¿Cuánta agua debes beber al hacer ejercicio?

La deshidratación es una consecuencia natural de no ingerir agua suficiente a lo largo del día; y todavía hay más deshidratación si no se bebe al hacer ejercicio, puede generarse algunas molestias como calambres o tirones musculares

El agua forma parte esencial de una buena alimentación. No tiene sentido preocuparse por mantener un alto nivel de actividad física sin atender la hidratación de manera correcta. Por ello, siempre es importante contar con abundante líquido para beber, al hacer ejercicio.

El agua es vida

Esta afirmación es mucho más que simple retórica. El 70% del peso corporal del cuerpo humano se constituye de líquidos. Además, el organismo requiere de agua para poder cumplir con cada uno de los procesos fisicoquímicos. Incluyendo quemar calorías o adquirir tonicidad muscular.

Por otra parte, los nutrientes son distribuidos a todos órganos internos a través del agua. También es imprescindible mantener una correcta hidratación, para que el sistema digestivo pueda extraer adecuadamente todas las propiedades de los alimentos.

Tips para beber más agua durante el día.

Combustible elemental

La pérdida de líquidos es inevitable, además de necesaria. Solo respirar conlleva un gasto en las reservas de agua en el cuerpo. Un consumo que es evidentemente mayor a través de la orina, y que se eleva de manera importante con la transpiración.

Toda esa carga energética que se pierde, debe ser repuesta de la manera más inmediatamente posible. Por ello, tener siempre a la mano suficiente agua para beber al hacer ejercicio no es opcional, ni tampoco un lujo; se trata de algo totalmente necesario.

Consecuencias de omitir la toma de agua durante la actividad física

Cuando la deshidratación alcanza la categoría de crónica, se corren riesgos de sufrir lesiones graves y hasta permanentes. En los casos más dramáticos, es potencialmente mortal.

El rendimiento es menor cuando el cuerpo necesita reponer líquidos. Aumenta el cansancio, disminuye la claridad mental y el poder de concentración. Adicionalmente, la recuperación post ejercicios se vuelve más lenta.

De igual forma, algunas afecciones ‘cotidianas’, que no necesariamente están relacionadas con mantener una rutina de entrenamientos diarios, pueden tener su origen en deficiencias en la ingesta de agua.

Entre las consecuencias físicas de no tomar agua, están los calambres, desgarros musculares o falta de fuerza, energía y vitalidad. También puede generarse una sensación de cansancio y agotamiento, incluso mareos.

Cuál es la cantidad de agua a beber al hacer ejercicios

En términos absolutos, cada persona debe ingerir al menos dos litros de agua diariamente. Deportistas aficionados o profesionales, con rutinas de entrenamiento constantes, requieren todavía más. Este consumo debe distribuirse de la manera más equitativa posible del día.

Cuando se trata de hidratación y deporte, hay que tener en cuenta la necesidad de consumir suficiente agua antes, durante y después del ejercicio. Si bien las cantidades pueden variar de acuerdo a factores como tipo de actividad física a desarrollar o el lugar en donde se realiza.

Antes

En líneas generales se considera que 90 minutos antes de iniciar el ejercicio, se debe ingerir al menos un litro de agua. Esto permitirá, entre otras cosas, una rápida adecuación de los músculos y las articulaciones al momento de la acción.

Durante

Para muchos deportistas, sobre todo cuando se trata de aficionados y practicantes por cuenta propia, tener agua para beber al hacer ejercicios puede ser una tarea difícil.

Aún así, cuando se trata de ejercicios aeróbicos de especial intensidad, es necesario establecer rutinas de ingerir al menos 200 ml de agua (aproximadamente tres pequeños sorbos), cada 15 minutos.

Después

Para iniciar la recuperación de todo el cuerpo lo más rápido posible, la ingesta de agua debe realizarse apenas finalizada la actividad. Al igual que durante el periodo de preparación, se debe disponer de al menos un litro de agua para ser consumida durante los primeros 10 minutos post ejercicios.

Mejor agua

El mercado está repleto de bebidas isotónicas o preparados ‘especialmente’ elaborados para complementar la actividad física; pero la bebida recomendada al hacer ejercicio es el agua. Muchas bebidas energéticas contienen ingredientes no demasiado sanos, además de altos niveles de azúcar.

Beneficios de beber zumo.

Una opción para variar el sabor de los líquidos, es preparar zumos de frutas como manzana o naranja, con poco dulce. Lo mismo que recurrir a té de infusiones naturales, sin ninguna clase de edulcorantes. Batidos, zumos y otros preparados caseros, pueden ser el mejor reconstituyente muscular para el deportista.

Categorías: Bienestar Etiquetas:
Te puede gustar