Dieta en la insuficiencia pancreática

3 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la nutricionista Lucía Corral
El páncreas es una glándula muy importante implicada no solo en la diabetes. ¿Has oído hablar de otras afecciones relacionadas?

La insuficiencia pancreática se caracteriza por la pérdida de la función pancreática de forma progresiva hasta convertir el páncreas en un órgano inútil. Por otro lado, la pancreatitis aguda es un proceso inflamatorio temporal. ¿Cómo se debe alimentar una persona con estos problemas?

El páncreas como órgano

El páncreas es una glándula con dos funciones principales: función endocrina y exocrina. La función endocrina se encarga de la producción de hormonas como la insulina, el glucagón, la somatostatina, la gastrina y polipéptido pancreático.

Por otro lado, la función exocrina se encarga de la secreción de enzimas pancreáticas, tales como la amilasa, la lipasa o el tripsinógeno.

Importancia de la secreción pancreática

La secreción pancreática, al igual que el hígado, está implicada en el metabolismo de todos los macronutrientes. La digestión de las grasas es dependiente de los ácidos biliares y de la secreción pancreática. Es el nutriente que más se ve afectado por la insuficiencia pancreática o por los problemas hepáticos.

En lo que respecta a las proteínas, su proceso de absorción es dependiente de mecanismos adicionales como, por ejemplo, la pepsina de los jugos gástricos. Por ese motivo, si falla el páncreas, su digestión no se ve tan afectada. Del mismo modo, la absorción de carbohidratos también requiere de mecanismos adicionales al uso del páncreas.

Pancreatitis aguda

No existen datos recientes en España sobre su incidencia. Sin embargo, en Estados Unidos es la tercera causa de ingreso y representa la quinta causa de muerte por enfermedades no malignas. Esta patología puede ser leve o puede derivar en un fallo multiórganico si afecta a más organos.

Pancreatitis crónica

La pancreatitis crónica se caracteriza por la aparición de lesiones irreversibles inflamatorias que conllevan la atrofia de la glándula y la aparición de fibrosis, con la consecuente insuficiencia del órgano.

La pubalgia produce dolores incómodos en la zona abdominal.

Al producirse una insuficiencia en la función endocrina, esta enfermedad se asocia a la diabetes. Por otro lado, la insuficiencia exocrina va asociada a diarrea secundaria a malabsorción de grasas, conocida como esteatorrea. Esto deriva en la malabsorción de vitaminas liposolubles.

Causas

Las causas de esta enfermedad pueden ser tóxico-metabólicas, idiopáticas, genéticas o autoinmunes. El consumo de alcohol o de tabaco pueden derivar en problemas pancreáticos. Dentro de las causas genéticas, se destaca la fibrosis quística, mientras que un ejemplo de origen autoinmune es el síndrome de Sjögren.

Objetivo nutricional ante la insuficiencia pancreática

El objetivo más importante es mantener un adecuado estado nutricional y revertir la desnutrición en el caso de que esta ya esté instaurada. Es frecuente encontrar en este grupo de pacientes individuos con desnutrición y cuadros de hiperfagia que contribuyen a la pérdida de masa muscular.

Es decir, en ocasiones estos sujetos ingieren un exceso calórico a partir de alimentos ricos en grasas para intentar revertir la perdida de peso. Como consecuencia, a raíz del consumo masivo de grasas, se producen diarreas que conllevan la pérdida de otros nutrientes por arrastre, sobre todo de vitaminas.

En segundo lugar, es importante lograr un adecuado control de la glucemia para evitar o retrasar en el tiempo la progresión de la enfermedad diabética, un problema que puede hacer que el paciente requiera insulinoterapia. Una dieta basada en carbohidratos de baja carga glucémica puede ser una buena opción.

El tercer objetivo sería considerar si la absorción de nutrientes está siendo adecuada. Una vez evaluado el estatus de macro y micronutrientes, y teniendo en cuenta la presencia o ausencia de diarreas, hay que individualizar la dieta.

En esta etapa del proceso, la intervención de un dietista-nutricionista es fundamental, ya que será el encargado de adaptar la dieta, sobre todo en lo relativo a su contenido en carbohidratos y proteínas.

Por último, pero no menos importante, hay que valorar los posibles déficits que puedan aparecer derivados de la enfermedad pancreática. Las analíticas tienen que contemplar los valores de vitaminas liposolubles y de minerales para evitar complicaciones derivadas.

La dieta Perricone logra regular las emociones y hacer que no aparezca la sensación de hambre.

Insuficiencia pancreática: planificación dietética

La recomendación nutricional fundamental es mantener una dieta equilibrada y saludable, con un reparto adecuado de macronutrientes. Además, fraccionar la ingesta en varias tomas suele mitigar las molestias digestivas.

En estos sujetos hay que controlar sobre todo la cantidad y el tipo de grasas que se aportan. Las que se toleran mejor son las de origen vegetal y los triglicéridos de cadena media, conocidos como MCTs. Además, pueden utilizarse enzimas pancreáticas para garantizar la digestión de estos macronutrientes, siempre previamente ajustadas a la ingesta diaria.

En lo que respecta a los hidratos de carbono, su aporte depende del estado de la función endocrina del páncreas. De un modo u otro, el conteo de raciones depende de la presencia o ausencia de diabetes. La ingesta de proteínas se rige con base en las recomendaciones internacionales, siempre y cuando no haya más órganos afectados.

Por último, en lo que respecta a la suplementación de vitaminas, es posible que estos pacientes necesiten un extra de vitaminas liposolubles, que son las vitaminas A, D, E y K.

  • Everhart JE, Ruhl CE. Burden of digestive diseases in the United States Part III: Liver, biliary tract, and pancreas. Gastroenterology. 2009;136:1134-44
  • Lowenfels AB, Maisonneuve P, Sullivan T. The changing character of acute pancreatitis: epidemiology, etiology, and prognosis. Curr Gastroenterol Rep 2009;11:97-103