¿Cómo eliminar la retención de líquidos en piernas y abdomen?

Oriana Noguera · 10 agosto, 2018
Nuestro cuerpo tiene diferentes reacciones dependiendo cómo lo cuidas y a qué situaciones lo expones. La retención de líquidos se denomina en términos médicos como hidropesía, y se trata de la acumulación de líquidos en los tejidos o cavidades del cuerpo

La retención de líquidos es un problema muy común. En ocasiones, suele ser confundida con el aumento de peso, pero en realidad se debe a otras razones. En este post te enseñamos qué es la retención de líquidos y cómo eliminarla de tus piernas y abdomen. La retención de líquidos no es considerada una enfermedad, sino un signo clínico de otras enfermedades.

El peso del cuerpo se compone en un 50% de agua en mujeres, y 60% de agua en hombres. Asimismo, el agua es un elemento vital para su buen funcionamiento. El cuerpo posee distintos órganos que trabajan en sistemas y se encargan de administrar y equilibrar los niveles de agua en el cuerpo. Si estos sistemas no tienen un buen funcionamiento, se produce la retención de líquidos.

Causas

Antes de saber cómo eliminar la retención de líquidos, es significativo conocer cuáles son sus causas. De esta forma, se tiene un mayor conocimiento de cómo evitar una posible hidropesía. Las causas de la retención de líquidos son las siguientes:

  • Sedentarismo: la actividad física facilita el flujo de sangre, especialmente de las venas de las piernas al corazón. Si no existe una buena circulación, es probable que toda la presión se acumule en las piernas, lo que dificulta el tránsito de líquidos (Haz click aquí e infórmate de cómo combatir el sedentarismo).
  • Mala alimentación: exceso en el consumo de sal.
  • Problemas cardíacos o renales.
  • Cambios hormonales: presente en mujeres, puede ser el embarazo o la menstruación.
  • Ingesta de fármacos: algunos medicamentos tienen como efecto secundario la retención de líquidos.
  • Estar de pie o sentado por mucho tiempo.
Retención de líquidos.

Cómo eliminar la retención de líquidos

Ahora bien, la retención de líquidos suele presentarse mayormente en los pies. Sin embargo, también aparece en otras partes del cuerpo, entre ellas las piernas y el abdomen. Estas zonas son algo complicadas de tratar, pero no te preocupes, ¡tan solo debes seguir estos consejos simples para tener un abdomen y piernas sanas!

Haz ejercicios cardiovasculares

Los ejercicios cardiovasculares o también llamado cardio, consiste en entrenamientos que promuevan un buen flujo de sangre. Además te ayudará a perder peso, esto evitará que los líquidos se acumulen tanto en el abdomen, como en las piernas.

Este es una manera muy efectiva de eliminar la retención de líquidos, por ello es importante que la incluyas a tus prioridades. Existen diferentes opciones para incorporar los ejercicios cardiovasculares a tu rutina, puedes probar con el entrenamiento LISS, HIT o Zumba Fitness.

Evita todo lo ajustado

Recuerda que el cuerpo debe contar con una libre y fluida circulación. Incluso, si posees una buena circulación hay aspectos alternos que pueden afectarla, como lo es el caso de la ropa o prendas ajustadas. Bien sea pantalones, cinturones, medias, ropa interior, entre otros; cualquier tipo de prenda que presione en exceso el cuerpo, esto frena el flujo de la sangre y retiene los líquidos.

Mantén una dieta sana

Mantén una buena alimentación, incluye en tu dieta frutas, verduras y legumbres. Evita los alimentos procesados y altos en sodio. Asimismo, trata que la cantidad de sal al preparar tus comidas sea poca, mientras más sal ingieres, más propenso eres a retener líquidos. También, puedes incorporar de vez en cuando piña y pepino a tus comidas, estos tienen propiedades desinflamatorias, lo que ayuda a disminuir la retención de líquidos.

La piña fresca contiene bromelina.

Pon las piernas en alto

Mantener las piernas en alto unas dos veces al día ayuda a la circulación y la fluidez de los líquidos. Esto puede ir acompañado de leves masajes, sin embargo, es importante tener en cuenta que los masajes pueden realizarse solo si no hay dolor al contacto. De lo contrario, lo recomendable es esperar a que circule un poco más la sangre y baje un poco la hinchazón.

Ten siempre presente que la retención de líquidos no es una enfermedad, sino más bien un signo de otras enfermedades. Esto no quiere decir que puedas sufrir de alguna condición grave, pero la retención de líquidos puede ser una advertencia de que podrías padecer alguna enfermedad si no mejoras tus hábitos.

Por este motivo, incorpora todos estos consejos por muy pequeña que sea la retención de líquidos que puedes presentar, o inclusive si no retienes líquidos, toma estos aspectos como modo de prevención. ¡Un cuerpo sano es sinónimo de una vida larga!