Colchón Eve Sleep, tu recompensa después del ejercicio

Francisco María García 11 agosto, 2018
Tras el esfuerzo de un entrenamiento al máximo llega la fatiga, por lo que el descanso se convierte en un elemento fundamental de recuperación, y para ello, nada mejor que un buen colchón que nos permita dormir y despertarnos como nuevo; el Eve Sleep es una de las mejores opciones si buscamos el máximo rendimiento

Tan importante como ejercitarse de forma regular y mantener una buena alimentación, son los periodos de descanso. Para reponer energías, el colchón Eve Sleep es de las mejores alternativas disponibles en el mercado. Ha sido diseñado para reposar el cuerpo y reponer energías.

Para rendir, hay que dormir

Los atletas de alto rendimiento planifican sus horas de sueño con la misma rigurosidad que aplican a sus sesiones de entrenamiento. Es durante estos momentos cuando los músculos se regeneran y las tensiones acumuladas se liberan.

Más allá del deporte, dormir bien está estrechamente relacionado con la capacidad de concentración, el estado de ánimo y hasta la autoestima. No es por casualidad que la ‘calidad del sueño’ es uno de los conceptos más repetidos por un alto número de especialistas de la salud. Desde psicólogos y psiquiatras, hasta preparadores físicos.

Colchón Eve Sleep.

Despertar sin molestias

Es habitual, tras una sesión fuerte de trabajo físico, despertar al día siguiente con las tradicionales agujetas. Después de todo, al empujar al cuerpo a límites de máximo esfuerzo, la musculatura irremediablemente sufre.

Con el colchón Eve Speep se aplica de manera literal, la idea de ‘sueño reparador. Sin importar lo extremo que hayan resultado loa ejercicios, su configuración permite que el trabajo de sanación por parte de los tejidos musculares se lleve a cabo sin dilaciones.

La espuma viscoelástica: un material especial

Este producto de fabricación alemana (aunque se trata de una empresa de bandera británica con sede en Londres), está confeccionado con espuma viscoelástoca. Se trata de un material diseñado por la NASA durante la década de 1960.

En principio, el objetivo de este producto era dotar a los astronautas de la agencia estadounidense de asientos lo suficientemente resistentes y cómodos, como para soportar la enorme presión que implica el despegue de un transbordador espacial.

Desde los años 90, el colchón empezó a utilizarse más allá del ámbito aeroespacial. Su versatilidad ha sido enormemente aprovechada por el sector salud; se elaboran desde prótesis hasta camillas, especialmente construidas para pacientes con dolores lumbares u otras lesiones en la espalda.

En la vida doméstica, el Eve Speep también tiene alta presencia: las industrias textiles, automotrices y del ocio, lo utilizan con bastante frecuencia. Lo mismo que los diseñadores de productos mobiliarios, como muebles y camas. En la actualidad, los colchones viscoelásticos son los de mayor demanda en el mercado.

Tecnología al servicio del ser humano

Al colchón Eve Sleep se le puede aplicar sin problemas el adjetivo de ‘tecnológico’. Es la mejor recompensa que puede darse una persona, después de una exigente sesión de actividad física.

Entre los muchos beneficios del producto, está su particular configuración permite regular la circulación, lo que incide de manera directa en la recuperación de la musculatura.

Cada unidad de Eve Sleep está constituida por tres niveles o capas; todas ellas con una función específica dentro de la misión principal de este producto, que no es otra que ofrecer la superficie ideal para el mejor descanso.

El nivel superior está constituido por cuatro cm de espuma viscoelástica que envuelven el cuerpo en reposo, facilitando la liberación del estrés acumulado. La segunda capa está formada por una espuma de memoria, responsable de dotar al Eve Sleep de una inmejorable sensación de suavidad.

La importancia de un buen colchón para descansar.

Colchón Eve Sleep: sin inconvenientes térmicos

A pesar de estar de moda, los colchones de espuma viscoelástica se han hecho de cierta mala fama. En ocasiones han sido ‘acusados’ de ser una fuente de calor; esto losha convertido incluso hasta en enemigos de un sueño confortable y reparador.

Sin embargo, se debe aclarar  que este material es atérmico; o lo que es igual, no genera por sí solo ni frío, ni calor. Al mismo tiempo, tiene la facultad de ser termoadaptable, por lo que se adecuará a la temperatura corporal de cualquier persona que repose sobre él.

Otra característica de este material es que es termosensible: con el frío se volverá más firme, mientras que a mayor calor será más suave. Esta peculiaridad le permite al colchón ser válido para cualquier época del año.

Para evitar cualquier incomodidad, la espuma situada en la capa media del colchón Eve Sleep, es 30% más transpirable que la mayoría de los materiales empleados con fines similares. Lo que permite regular mejor la temperatura, evitando que la superficie se caliente más de la cuenta.

Atractivo desde el envase

El producto llega enrollado dentro de una caja de un metro de altura y 30 Kg de peso. De entrada ya ofrece un valor diferencial importante: es fácil de transportar. Una vez fuera de su envase, necesitará entre cuatro y cinco horas para estar listo para usarse.

Te puede gustar