Cosas extrañas que le pasan a tu organismo cuando te ejercitas

Oriana Noguera · 28 diciembre, 2018
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el fisioterapeuta Abel Verdejo el 16 marzo, 2019
¿Has notado fenómenos extraños en tu organismo al hacer actividad física? Te contamos sobre algunos que de seguro habrás experimentado alguna vez.

El organismo presenta más curiosidades de las que te imaginas en su funcionamiento cotidiano. En este artículo, te presentamos las cosas más raras que le pasan a tu cuerpo al momento de ejercitarte. ¡Sigue leyendo!

El cuerpo humano está conformado de varios órganos. Estos se agrupan en sistemas que se complementan y funcionan para mantener al ser humano con vida. Asimismo, diferentes peculiaridades suceden a diario que seguramente no habías notado, en especial cuando te ejercitas.

La mayoría de las personas solo conocen aspectos básicos del funcionamiento del organismo. Esto no está mal, pero mientras más conozcas el funcionamiento de tu cuerpo, mejor puedes cuidarlo y atenderlo.

Hay eventualidades que para el ser humano son comunes y saben cómo tratarlas; por otro lado, hay otros casos en los que se desconoce lo que sucede y se acude a un especialista. Lo recomendable es aprender cada día un poco más, para así sentirnos más en confianza con nosotros mismos.

¿Qué le pasa a mi organismo?

Al entrenar numerosos músculos, órganos, ligamentos, hormonas, entre otros elementos del cuerpo, estos comienzan a trabajar para llevar a cabo los movimientos y cumplir los procesos necesarios durante el ejercicio.

Ahora bien, además de los acontecimientos normales, como el aumento del ritmo cardíaco, la eliminación de toxinas y liberación de endorfinas, también suceden otras cosas un tanto extrañas que seguro no imaginabas. Aquí enumeramos las más destacadas.

1.  Eres más inteligente

Al hacer ejercicio no tendrás la misma inteligencia que Albert Einstein, pero sí que hay una diferencia notoria en la manera que tu cerebro procesa las cosas si se hace actividad física regularmente.

Tu cerebro funciona de manera más eficiente debido al ejercicio porque incrementa el flujo de sangre, lo que también permite que el cerebro se oxigene. De esta forma, puede desglosar y analizar la información de una mejor manera.

Asimismo, también mejora su concentración y la capacidad de coordinación corporal. A su vez, retiene mejor los elementos que se encuentran en su entorno.

2. Necesitas ir al baño

Seguramente te ha pasado alguna vez que, en medio del entrenamiento, te urge ir al baño. Lo que sucede es que, al entrenar, se estimulan los órganos gastrointestinales; por este motivo, se acelera la eliminación de desechos.

Los niveles de hidratación, los alimentos que hayas ingerido y la intensidad del ejercicio influyen en la frecuencia con la que puedan pasar eventualidades como esta. Por esta razón, trata de tener una dieta balanceada y deja un lapso de tiempo prudencial después de comer y antes de hacer ejercicio.

3. Náuseas

Esto es común para las personas que están comenzando a hacer ejercicio o para deportistas que empiezan a ejecutar entrenamientos más fuertes. Se debe, en principio, al aumento de flujo de sangre en el sistema digestivo y a los saltos o movimientos que ocasionan sacudidas en el estómago.

Incluso las náuseas pueden terminar en vómitos. De hecho, vomitar de vez en cuando si los entrenamientos son muy intensos es posible. Sin embargo, no debe ser algo común; si te sucede con frecuencia, lo más recomendable es que acudas al médico.

4. Todo te da vueltas

Sentir que todo se mueve a tu alrededor, vértigo y ver hasta estrellas no es producto de tu imaginación, ni quiere decir que algo ande mal en ti.

Simplemente ocurre que, al hacer actividad física, aumenta el tamaño de los ventrículos del corazón. Al detener el ejercicio de manera brusca y tomar una pausa prolongada, se puede reducir el flujo de sangre, lo que ocasiona un mareo.

Por este motivo, nunca debes detener el ejercicio en seco. Si estás muy cansado y quieres tomar un descansobaja gradualmente la intensidad hasta que puedas estabilizar tu respiración y ritmo cardíaco y luego sentarte a descansar.

Evitar los pezones sangrantes en el running.

5. Pezones irritados

Esto es exclusivamente para los corredores. Durante las maratones o los recorridos de larga distancia, los novatos suelen terminar con los pezones irritados, o incluso sangrando. Esto se produce por la sal del sudor que, al secarse, causa esa reacción, además del roce de la tela de la camisa.

Los profesionales utilizan protectores especiales de diferentes marcas. Sin embargo, si eres aficionado, puedes tomar alternativas más baratas como vaselina o banditas adhesivas.

En síntesis, ir al baño, vomitar o tener pensamientos más lúcidos son cuestiones que tu organismo experimenta al hacer ejercicio. Puede sonar un poco extraño, pero la verdad es que son más normales de lo que aparentan. Al menos alguna de ellas debe haber pasado por tu cuerpo. No lo consideres algo tan raro, ¡más extraño es no saber lo que pasa en tu cuerpo!

  • Nanda, B., & Manjunatha, S. (2015). Exercise and Cognitive Functions. In Diet and Exercise in Cognitive Function and Neurological Diseases(pp. 213–223). Wiley Blackwell. https://doi.org/10.1002/9781118840634.ch19
  • Serratosa Fernández, L. (2001). Adaptaciones cardiovasculares del deportista. In 2do. Congreso Virtual de Cardiología Congreso Internacional de Cardiología por Internet. Retrieved from http://www.fac.org.ar/scvc/llave/PDF/serratoe.PDF
  • Urdampilleta Otegui, A., Martínez Sanz, J. M., Julia Sánchez, S., & Álvarez Herms, J. (2013). Protocolo de hidratación antes, durante después de la actividad físico-deportiva. European Journal of Human Movement, ISSN 0214-0071, No. 31, 2013, Págs. 57-76, (31), 57–76.
  • Coggan, A. R. and Coyle, E. F. (1991). Carbohydrate ingestion during prolonged exercise: Effects on metabolism and performance. Exercise and Sports Science Reviews19, 1–40. https://doi.org/10.1249/00003677-199101000-00001
  • Haub, M. D. (2008). Sports Nutrition: Energy Metabolism and Exercise. JAMA299(19), 2330. https://doi.org/10.1001/jama.299.19.2330