Hidratación y deporte, ¿cómo se relacionan?

Antonio Reyes· 8 diciembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por él médico Leonardo Biolatto el 3 diciembre, 2019
La hidratación es un factor muy importante en la salud del deportista, especialmente en el momento de la actividad física. En este artículo te contaremos cómo se relacionan.

Practicar deporte tiene numerosas ventajas. En la mayoría de los casos, cuando nuestro cuerpo comienza a adaptarse a la actividad física, demanda un cambio en el estilo de vida. Esto normalmente conlleva que comencemos a alimentarnos mejor y a dormir más, para que el cuerpo pueda recuperarse del esfuerzo realizado. Además de la alimentación y el descanso, existe otro factor fundamental que debemos tener en cuenta: la hidratación.

Hidratación en el cuerpo humano

El cuerpo humano está formado en un 70 % por agua. La mayor parte de este agua está en el interior de las células, formando lo que se conoce como líquido intracelular. Estas células están bañadas por el líquido extracelular, que también contiene una gran cantidad del agua de nuestro organismo.

Este líquido extracelular también se llama medio interno, y se sitúa alrededor de todos los tejidos bañando las células y en contacto con la circulación sanguínea. Por este motivo, cuando existe un exceso de líquido en el sistema circulatorio, este es expulsado hacia el medio interno y se acumula en los tejidos; así se produce lo que se conoce como edema.

Sin embargo, también puede ocurrir lo contrario. En situaciones en las que existe poco líquido en los vasos sanguíneos, por diferencia de concentración se introduce el líquido del medio interno a la circulación. Esto puede ocurrir tanto en situaciones patológicas como en otras tan saludables como la actividad física.

Actividad física y deshidratación

Durante la actividad física, el cuerpo aumenta sus necesidades nutricionales y metabólicas. Por este motivo, el corazón comienza a latir más rápido y aumenta la frecuencia con la que respiramos.

Personas realizan ejercicios HIIT.

Pero el aumento de la circulación de la sangre requiere refrigeración, ya que este aumento de actividad aumenta la temperatura corporal.

La principal forma de compensar este aumento de la temperatura es mediante la sudoración. Las glándulas sudoríparas recogen líquido del interior del cuerpo para secretarlo al exterior y, de esta forma, gracias al poder refrigerante del agua, se consigue descender la temperatura de nuestra piel y mantenerla en niveles saludables durante la práctica deportiva.

Como el agua se utiliza para refrigerar el cuerpo, perdemos líquido del medio interno y es importante que lo repongamos en la medida de lo posible. Hay que recalcar que el sudor no solo contiene agua, sino que también lleva sales minerales, por lo que con la secreción de sudor se pierde tanto agua como sales minerales esenciales para el buen funcionamiento del cuerpo, como pueden ser el sodio, el calcio o el potasio.

Cómo hidratarse durante el deporte

Es muy importante que la hidratación se garantice cuando practiquemos deporte. Si mantenemos una actividad física intensa durante largos períodos de tiempo,podemos experimentar síntomas de la falta de líquido y minerales como los calambres,mareos o incluso pérdidas momentáneas de consciencia. Para ello, podemos seguir las siguientes pautas:

  • Beber dos vasos de agua unos minutos antes de iniciar la actividad física. También es recomendable beber una vez finalizada, para ayudar al organismo a volver a la situación basal.
  • Es importante también hidratarnos durante la actividad, especialmente si esta es muy intensa. Basta con beber pequeños sorbos de agua cada 5 o 10 minutos.
La hidratación en caminatas en los días de calor es fundamental.

  • Como hemos dicho, también perdemos minerales con el sudor. Para reponerlos, además de la hidratación, es importante comer alimentos ricos en estas sales como un plátano, que contiene glucosa y potasio, justo al terminar la actividad física.
  • En actividades de larga duración o de alta intensidad, podemos tomar bebidas isotónicas, que nos ayudarán a reponer todos los minerales perdidos durante la actividad, además del líquido.

Si nos hidratamos correctamente pero aun así experimentamos síntomas de deshidratación como los calambres o los mareos, debemos saber reconocerlos y parar la actividad física en el acto. En estos casos, mantener el ejercicio puede llevar a síntomas más graves y potencialmente perjudiciales.

  1. Hodge BD, Brodell RT. Anatomy, Skin, Sweat Glands [Internet]. StatPearls. 2018 [cited 2019 Dec 1]. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29489179
  2. Maughan RJ, Shirreffs SM. Dehydration and rehydration in competitive sport. Vol. 20, Scandinavian Journal of Medicine and Science in Sports. Blackwell Munksgaard; 2010. p. 40–7.
  3. Nuccio RP, Barnes KA, Carter JM, Baker LB. Fluid Balance in Team Sport Athletes and the Effect of Hypohydration on Cognitive, Technical, and Physical Performance. Vol. 47, Sports Medicine. Springer International Publishing; 2017. p. 1951–82.