar la espalda recta en todo momento. Puede parecerte difícil al principio, pero con el tiempo ganarás flexibilidad. Debes repetir el ejercicio con ambas piernas.

5.- Supra virasana o guerrero reclinado

Otra de las posturas de Yoga para el dolor menstrual que se practica con soporte. Debes colocarte arrodillada y con los glúteos en el suelo. El soporte, que puede ser un cojín alto o bolster o unas cobijas dobladas, debe estar detrás tuyo.

Lleva lentamente tu cuerpo hacia atrás, de modo que tus pantorillas y glúteos sean tu apoyo en el suelo. La espalda, en tanto, deberá quedar recta sobre el soporte, mientras que las manos permanecen abiertas a los costados para favorecer el equilibrio; estas también pueden hacer de apoyo.

Lo mejor de esta postura es que brinda flexibilidad y resistencia en el abdomen, los muslos y el psoas.

6.- La pinza con soporte

La última postura que describiremos es muy sencilla. Debes sentarte en el suelo con los pies hacia adelante. En tu regazo, coloca dos cojines como soporte.

Una vez así, lleva tu espalda hacia adelante hasta que puedas apoyar la cabeza en los cojines; permanece allí durante 8 respiraciones profundas. Luego, date vuelta y apóyate con el otro lado de la cara.

Antes de comenzar a practicar cualquiera de estas posturas de yoga para el dolor menstrual, hay que tener en cuenta dos factores importantes. El primero es escuchar al cuerpo; esto quiere decir que siempre que sientas alguna molestia o dolor, te abstengas del ejercicio por un rato o directamente pases al siguiente.

Por otra parte, y a modo de recomendación final, recuerda hacer una entrada en calor adecuada. Por ejemplo, puedes realizar 10 saludos al sol antes de iniciar con los ejercicios específicos que aquí se describen.

Te puede gustar