Después de la práctica deportiva: métodos de relajación

Los músculos del deportista necesitan relajarse cuando termina la actividad deportiva. La finalidad en estos casos es que el sistema muscular deje de estar contraído y pase a un estado de reposo. Además, también es imprescindible la relajación mental.

Después de la práctica deportiva, debemos ofrecerle relajación a nuestros músculos. Esto permitirá que estos abandonen progresivamente la contracción y se estimule la irrigación sanguínea. Además del plano físico, todo el organismo debe relajarse. En estos ejercicios debemos incluir al sistema respiratorio e incluso a la mente.

La realización de deportes es gratificante, pero sin duda implica un estrés en muchos niveles. No obstante, todo deportista cuenta con las herramientas para volver al estado de reposo. En el siguiente artículo vamos a desarrollar algunas de las más importantes.

Del movimiento al reposo de forma progresiva

Los futbolistas, velocistas y demás deportistas no cesan su actividad apenas finaliza la competencia. Los últimos movimientos y ejercicios suelen hacerse minutos después de haber finalizado el esfuerzo máximo; así, poco a poco, comienzan a bajar el ritmo.

Todo buen deportista debe ir de más a menos en sus esfuerzos. De esta forma, los músculos no se enfrían de inmediato; esto podría dar paso a dolores, puntadas y otros síntomas molestos.

El reposo adecuado se alcanza de forma progresiva. Incluso interrumpida la actividad deportiva, es bueno mantenernos caminando un poco, hasta simplemente parar. En medio de este proceso, podemos aprovechar para realizar elongaciones y ejercicios de estiramiento.

El estiramiento también se realiza al final

Los estiramientos antes de iniciar el entrenamiento son muy beneficiosos y previenen lesiones. No obstante, la elongación debe ocurrir justo después de culminar la actividad física. Esto permite que la sangre circule correctamente por los músculos en fase de descanso.

Realizar estiramientos finalizada la competición también es un método de relajación muscular en sí mismo. Si presentamos alguna dolencia menor, de seguro sentiremos algo de alivio al estirar. En este sentido, conviene comenzar con la simple extensión de extremidades.

Hacer estiramientos es importante luego de cada sesión de entrenamiento o actividad física.

En los deportes de alto impacto se suelen realizar estiramientos focalizados en las zonas musculares más utilizadas. Por ejemplo, los jugadores de fútbol suelen realizar extensiones de piernas en el piso. Para ello, estiran las extremidades inferiores en forma de ‘V’, e inclinan el tronco hacia delante.

En el caso del baloncesto y el béisbol, los movimientos y estiramientos de caderas suelen ser más importantes. Entre otras cosas, porque las carreras son un poco más cortas y, en ocasiones, los jugadores pasan tiempo parados. En tanto, las extensiones de brazos y los movimientos de cabeza suelen realizarse en todas las disciplinas.

Relajación durante la práctica deportiva: la respiración

La respiración es uno de los asuntos en los que ponemos más atención después de hacer grandes esfuerzos. El gasto energético y la exigencia respiratoria se elevan en medio de la faena deportiva. Por eso, culminada la jornada, necesitamos pausarnos y respirar.

Las necesidades respiratorias no deben impedirnos frenar el movimiento de forma progresiva. En esos momentos, podemos elevar los brazos hacia arriba y abajo mientras inhalamos y exhalamos. La realización de vocalizaciones durante las exhalaciones también ayuda a restituir nuestra capacidad respiratoria.

¿Te fallan antes las piernas o la respiración cuando corres?

Añadido a esto, lo correcto es enfocarnos en inhalar bocanadas más grandes de aire. Del mismo modo, ingerir sorbos de agua es otra estrategia que además nos ayuda con la oxigenación cerebral.

La fisioterapia y su protagonismo en los deportes

Muchos deportistas reciben fisioterapia culminado el partido, aunque no lo veamos por televisión. De hecho, esto suele ser muy habitual en prácticas como el fútbol; algunos camerinos tienen cuartos especializados con camillas en donde se atienden los jugadores.

El fisioterapeuta es la persona indicada para aplicar masajes corporales. Sin embargo, no está contraindicado empujar con los dedos alguna zona muscular afectada. Claro que el movimiento debe ser lento, con poca fuerza y siempre hacia abajo.

Para aliviar el dolor muscular, pocas soluciones más efectivas que un buen masaje.

La mente necesita relajarse luego de la práctica deportiva

Los deportes conllevan un estrés mental bastante considerable. Por ende, muchos deportistas de forma inconsciente buscan despejar sus ideas culminada la actividad. El hábito de hacer respiraciones profundas y diafragmáticas también ayuda a relajar la mente; la oxigenación es clave en todo proceso de relajación humana.

Otra herramienta importante es pensar en asuntos placenteros no ligados a la práctica deportiva. Claro que ganar es un objetivo para cualquiera, pero no podemos seguir pensando en nuestro desempeño. Algunos psicólogos recomiendan vaciar la mente, aunque esto puede ser complicado.

Para finalizar, cabe destacar que a muchos de estos métodos los aplicamos de forma intuitiva. No obstante, se trata de prácticas en las que debemos invertir tiempo y atención. El objetivo: conducirnos correctamente hacia el reposo físico y mental.

  • Sergio Mosconi, María Susana Correche, María Fernanda Rivarola. 2007. Aplicación de la técnica de relajación en deportistas de 16 años para mejorar su rendimiento. Extraído de: http://fundamentos.unsl.edu.ar/pdf/articulo-16-183.pdf
  • Valentina García Moliz. Activación, estrés, ansiedad y rendimiento. Extraído de: http://defidepor25.ugr.es/acrd/alumnos/document/clases/9.pdf