Cómo evitar la deshidratación

La deshidratación es un peligro que debemos evitar, está en nuestra mano ser responsables y cuidarnos de manera eficaz, algo sencillo si llevamos un ligero control sobre posibles síntomas y la ingesta de agua constante a lo largo del día

El agua es un componente básico y elemental para nuestro organismo. Su presencia es tan importante que si no se repone el líquido perdido, la vida misma de la persona corre peligro. Durante la práctica deportiva, así como en otras situaciones específicas, evitar la deshidratación es una obligación.

Cuando el balance de agua que compone nuestro cuerpo, que ronda el 70%, es negativo, caemos en el riesgo de padecer una deshidratación. Es decir, esto se produce cuando consumimos menos agua de la que expulsamos.

Esta expulsión de líquidos del organismo se da por diferentes vías: la sudoración, la micción (las dos principales), los vómitos y la diarrea. También la fiebre y la diabetes pueden hacer que el cuerpo pierda cantidades considerables de agua.

Algunos consejos y remedios para el dolor de cabeza
El dolor de cabeza es otro de los efectos adversos de la deshidratación.

En nuestro cuerpo, el agua es necesaria para gran cantidad de reacciones químicas. Además, cumple una función central en el transporte de nutrientes y permite la regulación de la temperatura corporal, ya que esto se cumple mediante la sudoración.

Grupos de riesgo que deben evitar la deshidratación

A la hora de evitar la deshidratación, hay algunos grupos a los que se les debe prestar aún más atención. Ellos son los ancianos, por el deterioro normal de los mecanismos de termorregulación; los niños, que son reacios a considerar estos cuidados básicos; y los enfermos, que suelen padecer pérdidas importantes de agua.

Del mismo modo, deportistas, mujeres embarazadas y las que atraviesan el periodo de lactancia deben hidratarse de manera especial y estar atentos a la aparición de síntomas. En épocas de calor extremo, todos los grupos de personas deben tomar precauciones.

Síntomas de la deshidratación

La deshidratación envía señales muy claras al organismo para que compenses la falta de líquido lo más rápido posible. Algunas de ellas son:

  • Sed
  • Cambios en el color de la orina
  • Cansancio o fatiga
  • Dolores de cabeza
  • Boca seca
  • Ojos secos
  • Reducción de la sudoración
  • Calambres musculares
  • Mareo, náuseas y vómitos
  • Palpitaciones
Evitar la deshidratación y los peligros que conlleva para la salud.

Ignorar cualquiera de estos síntomas podría causarnos un cuadro de deshidratación severa, que podría poner en riesgo nuestra vida. El más básico de ellos, la sed, ya es un indicador de que nuestro cuerpo necesita agua; de hecho, ni siquiera deberíamos esperar a tener sed para empezar a beber líquidos.

Asimismo, tampoco debemos pasar por alto los cambios en la orina, otro síntoma de la deshidratación. Si estamos bien hidratados, la orina debería ser de color clara; si no, comienza a tomar un tono oscuro.

Por último, hay que destacar que aunque el sudor te pueda resultar molesto y desagradable, es importantísimo. Si durante el ejercicio físico dejas de sudar, toma agua inmediatamente; de lo contrario, podrían suspenderse mecanismos fundamentales para tu vida.

Consejos para evitar la deshidratación

La medida más efectiva que cualquier individuo puede tomar para evitar la deshidratación es ingerir líquidos, sobre todo agua, constantemente. La cantidad recomendada de ingesta de agua por día es de 2 o 2,5 litros. Una vez más, es necesario aclarar que no se debe esperar a sentir sed para beber agua.

Además, es fundamental tomar agua antes, durante y después de toda actividad física. En los días de calor, asimismo, se debe evitar la exposición excesiva a los rayos solares y, de hacerlo, hay que mantenerse hidratado constantemente.

  • Evitar beber té y café en exceso, ya que la cafeína facilita la deshidratación.
  • Incorpora a tu dieta verduras con alto contenido de agua, como la lechuga, el tomate, el limón, los pimientos y los vegetales de hoja verde en general.
  • Consumir frutas que contengan agua: la sandía, el pepino y la naranja son algunos ejemplos de estas.
  • Combinar el consumo de agua con otros líquidos, como refrescos sin azúcar o infusiones, para hacer más llevadera y variada la costumbre.
Efectos positivos de la cafeína sobre el entrenamiento deportivo
La cafeína tiene efectos adversos en la hidratación.

Remedios caseros para la deshidratación

Con respecto al último punto citado en los consejos para evitar la deshidratación, existen algunas preparaciones que pueden ser de utilidad. Aquí te dejamos dos muy fáciles de preparar.

1.- Servir en una jarra 1 litro de agua y añadirle 8 cucharaditas de azúcar y 1 cucharadita de sal. Mezclar bien e ingerir a lo largo del día.

2.- Para esta segunda preparación, debemos tomar 2 cucharadas de cuajada de leche y añadirle un vaso de agua y sal a gusto. Luego, mezclarlo bien para formar un suero de leche y agregar media cucharadita de jengibre en polvo seco. Beber entre dos y cuatro veces al día.

Afortunadamente, vivimos en una región del mundo donde el agua es un derecho y no un privilegio por estos tiempos. Puede parecer algo básico, pero es un elemento indispensable para nuestras vidas; tenemos que hacer un uso adecuado de ella.

Te puede gustar