Cuál es el tiempo de ejercicio más recomendado

Francisco María García · 4 julio, 2018
Vemos algunas recomendaciones sobre la duración recomendada del esfuerzo en el ejercicio físico; hemos de tener en cuenta que cada caso es especial y no podremos hacer grandes periodos de actividad física sin la adaptación pertinente

Para llevar una vida sana y alejada de padecimientos de salud, es vital mantener rutinas de actividad física frecuentes. Esto no implica obligatoriamente apuntarse en un gimnasio o en un club de atletismo. Salir a caminar con el perro todas las tardes (para aquellos que tienen mascotas) puede ser suficiente tiempo de ejercicio.

Mínimos recomendados

La Organización Mundial de la Salud sostiene que el tiempo de ejercicio mínimo no debe ser menor a 150 minutos semanales de actividad moderada. Entendiéndose por ello caminatas con marchas rápidas y constantes o trote de baja a mediana intensidad. Todo distribuido en sesiones de 30 minutos, cinco días por semana.

Ejercicios de cardio que puedes hacer en casa.

Para aquellos que prefieran o tengan la capacidad de realizar actividades aeróbicas de alta intensidad, lo recomendado por los especialistas del órgano multilateral son 75 minutos semanales. Repartido igualmente en sesiones equitativas.

¿Demasiado tiempo de ejercicio es peligroso?

Este es uno de los puntos, respecto a las frecuencias recomendadas de ejercicios, que más controversia genera. Por una parte, la OMS y también varios especialistas independientes a lo largo del planeta, aseguran que debe ponerse un límite al tiempo de ejercicio que realiza una persona. Esta cifra se ubica en los 450 minutos semanales, como máximo.

Quienes sostienen esta tesis, alegan que aquellos que se ‘sobre ejercitan’, corren el riesgo de comprometer seriamente su salud. Dependiendo de la actividad que se realice, algunos grupos de músculos pudiesen verse comprometidos. En los casos más extremos, el corazón es uno de los órganos con riesgo de colapso.

El concepto ‘demasiado ejercicio’ no existe

Otros médicos y expertos en acondicionamiento físico, afirman que los conceptos ‘sobre entrenamiento’ o ‘demasiado ejercicio’ son inexistentes. Aseguran que ninguna persona sana podrá de forma alguna ver comprometida su salud por realizar constantemente alguna actividad física, que supere en promedio, los 450 minutos semanales.

La actividad sexual puede repercutir en cansancio en el entrenamiento.

Los especialistas de este grupo, afirman que el cuerpo humano tiene la capacidad de adaptarse a la exigencia que se le somete; y un exceso de ejercicio no provoca accidentes cardiovasculares directamente.

Estos expertos aseguran que los atletas que han perdido la vida por colapsos cardiovasculares mientras corrían una maratón o jugando fútbol, se debieron a problemas congénitos que no fueron detectados con anterioridad; no por exceso de ejercicio.

Un tiempo de 30 minutos: más que suficiente

En donde sí existe unanimidad de opiniones, es que 30 minutos, cinco veces a la semana, es suficiente tiempo de ejercicio. Incluso aunque las persones desarrollen mayor resistencia, los beneficios de salud se estabilizan una vez alcanzada esta cifra.

También son unánimes las opiniones referentes a lo verdaderamente peligroso: el sedentarismo. No realizar ninguna actividad física aumenta los riesgos de padecer enfermedades que van desde el sobrepeso hasta problemas cardiovasculares. Diabetes, deficiencias óseas y depresión también están en la lista.

Cuándo ver los resultados de la actividad física

Generalmente, los primeros resultados serán evidentes y medibles después de 45 días de actividad ininterrumpida. Las jornadas de descanso y recuperación también forman parte necesaria dentro de estas rutinas.

Por todo ello, la constancia es una de las claves para aprovechar de la mejor manera el tiempo de ejercicio; no existen rutinas milagrosas ni mágicas. Quienes persigan un objetivo (bajar de peso, tonificar la musculatura, ganar en resistencia), deben tener siempre esto en cuenta.

También hay que considerar que perder lo conseguido es relativamente sencillo y rápido; en ningún caso es buena idea saltarse frecuentemente los días de entrenamiento.

Ejercicio y alimentación: combinación necesaria

La práctica deportiva debe inexorablemente complementarse con una dieta balanceada. Todas las necesidades nutricionales deben estar cubiertas, para que los ejercicios cumplan con los objetivos establecidos.

Dieta equilibrada y saludable.

Tampoco es obligatorio llevar un régimen alimenticio cerrado, eliminando por completo algunos gustos particulares. Pero hay que tener siempre en mente que la buena salud y comida chatarra forman una combinación imposible.

La falta de tiempo no puede ser una excusa

Muchas personas alegan que no disponen en su día a día, del tiempo suficiente para hacer ejercicios. Sin embargo, se debe hacer lo posible para que este factor no se convierta en una razón para llevar una vida sedentaria.

El hábito de ir caminando a la oficina, a la universidad o al supermercado es muy saludable. También es positivo subir por las escaleras evitando ascensores y elevadores, siempre que sea posible.

El movimiento es vida, y la salud se beneficia del movimiento. Hay muchas opciones, en diferentes períodos de tiempo, que encajarán en nuestra vida diaria. La falta de tiempo no es ninguna excusa.