Los beneficios del ejercicio físico en niños

Este artículo ha sido escrito y verificado por él médico Leonardo Biolatto
Los beneficios del ejercicio físico en niños son indiscutibles. Entre otras consecuencias positivas, mejora la resistencia cardíaca, la fuerza muscular, el equilibrio y la coordinación.
 

Los beneficios del ejercicio físico en niños han sido promulgados desde hace tiempo. La misma existencia de clases de educación física en los colegios es la muestra de que esto es necesario y útil para la infancia.

En sí, no se puede decir que un deporte sea más recomendable que otro para los niños. La elección dependerá de las posibilidades en el lugar que se resida y del gusto del pequeño. También cumplen un rol importante los padres, que pueden estimular o desalentar una práctica.

Otro adulto importante en la práctica deportiva de los niños es el entrenador. Debería ser siempre una persona idónea que pueda guiar al deportista joven para alcanzar objetivos claros y concisos en el tiempo, reduciendo también el riesgo de lesiones.

Como recomendación general, la Organización Mundial de la Salud (OMS) avala y estimula la práctica deportiva en la infancia, cumplimentando al menos una hora al día. Si se concreta más ejercicio, dentro de los límites exigibles, también será beneficioso.

4 beneficios del ejercicio físico en niños

A grandes rasgos, podemos nombrar cuatro áreas del desarrollo cognitivo y físico que se benefician del ejercicio físico en la infancia: el corazón, la resistencia muscular, la coordinación y la flexibilidad.

 

Corazón

Cuando realizamos deporte regularmente, el músculo cardíaco se adapta en varios sentidos para acompañar el esfuerzo. La frecuencia cardíaca disminuye de manera progresiva y el trabajo del órgano se hace más eficiente.

El codo de las ligas menores se da a menudo en el béisbol infantil.

Esto es un gran beneficio para los niños en crecimiento. Del mismo modo, los pulmones se acoplan a los cambios, con lo que se mejora la dinámica respiratoria.

Resistencia muscular

Para los niños, los músculos son fundamentales. Los utilizan constantemente en sus movimientos diarios y crecen para acompañar el desarrollo en altura y peso. A medida que pasan los años, los músculos ganan tono muscular.

Ese tono necesita entrenamiento, ya que en la adultez tener debilidad muscular es un factor de riesgo para otras patologías. Del mismo modo, los ancianos que llegan a la tercera edad sin fuerza muscular sufren más caídas y fracturas que el resto. Si desde la infancia se estimula la resistencia muscular, hay más posibilidades de llegar a la adultez con buen tono.

Coordinación y equilibrio

Uno de los beneficios del ejercicio físico en niños es la mejoría del equilibrio y la coordinación. Estas son áreas en pleno desarrollo en la infancia, que también sufren cambios durante la adolescencia.

 

El deporte estimula la conexión con la propiocepción, o sea, con la conciencia del cuerpo y su posición en el espacio. La postura también es fundamental para evitar patologías de la columna vertebral, como la cifosis o la escoliosis.

Un niño con equilibrio y coordinación se cae menos; por ende, se lastima menos. Reduce así su riesgo de traumatismos, lo que repercute a su vez en la calidad de vida de la infancia. Los traumas obligan a muchos jóvenes a perder días de clases, por ejemplo.

Flexibilidad

La flexibilidad se relaciona con el tono muscular. Cuando es deficiente, los problemas aparecen en el futuro inmediato y lejano. Los adultos con menos flexibilidad son más propensos a padecer enfermedades reumáticas.

La flexibilidad es una protección para las articulaciones. Sin embargo, no es bueno excederse en el entrenamiento de esta área, ya que las lesiones pueden ser de cierta gravedad. En gimnasia artística, por ejemplo, el rol del entrenador es clave para no sobrepasarse.

Cuánto ejercicio debe hacer un niño según la edad

La OMS ha elaborado unas recomendaciones sobre la cantidad de actividad física beneficiosa para cada edad:

 
  • Los menores de un año deben ser estimulados con el juego interactivo. Se proponen 30 minutos diarios boca abajo para estimular la postura.
  • Entre 1 y 2 años, deberían tener 3 horas al día de juegos, como mínimo. Las pantallas y las actividades sedentarias, por supuesto, se desaconsejan en absoluto.
El ejercicio físico en niños es clave para su desarrollo.

  • Para los mayores de 3 años y menores de 5 años, la cantidad de horas es la misma que para el grupo anterior, pero se añade que una de esas horas debe ser de intensidad moderada.
  • Desde los 5 años y durante la adolescencia, el requisito mínimo es una hora de ejercicio moderado o intenso.

Complementos del ejercicio físico en niños

Los beneficios del ejercicio físico en niños se complementan con una dieta adecuada y un descanso acorde a la edad. Los adultos deberían asegurar que la infancia, en cualquier lugar del mundo, goce de la posibilidad de jugar, alimentarse bien y dormir el tiempo estipulado. Con todo esto, el deporte podrá enmarcarse en el desarrollo real de niños saludables.

  • Guzmán, P. Hernán. Lesiones deportivas en niños y adolescentes. Revista Médica Clínica Las Condes 23.3 (2012): 267-273.
  • Cladellas Pros, Ramon, et al. Patrones de descanso, actividades físico-deportivas extraescolares y rendimiento académico en niños y niñas de primaria. Revista de Psicología del Deporte 24.1 (2015): 0053-59.
  • Clemente Garulo, Daniel. Transición en niños y adolescentes con enfermedades reumáticas. Diss. 2018.
  • Latorre, P. A., et al. Análisis de la influencia de los padres en la promoción deportiva de los niños. Journal of Sport and Health Research 1.1 (2009): 12-25.