Beneficios de los ejercicios matinales

Rubén Guzmán · 14 mayo, 2019
Todos y cada uno de nosotros nos hemos preguntado alguna vez qué momento es mejor para entrenar. En el articulo de hoy analizaremos qué beneficios conlleva hacerlo en el horario de la mañana, de acuerdo a la ciencia.

No siempre se trata de cuándo queremos entrenar, sino de qué momentos tenemos disponibles para hacerlo. Debido a nuestras obligaciones estudiantiles o laborales, no siempre podemos elegir el momento en el cual realizar deporte. Si nos inclinamos por los ejercicios matinales, estas serán las ventajas que obtendremos.

La estructuración de la jornada

Es cierto que a veces no nos queda mas remedio que adaptarnos a las circunstancias con improvisaciones. Aun así, lo mas correcto para llevar una vida saludable mental y físicamente es estructurar una planificación diaria, semanal o mensual de nuestras labores. De este modo, llevaremos un orden lógico de lo que hacemos.

Las obligaciones o los pasatiempos de cada persona son un mundo. Dicho esto, no todos poseen la ventaja de realizar su sesión de actividad física cuando quieren. Hay personas que trabajan 12 horas y otras que no tienen un horario fijo de trabajo, lo que dificulta mucho la organización personal.

¿Por qué son una buena idea los ejercicios matinales?

Veamos qué dice la ciencia al respecto sobre temas fisiológicos y psicológicos. Os impresionará cómo realizar ejercicio tras levantarse y nutrirse antes de cualquier cuestión laboral o personal es útil para conseguir nuestros objetivos.

Aumenta la quema de grasas

Tal aspecto posee una doble vertiente. Si la práctica deportiva se lleva a cabo en ayunas, la quema de grasa se multiplicará y se podrían agotar las grasas de reserva. Esto promueve la quema de un 25 % mas de grasa.

Los ejercicios matinales aportan varios beneficios para la salud.

Sin embargo, es un mecanismo que requiere controlar la duración e intensidad de la sesión para evitar cuadros de hipoglucemia leve o disminución de electrolitos; es decir, una deshidratación.

Por el contrario, si el ejercicio es después del desayuno, activará de forma muy parecida nuestro metabolismo basal a lo largo del día, lo que facilita una quema de grasas sin riesgo alguno.

Mejora el estado de ánimo

Poseemos cuatro químicos en el cerebro que controlan el estado anímico: endorfina, serotonina, dopamina y oxitocina. Dichos químicos se regulan durante todo el día. El hecho de activar unos niveles precursados por el entrenamiento favorecerá la estabilidad emocional para lo que resta de día.

Además, la autorealización al conseguir una estructura diaria de entrenamiento es un factor intrínseco que promueve la autoestima. Por ende, el estado anímico contribuye para la felicidad.

Regula los ciclos circadianos con ejercicios matinales

Dos de los motivos principales del insomnio suelen ser la falta de cansancio y el estrés rutinario. Con la práctica deportiva matinal, conseguiremos llegar al horario nocturno con ganas de descansar de forma natural.

Comenzar la jornada sin ansiedad

En lo que respecta a los agobios del día a día, la actividad física a primera hora os evadirá de procesos estresantes durante las horas posteriores; se evitan así patologías indirectas que provoca el estrés. Es una especie de ‘medicamento’ previo al problema, con la ventaja de que no es una solución invasiva.

Controla la ingesta nutricional diaria

Este es un aspecto muy importante, a través del cual conseguiremos un consumo calórico correcto. Posteriormente a la actividad matinal, necesitaremos reponer los nutrientes con una dieta óptima. Al realizar comidas fuertes en las primeras horas del día, nos sentiremos saciados y se consumirán dichos nutrientes durante el día.

De esta forma, evitaremos hacer cargas alimenticias pesadas a ultimas horas, en las que no suele haber tanta actividad. Como consecuencia, no acumularemos tantas reservas en nuestro cuerpo.

Sin evasión del entrenamiento por cansancio

Una vez que te acostumbres a entrenar de forma matinal, tendrás las pilas recargadas al 100 % justo después de despertar de un placentero sueño y su consecutivo desayuno.

Dicho esto, no tendréis la excusa de decir que no entrenaréis por el cansancio acumulado durante la jornada. Es decir, podrás tachar desde el inicio del día la tarea más costosa físicamente para posteriormente realizar labores más livianas.

El café reduce la inflamación de los vasos sanguíneos del cerebro y se constituye como un buen remedio para el dolor de cabeza.

Ejercicios matinales: lo importante es entrenar

La cuestión principal no se basa en qué momento del día entrenar ni en los beneficios que cada momento conlleva. El eje de la temática reside en que debemos practicar deporte diariamente.

Es cierto que cada persona posee una rutina diaria y no todo el mundo puede entrenar en las primeras horas. Sin embargo, si conseguís proceder a dormir un poco antes y entrenar antes de vuestras obligaciones, conseguiréis unos beneficios espectaculares en todos los aspectos. Puede ser una dura tarea, ¡pero la recompensa es enorme!

  • Maria Küüsmaa, Moritz Schumann, Milan Sedliak, William J. Kraemer, Robert U. Newton, Jari-Pekka Malinen, Kai Nyman, Arja Häkkinen, Keijo Häkkinen. Fisiología Aplicada, Nutrición y Metabolismo. 2016, vol. 41, No. 12 : pp. 1285-1294
    Efectos del entrenamiento combinado de fuerza y ​​resistencia de la mañana contra la noche sobre el rendimiento físico, la hipertrofia muscular y las concentraciones séricas de hormonas. https://doi.org/10.1139/apnm-2016-0271
  • David W. Hill. Diferencias entre la mañana y la tarde en respuesta al ejercicio exhaustivo de intensidad severa. Laboratorio de Fisiología Aplicada, Departamento de Kinesiología, Promoción de la Salud y Recreación, 1155 Union Circle # 310769, Universidad del Norte de Texas, Denton.