Haz ejercicio con tu familia para divertirte y avanzar en tu proceso

Óscar Dorado· 19 diciembre, 2018
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el fisioterapeuta Abel Verdejo el 18 diciembre, 2018
Si eres de aquellas personas que suele hacer sus entrenamientos de manera individual, quizás haya llegado el momento de plantearse compartir ese momento con los miembros de tu familia. En este artículo, te contamos todo lo que debes saber sobre esta opción.

Los padres son el primer factor que conduce a que los niños lleven un estilo de vida saludable. Por ello, es muy importante que practiquen ejercicio físico de vez en cuando, para aprovechar sus innumerables beneficios.

Los niños están observando cada movimiento de sus padres y reflejan cada una de sus acciones. Si un padre lleva un estilo de vida sedentario, es muy probable que sus hijos también lo hagan.

Hacer ejercicio con tu familia como método de diversión y progreso es una de las mejores maneras de entrenar. Los padres que hacen ejercicio con sus hijos no solo les están enseñando cómo llevar un estilo de vida saludable, sino que también están reforzando los vínculos y creando tradiciones familiares maravillosas.

Sin dudas, es una actividad colectiva que tiene muchos beneficios. Entre otros, fomenta la unión dentro del núcleo familiar, debido al hecho de tener intereses compartidos.

Además, se cultiva una competencia amistosa que hace que todos se esfuercen por sobresalir en el deporte, además de pasar tiempo de calidad juntos. Montar en bicicleta, salir a correr o jugar al fútbol son algunos de los mejores deportes para practicar en familia.

Asimismo, resulta fantástico para los padres que están ocupados y que, en consecuencia, no harían tanto ejercicio como necesitarían sin incorporar a sus hijos en el proceso. Con esto, los adultos del hogar les muestran a los niños una manera saludable de aliviar el estrés y mejorar su forma de pensar mientras ellos practican lo que predican.

A continuación, te proponemos algunos consejos para que tengas en cuenta a la hora de practicar ejercicio con tu familia. ¡Toma nota y, sobre todo, llévalos a la realidad!

Consejos para hacer ejercicio con tu familia

Ponerse en forma como familia no tiene por qué ser muy complejo ni llevar mucho tiempo. De hecho, puede ser divertido y creativo. Aquí tienes algunas recomendaciones muy sencillas para ayudar a tu familia a ponerse en forma y permitir que todos puedan participar y se diviertan:

1. Cambia de actividades periódicamente

En primer lugar, no debes permitir que tu rutina se vuelva extremadamente repetitiva. Hay muchas cosas divertidas que hacer juntos, así que asegúrate de variar tus planes de vez en cuando.

Hacer deporte en familia.

Esto puede traer consigo la implantación de pequeños cambios, como pasar de abdominales a tablas una vez a la semana, o hacer algo completamente diferente de vez en cuando. En cualquier caso, asegúrate de mantener la rutina actualizada y de consultar con el resto de los participantes para asegurarte de que todos sigan divirtiéndose.

2. Mantenerse comprometido

Es importante conservar el compromiso con la nueva rutina, o cada excusa se convertirá en una razón para omitir el entrenamiento. Si la diversión de tus juegos y programas no es suficiente, considera establecer un sistema de recompensa para cada entrenamiento.

Por ejemplo, existen formas divertidas de realizar un seguimiento del progreso, como la creación de una tabla con el nombre de cada miembro de la familia y sus resultados.

3. Muchas opciones

Con los deportes,los miembros de la familia tienen muchas alternativas variables, que permiten que la actividad se mantenga constantemente fresca, emocionante y atractiva.

Las posibilidades son verdaderamente infinitas, y ese es uno de los puntos fuertes: los deportes ofrecen a las familias diversas posibilidades y, por lo tanto, nadie se aburrirá o dejará de verse involucrado.

4. Establece límites

Encuentra la actividad deportiva que mejor funcione para tus hijos y tu familia. Toma las señales de los pequeños o jóvenes y confía en tu intuición.

Hacer ejercicio en familia.

Asimismo, asegúrate de que los límites establecidos sean los que todos los miembros de la familia puedan acordar. Ayuda al niño a aprender a estructurar su propio horario y encontrar un equilibrio personal entre las actividades y el tiempo de reposo.

Antes de acabar, cabe remarcar quelos beneficios del ejercicio son infinitos. Estas ventajas van más allá de combatir las enfermedades cardíacas y otros factores de riesgo de los adolescentes por su mala salud.

Más allá de esto —que no es poco— los deportes ofrecen una alternativa de entretenimiento casi gratuita, que prácticamente todos pueden experimentar. Entonces, resulta esencial que las familias hagan tiempo para hacer ejercicio juntos y que eventualmente esto se convierta en parte de su rutina. ¿Por qué no invitar a los tuyos a probarlo?