¿Es sano vapear? La alternativa a fumar

Francisco María García · 28 marzo, 2018
Vapear es la nueva moda que poco a poco ha ido sustituyendo en parte a los cigarrillos clásicas, y pese a no ser del todo saludable, si que es mucho más que fumar tabaco

Muchas personas han encontrado en los cigarrillos electrónicos una alternativa, en teoría, más saludable que los cigarrillos. Sin embargo, se han suscitados opiniones encontradas con respecto a las consecuencias que vapear tiene para la salud.

Algunos expertos indican que, aunque no es el hábito más sano que pueda existir, en efecto es considerablemente menos dañino que el cigarrillo; no obstante, hay opiniones de todo tipo.

La popularidad de los cigarrillos electrónicos

Un buen número de fumadores han encontrado en los cigarrillos electrónicos una alternativa muy atractiva y más saludable que inhalar humo de tabaco. La sociedad tiene claro que fumar es sumamente dañino para la salud, y es justamente por esta razón que los cigarrillos electrónicos están teniendo un repunte importante.

Chica joven con un vapeador.

Una de las razones por las cuales los cigarrillos electrónicos se han vuelto tan populares es porque los usuarios tenían la oportunidad de utilizarlos en espacios en los que el cigarro tradicional estaba prohibido. El cigarrillo electrónico se encontraba, hasta hace poco, en una especie de vacío legal.

Era muy común encontrar cada vez más personas y establecimientos con este tipo de alternativas al tabaco. Sin embargo, nuevas regulaciones han cambiado esta situación, lo que lleva a preguntarnos si efectivamente es sano vapear o si se trata de otra practica nociva para la salud.

¿Es sano vapear?

Recientes estudios han indicado que efectivamente vapear en una opción mucho más saludable a inhalar humo de tabaco. Para demostrar esta afirmación, los científicos del CSIC Joan Grimalt y Esther Marco, desarrollaron un método para analizar los diferentes componentes del cigarrillo electrónico contra el cigarro tradicional.

Los científicos explican que, a diferencia del humo del tabaco, los cigarrillos electrónicos tan solo contienen nicotina. En el caso del tabaco, el humo transfiere otro tipo de contaminantes considerados altamente cancerígenos come es el caso del benceno.

Son muchos los principios activos muy dañinos en los cigarrillos; de hecho, los fumadores de tabaco retienen en sus organismos benceno, tolueno, etilbenceno, xilenos, estireno, nicotina y otros derivados.

La Universidad Colegio de Londres también llevó a cabo un estudio con respecto a las consecuencias reales de los cigarrillos electrónicos. Los resultados fueron sumamente positivos para los usuarios de estos dispositivos.

En concreto, el estudio analizó un grupo de individuos que pasaron de fumar tabaco a utilizar cigarrillos electrónicos. Después de seis meses, las sustancias cancerígenas presentes en los organismos de estas personas se habían reducido drásticamente.

La controversia con respecto a los cigarrillos electrónicos

Pese a que diversos estudios han indicado que es considerablemente más sano vapear que fumar tabaco, el tema continúa en el centro de la controversia.

Hay quien asegura que estos estudios carecen de la metodología adecuada para determinar que tan nocivo es este producto. Pese a ello, cada vez más asociaciones reconocen al cigarrillo electrónico como una opción mucho más saludable que el tradicional.

Aspectos como la vulnerabilidad de los antiguos fumadores también está en el medio de la discusión. Ante la aprobación del uso del cigarrillo electrónico, no son pocos los médicos que advierten que el uso del mismo en lugares públicos y la venta sin discriminación, puede tentar a personas que con mucho esfuerzo lograron dejar el hábito de fumar tabaco.

Pese a que el cigarrillo electrónico no contiene las sustancias cancerígenas más nocivas, sí contiene nicotina. Por ello, los antiguos fumadores pueden volver a caer en viejos hábitos nocivos para su salud.

De igual forma, será más fácil para las nuevas generaciones tener acceso a la nicotina como sustancia adictiva y el salto al tabaco puede ser mucho más sencillo.

Vapear y el tabaco

Chica joven fuma con la capucha puesta.

Pese a que vapear se ha convertido en una alternativa más saludable que el tabaco, lo más recomendable es no caer en ninguno de estos hábitos. Es importante educar y concienciar a las nuevas generaciones con respecto a los pros y contras del uso de este dispositivo; ¿es sano vapear?, la respuesta es no.

Después de varios estudios se llegó a la conclusión de que es sano vapear o por lo menos lo es mucho más que inhalar humo de tabaco, aunque ninguno  de los dos hábitos sea aconsejable, sobre todo para personas con sobrepeso.

Es importante recordar que el humo de tabaco contiene una gran cantidad de sustancias, aparte de la nicotina, que resultan mucho más nocivas para la salud en general. Además, como hemos visto el cigarrillo electrónico tan solo contiene nicotina, por lo que constituye una opción en principio menos dañina.