Consejos de ejercicio y nutrición para facilitar el proceso de duelo

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Abel Verdejo el 21 febrero, 2019
Pilar Gimeno Landa · 20 febrero, 2019
El duelo es un proceso complicado, que la mayoría de personas sufre en algún momento de su vida. En este texto, te ayudamos a superarlo con la ayuda del ejercicio y la nutrición.

El duelo es un proceso que prácticamente toda la población experimenta a lo largo de su vida. Es habitual sentirnos cansados, sin energía e invadidos por la tristeza tras la pérdida de una ser querido. Para que este proceso sea más ‘llevadero’, a continuación te traemos algunos consejos de ejercicio y nutrición muy útiles.

La intensidad y duración del duelo dependen de muchos factores. Algunos de ellos son el vínculo con la persona fallecida, la causa de la muerte y nuestra forma de afrontar estas situaciones.

Es inevitable echar de menos a aquellas personas que ya no están con nosotros. No obstante, con el paso del tiempo, logramos volver a construir nuestra vida sin ellos. En este período, el ejercicio y la nutrición son fundamentales para hacer las cosas menos duras.

4 sugerencias de ejercicio y nutrición para un duelo

1. Pasea durante una hora al día

Lo peor que puedes hacer durante el proceso de duelo es quedarte encerrado en casa. Es normal que no tengas ganas de salir y hablar con la gente, pero es especialmente importante que realices este esfuerzo. Este suave ejercicio te sentará bien tanto física como psíquicamente.

Nuestra recomendación es que lo hagas acompañado. De este modo, al mismo tiempo que haces ejercicio podrás hablar y distraerte. Además, durante la realización de actividad física se segrega serotonina, sustancia que influye en el estado de ánimo. Es por ello que después de hacer deporte nos sentimos en calma y dormimos mejor.

2. Práctica deportes colectivos

Una de las mejores decisiones que puedes tomar durante un proceso de duelo es comenzar a practicar algún tipo de deporte colectivo. Lo más habitual es realizar ejercicio de modo individual: correr, asistir al gimnasio o nadar son uno de los ejemplos más habituales.

En cambio, en esta etapa, es importante buscar el contacto con los demás. Es un buen momento para conocer nuevas personas, crear vínculos y, sobretodo, distraerte por unas horas. Además, al tratarse de deportes colectivos, no hay excusas para no asistir a los entrenamientos o las clases.

Los beneficios de hacer un deporte colectivo cobran mayor importancia durante una etapa de duelo.

Saber que hay personas que están esperándote y que cuentan contigo hará que te entusiasmes por hacer deporte y ocupes tu mente en esta nueva actividad. Además, en la mayoría de los deportes colectivos formados por grupos de aficionados, es habitual que, tras la clase semanal, todo el grupo vaya a tomar algo o haga planes.

Estas prácticas te beneficiarán porque, sin darte cuenta, estarás desconectando, creando nuevos vínculos y disfrutando de la compañía. La combinación de deporte más contacto social será perfecta para ayudarte a superar este complicado momento.

¿Te gusta algún deporte de equipo? ¿Qué deporte se te daban bien cuando ibas al instituto? ¿Tus amigos practican deporte? Quizá sea el momento de ponerte el chándal y comenzar a mover el cuerpo para liberar tu cuerpo y mente.

3. La importancia de una correcta alimentación

Una de las características del proceso de duelo es la falta de energía. Es habitual no tener ganas de hacer nada, no querer salir de casa ni tampoco realizar las tareas más cotidianas. Asimismo, es común que aparezca la falta de apetito junto con las pocas ganas de salir a comprar al supermercado o cocinar.

Esta situación que estamos describiendo se puede convertir en un bucle verdaderamente peligroso. Una alimentación deficiente hace que la falta de energía sea todavía mayor. Como consecuencia, nos sentimos con poca vitalidad y mayor sensación de decaimiento.

Es por ello que es fundamental tener una buena alimentación durante el proceso de duelo. Recuerda realizar cinco comidas al día, tomar todo tipo de nutrientes y mantenerte hidratado. Aunque no lo creas, una alimentación adecuada es una de las mejores medicinas y una fantástica manera de prevenir enfermedades.

Dieta para mantener el peso.

4. Toma infusiones relajantes

Las infusiones son un remedio natural en el proceso de duelo. Esto es debido a que repercuten directamente en el estado de ánimo y favorecen los momentos de calma. Algunas de las más beneficiosas son la hierba de San Juan, el tomillo o la manzanilla.

En aquellos momentos en los que te sientas especialmente nervioso, inquieto o deprimido, las infusiones son una forma natural de proporcionarte calma. Lo único que tienes que tener en cuenta es que, si las tomas de forma habitual, lo más adecuado es que lo hagas acompañado de edulcorante en vez de azúcar.

Como conclusión, queda claro que las heridas emocionales toman su tiempo para sanar, y esto puede variar según las circunstancias que mencionamos antes. No obstante, ejercicio y nutrición son dos aspectos claves que se deben tener en cuenta para atravesar este período de la mejor forma posible.

  • Castillo, L., Meza, E., Garcia, S., Torres, A., Sauri, S., & Martinez, B. (2008). El proceso del duelo. Un mecanismo humano para el manejo de las pérdidas emocionales. Revista de Especilidades Médico- Quirúrgicas. https://doi.org/10.1007/978-3-642-38797-5