¿Es bueno hacer deporte estando resfriado?

Francisco María García · 3 agosto, 2018
Como todo en la vida, el ejercicio resulta muy beneficioso en su justa medida, pero es contraproducente cuando se practica de manera excesiva, y más aún estando resfriados

Una pregunta muy habitual consiste en si es bueno hacer deporte estando resfriado. La respuesta es que depende de los síntomas que se tenga y la cantidad de ejercicio que se haga.

¿Se debe hacer deporte estando resfriado?

Respecto a esto existen muchas posturas, y dos claramente diferenciadas: no, debemos estar en la cama hasta sentirnos mejor; la otra opinión es que hacer ejercicio es la mejor manera de eliminar el virus. En realidad, ambas argumentaciones son aceptables y ciertas en algún punto.

Es cierto que realizar deporte o ejercicio ayuda a combatir el virus que causa el resfriado. Entre otras cosas, porque ayuda a fortalecer el sistema inmunológico.

Chica con alergia entrenando.

Cuando se realiza ejercicio, los glóbulos blancos (encargados de defender el cuerpo de los virus y bacterias), fluyen más fácilmente a través del torrente sanguíneo; con ello se pueden combatir las infecciones más rápidamente.

Por otro lado, la opción de descansar hasta sentirse mejor también es válida. El sistema inmunológico necesita que el cuerpo este descansado y libre de situaciones de estrés, para funcionar mejor y reponer las fuerzas necesarias.

¿Cuándo es adecuado realizar deporte estando resfriado y cuándo no?

Se puede realizar ejercicio y es seguro cuando los síntomas de resfriado son ligeros y tolerables; es el caso de estornudos, congestión o dolor de garganta. Si los síntomas son leves y el paciente se siente bien ejercitando, no habrá ningún problema.

 

Puede ser que los síntomas de resfriado o gripe sean más fuertes e intensos; por ejemplo, la tos, congestión de pecho, fiebre, fatiga, malestar estomacal y dolor muscular. En esos casos, no es conveniente realizar ningún deporte o ejercicio.

Sobre todo, es contraproducente el ejercicio cuando hay fiebre, ya que podría causar deshidratación. En estos casos es recomendable descansar, hacer reposo y tener una buena alimentación para recuperar las fuerzas y sentirse mejor.

¿Cuánto deporte o ejercicio es el adecuado?

El ejercicio regular y moderado fortalece el sistema inmunológico; sobre todo, si va acompañado de una buena alimentación, descanso adecuado y ausencia de estrés. La realización de actividades de minutos diarios o varias veces a la semana, son beneficiosas en la mayoría de las ocasiones.

En cambio, cuando se hace ejercicio intenso y extremo, los efectos que causa sobre el sistema inmunológico pueden volverse negativos. En este caso, si se presenta un resfriado, es recomendable no realizar actividades de alta intensidad; estos ejercicios podrían disminuir los glóbulos blancos, debilitando el sistema inmunológico.

La cantidad de deporte o ejercicio debe ser evaluada junto con los síntomas del resfriado. Siempre es recomendable no realizar actividades exigentes frente a síntomas mínimos, ya que se facilitará un proceso de recuperación más rápido y efectivo.

Abrigarse bien

Si las temperaturas son bajas y el deportista está resfriado, se recomienda utilizar una camiseta térmica; estas prendas mantienen el calor del cuerpo y expulsan el sudor. Si hace mucho frío, lo aconsejable será llevar varias prendas y no una sola gruesa. Es importante abrigarse bien, pero sin exagerar.

Estiramiento de flexiones de cadera.

Taparse nariz y garganta

Con el frío hay que taparse la nariz y la boca, ya que son zonas desprotegidas por donde se respira el aire frío directamente. También es aconsejable cubrirse la garganta, la cabeza y usar guantes.

Estiramiento y calentamiento, cuestiones fundamentales

Si hay síntomas de resfriado, es muy importante realizar un calentamiento adecuado antes de comenzar el deporte y sobre todo hacerlo de manera gradual. Al finalizar la actividad, la mejor opción es un buen estiramiento sin desabrigarse y una ducha con agua caliente.

Buena hidratación y alimentación

El hecho de estar resfriado o con gripe acelera el proceso de deshidratación, por lo que resulta fundamental beber mucha agua, aunque no se tenga sed. También es importante acompañar el deporte con una buena alimentación rica en hidratos, minerales y vitaminas.

En conclusión, el deporte y la actividad física resultan sumamente importante para el buen funcionamiento del organismo. Pero si está en marcha un proceso de resfriados, es fundamental evaluar los síntomas para determinar si se puede o no hacer deporte.