6 razones para no dejar el gimnasio

Fernando 16 mayo, 2018
No vamos a descubrir nada nuevo si afirmamos que ir de manera continuada al gimnasio supone un esfuerzo, y que salvo si eres un adicto al deporte, quizás es más divertido dedicar ese tiempo a cualquier otra actividad de ocio, pero tu salud y estado de animo te agradecerán cada día de ejercicio

¿Te encuentras en esos momentos de dudas en los que consideras abandonar tu rutina de entrenamiento? Debes ser fuerte mentalmente y alejarte de estas ideas. Para ayudarte, te presentamos algunas razones para no dejar el gimnasio.

Entrenar en un gimnasio no es precisamente lo más divertido para mucha gente. Obviamente, aquellos que aman trabajar con pesas y máquinas disfrutarán al máximo las horas que pasen allí cada semana.

Sin embargo, es necesario observar que a muchos se les convierte en una verdadera carga. En su búsqueda de razones para no dejar el gimnasio no logran contrarrestar los motivos que los empujan a abandonar.

¿Tienen el mismo peso los elementos de cada una de estas afirmaciones? ¿Repercutirá esta decisión en nuestra salud?

6 razones para no dejar el gimnasio

La idea de dejar de asistir al gimnasio puede tener muchos orígenes. Quizás pretendas ahorrar algo de dinero, puede que señales que no tienes tiempo para ello o que llegas cansado al final del día. Puede pasar, también, que desistas de él para dedicarte de lleno a otra actividad, sea deportiva o no.

Pero en realidad dejarlo por completo no tiene por qué ser la primera opción. Puedes reducir las rutinas para que te lleven menos tiempo o buscar nuevos horarios.

Estos consejos para alentarte a que sigas se fundamentan en que es una actividad sumamente beneficiosa para nuestra salud. A continuación, te enumeramos unas cuantas razones para no dejar el gimnasio.

1.- El cuidado de tu cuerpo

Las actividades en el gimnasio permiten ejercitar los músculos para que sean más fuertes, resistentes y estables. Esto se servirá para tu vida cotidiana, además de ser esencial para prevenir lesiones. Por otro lado, también mejorarás tu postura, tu capacidad cardiovascular y tu metabolismo.

Organiza tu entrenamiento en el gimnasio.

2.- Razones estéticas

La gran mayoría de las personas que entrenan en el gimnasio tienen como objetivo mejorar su aspecto. Más allá de que el verano se aleje o si pierdes la motivación, la regularidad es una gran aliada de esta misión.

De poco servirá si haces parates de algunos meses cada vez que te aburras. Mucho menos, claro, suspender el ejercicio durante el invierno; la clave es la constancia.

3.- Renueva tus energías

Si piensas dejar el gimnasio porque te da flojera o porque ‘te cansas demasiado’, lamentamos informarte que solo darás un paso atrás haciéndolo. Sonará contradictorio, pero en realidad  hacer ejercicio hará que tu cuerpo genere más energía; por eso, te sentirás más activo luego de una sesión de entreno. Además, liberarás tensiones y reducirás tu estrés.

4.- Mejor alimentación y descanso

Así como otras actividades físicas, entrenar en el gimnasio favorece el funcionamiento del sistema digestivo, que debe ocuparse de absorber los nutrientes que necesita para darle combustible a los músculos.

Además, al estar más cansado, dormirás mejor por las noches. Este, justamente, es el momento en el que los músculos se regeneran y crecen.

Por otro lado, cuando decidas salir de fiesta o excederte en las comidas, lo podrás hacer sin culpa. ¡Nunca saldrás perdiendo!

5.- Más autoestima y mejor humor

Los resultados que logres en el gimnasio se reflejarán en tu espejo. Lucir un cuerpo esbelto con músculos definidos sin dudas contribuirá a tu autoestima y te dará ánimo para seguir.

Asimismo, mejorarás tu humor gracias al esparcimiento que te dará el hecho de salir de tu casa. Toda actividad física supone un entretenimiento, aunque muchas veces no la veamos como tal. ¡Diviértete y disfruta de sus beneficios!

¿Son de verdad eficaces los controladores de calorías de las maquinas de cardio?

6.- Socializar

Como punto final de estas razones para no dejar el gimnasio, vale la pena mencionar que es un buen lugar para conocer gente y afianzar amistades.

Algo que está muy ligado con lo que comentábamos antes sobre divertirse al entrenar es asistir al gimnasio con un amigo. Así, será menos tediosa la rutina y tendremos alguien que nos ‘obligue’ a no aflojar.

Si decides ir solo, no hay problema: por lo general, estos espacios de distensión son ideales para compartir charlas con gente que tiene intereses en común. ¡Incluso mucha gente ha conocido a su pareja en el gimnasio!

Como notarás, las razones para no dejar el gimnasio son muchas y muy valederas. Se trata de un ‘sacrificio’ que, aunque quizás no lo notes, está haciendo mucho bien a tu vida.

Por eso, la próxima vez que estés en casa y consideres la opción de quedarte encerrado viendo la tele, dile a tu mente que no. Ya tendrás tus ratos para eso; por el momento, coge tu bolso y dirígete al gimnasio.

Te puede gustar