Cómo hacer ejercicio mientras viajas

18 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la periodista deportiva Yamila Papa Pintor
Hacer ejercicio mientras viajas es más fácil de lo que crees. Solo es cuestión de organizarse, buscar alternativas y aprovechar las instalaciones o los servicios que tenemos a disposición.

Ir de vacaciones o viajar por negocios no es excusa para dejar de lado la actividad física. Existen muchas maneras de hacer ejercicio mientras viajas. En este artículo te daremos algunos consejos para no abandonar el deporte al estar lejos de casa.

¿Hacer ejercicio mientras viajas es posible?

Llevar un modo de vida viajero es más común de lo que se cree. Y aunque parezca que el viajar es incompatible con el ejercicio físico, eso no es verdad. Existen muchas maneras de hacer ejercicio mientras viajas, solo tienes que organizar tu día y aprovechar cada momento. Presta atención a los siguientes consejos:

1. Usa el gimnasio del hotel

En la actualidad, la mayoría de los hoteles cuentan con una sala de fitness, aunque sea pequeña y básica. Es lo menos popular del edificio, pero está incluido en la tarifa… así que aprovéchalo. Usualmente están abiertas todo el día y se ingresa con la misma tarjeta que la de la habitación.

Puedes aprovechar antes de la hora del desayuno o al atardecer para hacer bicicleta fija, cinta o levantar algo de peso.

2. Recorridos a pie, otra forma de realizar ejercicio mientras viajas

Si estás de vacaciones y te encanta conocer lugares nuevos, puedes aprovechar para hacer ejercicio. Claro, porque en lugar de subir a un autobús, al metro o al tren, tienes la posibilidad de realizar los paseos andando.

Además de ser la mejor opción para conocer el entorno, te hará ejercitar y hasta ahorrar dinero en boletos. ¡No te olvides del calzado cómodo y una botella de agua!

Para hacer ejercicio mientras viajas, puedes recurrir a una caminata matutina.

3. Disfruta de las actividades al aire libre

Las vacaciones se relacionan con la playa. No obstante, en lugar de quedarnos tumbados bajo el sol mirando el mar, podemos salir a caminar por la orilla, mojarnos los pies, respirar aire marino y hasta broncearnos con la brisa. ¡Llévate el gorro y las gafas de sol!

Si decides ir de vacaciones a la montaña, puedes hacer caminatas matutinas y disfrutar del paisaje. Una buena idea es ingresar a un parque nacional y recorrer los senderos señalizados. ¡Una excelente experiencia!

4. Haz recorridos en bicicleta

Otra manera de hacer ejercicio mientras viajas, que además te permite conocer la ciudad o destino elegido. Hay muchas empresas de turismo que ofrecen el servicio de alquiler de bicicletas por el día, o incluso puedes tomar un tour en este medio de transporte.

5. Aprovecha las actividades del hotel para hacer ejercicio mientras viajas

¿Has reservado un ‘todo incluido’ o te irás de vacaciones a un crucero? ¡Perfecto! Porque puedes hacer ejercicio allí también. Por ejemplo, se pueden hacer clases de zumba, step, salsa, localizada, spinning, boxeo recreativo o salir a caminar en compañía.

Por supuesto, en este tipo de vacaciones tendrás piscina disponible, así que aprovecha para nadar un poco, hacer gimnasia en el agua o cualquier otra actividad.

6. Muévete en el avión

Los viajes en avión pueden ser aburridos, cansadores y monótonos, pero también la opción perfecta para que hagas ejercicio. Aunque sea algunos estiramientos desde el asiento o caminar entre los pasillos.

Si viajas en tren será más fácil aún, porque puedes caminar entre vagones; ten presente que, para mantener la figura, ¡no se permite hacer una parada en el restaurante o bar!

7. Empieza el día ejercitando

Otra manera de hacer ejercicio mientras viajas es poner un poco más temprano el reloj despertador y aunque sea hacer un minicircuito en la habitación del hotel.

Los abdominales crujido tienen muchas variables de las cuales podemos sacar provecho.

Pueden ser unos abdominales, unas flexiones de brazos, algo de plancha o sentadillas. La idea es que te muevas antes de comenzar la jornada… ¡así tendrás toda la energía para las actividades diarias!

Por último, es muy importante que cuides tu alimentación cuando estás lejos de casa o en ‘modo vacaciones’. Aunque puede ser algo complicado hacer dieta, al menos trata de no extralimitarte y evita las cenas copiosas o la ingesta excesiva de alcohol.

Date el gusto de un desayuno americano o continental con todas las letras, pero recuerda que también hay cestas de frutas y yogures para la primera comida del día. Además, durante los recorridos por la ciudad o paseos, puedes llevar barras de cereal, fruta o snacks saludables.

Finalmente, y por supuesto, no debes olvidarte del gran aliado de siempre: el agua. De esta manera, no solo podrás hacer ejercicio mientras viajas, sino que también cuidarás tu salud.

  • Reverter. J. Barbany. (2007). Del gimnasio al ocio-salud. Gestión Deportiva, Ocio Y Turismo.