Cómo afectan las alergias a tu rendimiento

Existen multitud de alergias, por lo que para determinar su influencia en nuestra vida deportiva habitual, es necesario atender a cada una de ellas de manera individualizada para ver qué medidas y consejos necesitamos

Hay pocas cosas más desagradables e inoportunas que una alergia en momentos de exigencia física. Algunos tipos de alergia se relacionan más con el deporte que otras. En orden de importancia, están: la simple urticaria, el asma por alérgenos y el choque anafiláctico.

El llamado choque anafiláctico es de extrema gravedad, porque al ser sistémico compromete la vida. Es útil conocer las causas y las reacciones de un proceso alérgico, la relación con la práctica deportiva y las medidas a tomar. A continuación, analizaremos cómo afectan las alergias a tu rendimiento deportivo.

Causas de las alergias y reacciones adversas

Las alergias se originan cuando el organismo reacciona al contacto con una sustancia que no necesariamente es nociva, pero se identifica como agresora. A estas sustancias se les denomina alérgenos.

En una primera etapa, llamada de sensibilización, el cuerpo genera anticuerpos para protegerse de la sustancia que considera una amenaza. Con ello activa la inmunoglobulina E (IgE), que da la orden de segregar las histaminas que producen las reacciones.

Continuando con el proceso, se pone en marcha el mecanismo que genera el malestar y alteración de algunas funciones. Incluso la alergia podría convertirse en sistémica, poniendo en peligro la vida si no se atiende con prontitud.

Entre los alérgenos más conocidos están varios alimentos; es el caso de proteínas de la leche, los productos de soja, el huevo, los cereales y los frutos secos. Otros elementos que pueden afectar son el polen o gramíneas, ciertos metales, la caspa animal, medicamentos y químicos de insectos.

Aunque la alergia tiende a considerarse una anomalía inmunológica, también se sabe que la genética incide en su aparición. Otros factores desencadenantes son: la alteración industrial de alimentos (los llamados transgénicos), los pesticidas y la contaminación ambiental.

El deporte y la alergia al polen, dos cuestiones difíciles de compatibilizar para muchas personas.

Relación entre las alergias y el rendimiento físico

El deporte es capaz de desencadenar e intensificar algunas alergias en las personas que lo practican. Es el caso de la urticaria, el asma y el choque anafiláctico.

Solo en pocos casos es necesario interrumpir el entrenamiento. Lo importante es conocer bien la propia condición física, cómo afectan las alergias a tu rendimiento y el protocolo a seguir.

Medidas y precauciones de los deportistas ante las alergias

Cuando se presentan los síntomas de las alergias hay que consultar a un especialista, para que prescriba el tratamiento adecuado. Pero lo más importante es la prevención.

Urticaria del deportista

Se manifiesta con lesiones rojas en la piel que producen escozor. Hay factores asociados a los ejercicios que estimulan la aparición de esta alergia, como el estrés, el esfuerzo o exigencia, las altas temperaturas y el sudor.

La urticaria es una reacción alérgica.
La urticaria es una reacción alérgica muy común.

Para prevenir esta patología, hay que evitar ejercitarse a temperaturas extremas, usar ropa deportiva especial, hacer los descansos adecuados y tomar antihistamínicos solo bajo prescripción.

Asma alérgica del deportista

  • La broncoconstricción característica del asma aparece en los deportistas generalmente debido a la pérdida de fluido bronquial por el esfuerzo. Esto es normal, pero tiende a agravarse al entrenar a temperaturas muy bajas.
  • Otras causas de esta alergia son aspirar polen en las temporadas cuando abunda y padecer gripe o resfriado. Los tres factores han de ser evitados por quien entrena. El deportista debe estar preparado para posibles crisis asmáticas, teniendo siempre a mano los medicamentos.
  • El precalentamiento respiratorio es una útil medida profiláctica en los propensos a padecer asma. Se realiza inspirando por la nariz y expirando por la boca, lenta y profundamente, varias veces.
  • Ante una crisis asmática, la persona debe detener el ejercicio inmediatamente. Hay que evaluar si con esto y con la medicación se detiene el episodio o es necesario buscar ayuda hospitalaria.

Anafilaxia inducida por actividad física

Esta es una reacción adversa de importancia que se caracteriza por ser sistémica, es decir, impacta en varios órganos a la vez. Afecta la piel y los aparatos respiratorio y cardiovascular. La alergia inicial por lo general es desencadenada por un alimento, pero con el ejercicio fuerte se agrava y se origina un estadio de choque anafiláctico.

Es típicamente una emergencia médica, que requerirá de la administración de corticoides, antihistamínicos y adrenalina por parte de personal de salud.

En todo caso, padecer alergias no debería ser limitativo a la actividad física. Si el deportista conoce sus reacciones y actúa en consecuencia, con las precauciones y medidas mencionadas, no es necesario interrumpir su programa diario de entrenamiento.