Distintos tipos de grasa que puede tener tu cuerpo

Yamila Papa Pintor · 1 abril, 2018
Existen distintos tipos de grasa que pueden acumularse en nuestro cuerpo, y lo harán en diferentes zonas. además, influye en el lugar el hecho de ser hombre o mujer

Quizás te haya pasado que al hacer ejercicio adelgazas una zona y las demás quedan intactas. Esto se debe a que la grasa que puede tener tu cuerpo no es igual en el vientre que en las piernas. Por ello los ejercicios para bajar cada uno han de ser específicos. Entérate más a continuación.

La grasa no es la enemiga

Hemos crucificado a la grasa al considerarla que es la culpable de nuestra obesidad o de que el traje de baño no luzca como esperamos… Sin embargo debemos tener en cuenta que ¡también la necesitamos!

Diferencias entre obesidad y sobrepeso.

Siempre y cuando se encuentre en porcentajes saludables (3% en los hombres y entre el 8 y el 12% en las mujeres), la grasa nos permite sobrevivir ya que protege los órganos vitales. El organismo utiliza el resto para conseguir energía cuando hacemos algún esfuerzo o trabajo.

Por eso, más allá de los kilos que acusemos en la balanza, es importante conocer cuánta grasa tiene nuestro organismo. Porque incluso tras unas semanas de ejercicio podemos pesar lo mismo -o más- pero haber convertido las reservas de grasa en masa muscular.

No todos acumulamos grasa de la misma manera; es más ‘normal’ que la mujer guarde reservas en las caderas y los hombres en la barriga. Aunque por supuesto siempre habrá féminas con vientre abultado y masculinos con piernas más gruesas.

Dime dónde tienes grasa y te diré como reducirla

Como reducir la grasa en el abdomen

Partiendo de la base de que un poco de grasa no hace mal al cuerpo -sino todo lo contrario- es necesario conocer los diferentes sitios donde la ‘mala de la película’ suele acumularse y generarnos problemas tanto para la salud como la estética.

Básicamente en el cuerpo se guardan tres tipos de grasa según su localización y otras tres más dependiendo su función y la edad en la que aparecen:

1.Grasa visceral

También conocida como grasa dura; se localiza entre los órganos del abdomen y además de ser la más difícil de eliminar es la más peligrosa… ¡Está relacionada con la obesidad, la diabetes y los ataques cardíacos!

Suele ser más frecuente en hombres y para reducirla debemos elegir ejercicios de alta intensidad como por ejemplo el HIIT, el Crossfit o el boxeo. En este tipo de entrenamientos aumentamos el metabolismo y quemamos las grasas (no solo del vientre sino de otras partes del cuerpo).

2.Grasa periférica

Se acumula en las extremidades inferiores y superiores y también se la llama ‘blanda o subcutánea’ por encontrarse debajo de la piel. Aunque no se aloja entre los órganos abarca una zona más extensa del cuerpo. Es más habitual en las mujeres y en glúteos y caderas.

Para poder reducir este tipo de grasa (no es una tarea sencilla) se pueden realizar ejercicios de fuerza que la conviertan en masa muscular. Pero atención, porque si queremos adelgazar las piernas no tenemos que hacer solo ejercicios para piernas. El entrenamiento ha de ser integral: de a poco las grasas se irán ‘despegando’ y eliminando.

3.Grasa intermuscular

Se localiza entre las fibras de los músculos y en comparación con las otras dos, es la grasa que se acumula en menor proporción. Aparece tanto en hombres como en mujeres a medida que envejecen. Podría decirse que no es necesario reducirla a menos que esto genere algún problema en nuestra salud. Los buenos hábitos y una alimentación equilibrada pueden ayudar sobremanera.

Es importante saber que la grasa que puede tener tu cuerpo va cambiando con la edad. Cuando eres niño acumulas aquella que te produce energía y aumenta tu metabolismo; en la adultez tienes la que se almacena y solo podría servirte si pasas días sin comer y al entrar en años aparece la grasa beige, una especie de ‘combinación’ de las otras dos.

Por último, has de tener en cuenta que la grasa puede acumularse en diferentes áreas según nuestros hábitos y alimentación. Por ejemplo si comes muchos azúcares, se notará en tu barriga; si pasas muchas horas sentado aumentará la zona de los glúteos y si notas el estómago, los brazos y la papada flácidos se debe a un exceso de comida.