¿Cómo aprovechar al máximo los antioxidantes del té?

22 abril, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la periodista deportiva Yamila Papa Pintor
Los antioxidantes del té son unos de sus principales ingredientes y hacen a esta infusión una de las más consumidas en el mundo. Para aprovechar sus bondades, es necesario saber de qué manera prepararlo y beberlo.

Sabemos que las infusiones tienen muchos nutrientes y propiedades. Sin embargo, no siempre conocemos cómo podemos aprovechar al máximo los antioxidantes del té. En este artículo te daremos algunos consejos para disfrutar por completo una tisana.

Las propiedades antioxidantes del té

El té es una de las bebidas más consumidas del mundo, y eso se debe no solo a su sabor y a sus diversas combinaciones, sino también a sus excelente propiedades. Sin dudas, la más interesante de todas es su efecto antioxidante; es decir, que previene el envejecimiento.

Las hierbas que se usan para hacer un té tienen acciones más que útiles en lo que a reparación de tejidos se refiere. Por eso se dice que beber una infusión al día es el mejor ‘antiarrugas’ que podemos probar.

No obstante, eso no es todo; el té también tiene la capacidad de inhibir el crecimiento de tumores, reducir los niveles de colesterol en sangre, mejorar el sistema inmunitario y reforzar la función digestiva.

Los antioxidantes del té según cada tipo y sus propiedades

Si te gusta el té, probablemente sepas que existen diferentes tipos o variedades. Además del color y sabor específicos, estos también aportan distintos beneficios. Presta atención a algunas de las clases de té más populares:

1.Té verde

Es la infusión con mayores beneficios para la salud, ya que tiene un efecto directo en el metabolismo de las grasas, previene el envejecimiento celular y reduce el riesgo de cáncer. Para consumirlo, no uses agua a más de 80°C y deja reposar muy poco tiempo.

Si hablamos de los antioxidantes del té, el verde es uno de los tipos más recomendables.

2. Té rojo

También conocido como Pu Ehr, se produce únicamente en la provincia china de Yunnan. El té del emperador (antiguamente solo lo bebían los altos mandatarios) regula el colesterol y el ácido úrico, es anticelulítico y mejora la digestión, la circulación y la presión.

3. Té blanco

Si quieres aprovechar los antioxidantes del té, no dudes en consumir el blanco. En la antigüedad, se creía que era un elixir para la vida eterna.

Actualmente, se sabe que combate los radicales libres, disminuye los niveles de azúcar en sangre, previene el envejecimiento prematuro, fortalece el cabello y aporta vitaminas C y E. Se recomienda beberlo solo, sin leche ni endulzantes.

4. Té negro

Es el más usado en Occidente, de sabor fuerte y aromático y con gran aporte de teína. Perfecto para activar el metabolismo por las mañanas, se puede combinar con leche, crema, limón, miel, azúcar o lo que más nos guste. No se recomienda dejarlo reposar demasiado, dada su alta oxidación.

5. Té azul

El Oolong es un té ‘a mitad de camino’ entre el verde y el negro. Posee un sabor afrutado y ofrece propiedades depurativas y digestivas. Entre los té azules podemos destacar el de jazmín, con sabor suave y delicioso.

Cómo aprovechar los antioxidantes del té

Como primera medida, es muy importante que conserves las hebras en latas herméticas oscuras, debido a que tanto el sabor como las propiedades se alteran con la luz, el calor, la humedad o la oxidación. Te recomendamos que las guardes en un lugar fresco, dentro de una alacena y nunca en la nevera.

Al momento de prepararlo, ten en cuenta que, cuanto más tiempo lo dejes reposar, más oscuro y fuerte será su sabor. Los chinos usan una tetera diferente para cada variedad, pero no es necesario que tú también lo hagas; con que laves bien el recipiente después de usarlo será suficiente.

Algunos consejos y remedios para el dolor de cabeza

El método más común para aprovechar las propiedades antioxidantes del té es a través de la infusión. Para ello, debemos colocar hojas en un recipiente, echar agua caliente y esperar algunos minutos antes de consumir. Si bien todo depende del tipo de té, se estima que debes dejar las hierbas entre dos y cinco minutos.

En las tiendas puedes comprar diferentes utensilios para cumplir con la ceremonia del té… ¡Incluso si lo preparas para ti solo! Los infusores o mugs son ideales, pero también puedes usar tazas térmicas o tu taza favorita.

Sin embargo, si deseas preparar el té como un profesional asiático, te recomendamos que consigas un gaiwan, un elemento típico de China (pero que se consigue en todo el mundo) compuesto por un platillo, una taza y una tapa.

Su uso es verdaderamente sencillo: coloca las hojas de té en el recipiente, vierte el agua caliente, tapa y deja reposar. Finalmente, echa el agua en un cuenco o taza y disfruta.

Para aprovechar todas las propiedades antioxidantes del té, es aconsejable que consumas entre una y tres tazas al día. Además de ser una costumbre muy sana, ¡notarás que se consigue un momento de relajación muy particular!

  • Valenzuela B., A. (2004). El consumo de té y la salud: características y propiedades benéficas de esta bebida milenaria. Revista Chilena de Nutrición. https://doi.org/10.4067/s0717-75182004000200001