¿Cómo puedo trabajar el suelo pélvico durante el embarazo?

Francisco María García · 20 abril, 2018
El suelo pélvico es un conjunto de músculos que sostienen a la vejiga, el útero y el recto. Su función es la de vencer los efectos de la gravedad y mantener suspendidos esos órganos; si existe una distrofia en el suelo pélvico, cada órgano comienza a generar problemas a la futura mamá

Durante el embarazo, el cuerpo de la mujer sufre una gran cantidad de cambios para garantizar el desarrollo del bebé. Algunos de ellos implican trastornos hormonales, mientras que otros son de origen físico. Cuando se es consciente de estos cambios, ayudar al cuerpo beneficia su proceso de adaptación. Es el caso de trabajar el suelo pélvico durante el embarazo.

Los ejercicios en el suelo pélvico durante el embarazo, pueden contribuir a evitar complicaciones en el parto. Por eso, los especialistas recomiendan hacer una rutina de ejercicios sencillos que ayuden a fortalecer esa zona. En el caso de las embarazadas, disminuye las posibilidades de un sufrir un prolapso o incontinencia postparto.

Ejercitar el suelo pélvico.

¿Por qué se deteriora el suelo pélvico?

El peso es uno de los factores más comunes por los que se deteriora el suelo pélvico. A medida que el embarazo avanza, este compendio de músculos se enfrenta al reto de resguardar los órganos relacionados. Además, los cambios hormonales propician la distención de los músculos.

Otro factor determinante es la carga genética; hay mujeres que son mucho más propensas a padecer el debilitamiento del suelo pélvico. La razón principal es que sus músculos y ligamentos son originalmente débiles.

Finalmente, hay deportes que pueden afectar el funcionamiento del suelo pélvico. Es el caso de los deportes de alto impacto; es decir, correr y levantamiento de pesas. Estos ejercicios afectan en mayor grado si se trata de un segundo embarazo, porque la zona pélvica ya ha sufrido los embates de una gestación.

¿Cómo puedo trabajar el suelo pélvico durante el embarazo?

La mayoría de las personas que sufren el debilitamiento del suelo pélvico se enfrentan a la incontinencia; también a la disfunción sexual o dolor al tener relaciones sexuales. Se han comprobado muchos casos de prolapsos y distensión del área abdominal.

Los ejercicios de Kegel son los más indicados para trabajar el suelo pélvico durante el embarazo. Esta rutina consiste en contraer y soltar los músculos del suelo, para fortalecer su capacidad de soporte; el paso a paso comienza por identificar los músculos del suelo pélvico.

  1. Identificar el suelo pélvico. Una forma sencilla, es esperar a que la vejiga se llene. En el momento de orinar, se debe ir dejando salir el orine paulatinamente; también es importante controlar el esfínter, impidiendo la completa salida del fluido.
  2. Ejercicios de contracción. Para los ejercicios de Kegel, lo ideal es tumbarse boca arriba en el suelo. Hay que colocar la espalda y zona lumbar pegada al piso y flexionar las rodillas; la rutina consiste en sesiones de 4 a 5 minutos de contracción y descansos de 8 a 10 minutos.
  • Contracciones rápidas. Se debe contraer el músculo y soltar repetida y rápidamente. Este ejercicio genera bastante cansancio, por lo que es importante no excederse.
  • Contracciones lentas. Las contracciones del músculo son más sostenidas, igual que los períodos de descanso. Se aconseja un mínimo de 10 repeticiones.
  • Músculo transverso. Para activar este músculo ubicado en la parte inferior del abdomen, se debe recostar boca arriba sobre el suelo. La actividad consiste en realizar respiraciones abdominales, sintiendo que el aire fluye desde el ombligo.
  1. Ejercicios de respiración. Los ejercicios de respiración activan los músculos abdominales, fortaleciendo la zona baja del cuerpo.
Practicar deporte estando embarazada.

Ejercicios que benefician durante el embarazo

El ejercicio con regularidad, junto con una dieta balanceada, contribuye a llevar un embarazo sano y feliz. El deporte durante el embarazo no solo vitaliza a la futura madre, sino que mejora el sistema respiratorio y circulatorio del bebé.

Por estas razones, en la mayoría de los casos los especialistas recomiendan la práctica de ejercicios sencillos pasado el primer trimestre. Los deportes más recomendados durante el embarazo son las caminatas y natación.

Hay mujeres que han hecho mucho ejercicio, antes de su embarazo y tienen la capacidad de mantener un ritmo de carrera. Sin embargo, a medida que avanza el embarazo es recomendable disminuir los deportes de alto impacto, porque afectan directamente al suelo pélvico.