La importancia de los períodos de descanso

Pilar Gimeno Landa · 9 mayo, 2019
¿Sabías que los períodos de descanso son tan importantes como el propio entrenamiento? Si no los respetas, no solo será imposible que alcances los objetivos que te hayas propuesto, sino que también estarás aumentando el riesgo de sufrir lesiones.

Cuando hablamos de ponernos en forma, siempre pensamos en entrenar. Buscamos cuáles son los ejercicios que mejor se adaptan a nuestros objetivos y nos informamos para conocer los más apropiados en relación con nuestra forma física. Sin embargo, ten presente que los períodos de descanso son tan importantes como el ejercicio que realizas.

En el caso de que todavía no estés muy concienciado acerca de la importancia de respetar los períodos de descanso, te recomendamos que sigas leyendo el artículo que aquí te presentamos.

En el siguiente espacio, vas a encontrar toda la información necesaria acerca de las características de los períodos de descanso. Además, te explicamos los motivos por los cuales es tan importante dejar descansar al cuerpo para lograr los objetivos que desees conseguir.

Características de los períodos de descanso

Antes que nada, debes saber que no existe un dato concreto que describa cómo deben ser los períodos de descanso. Sus características varían en función de distintos factores, entre los que se destacan la modalidad deportiva o la intensidad con la que se entrena.

De todos modos, se puede establecer una diferenciación muy clara dependiendo de si la persona realiza deporte en su tiempo libre o lo hace de manera profesional:

  • Deportistas amateurs: si eres de esas personas que practican deporte como una forma de ocio, es importante que descanses al menos dos días a lo largo de la semana. Si el deporte que realizas es de alta intensidad, procura que los días de descanso sean tres.
  • Deportistas profesionales: en el caso de los deportistas profesionales, estos no pueden permitirse el lujo de descansar tres días por semana. Sus objetivos son mucho más ambiciosos y su cuerpo está mejor preparado, por lo que los períodos de descanso serán menores. Aquí resulta difícil dar una cifra concreta, ya que dependerá de la rutina de trabajo que establezca el entrenador, la intensidad del deporte y lo próxima que esté la siguiente competición.
Como se prepara un atleta para competición mentalmente

Importancia de los períodos de descanso

Hasta ahora, hemos remarcado de la importancia de los períodos de descanso, pero todavía no hemos explicado los motivos por los cuales resulta tan relevante. A continuación, enumeramos brevemente las principales razones por las que todas las personas que realizan deporte de forma habitual deben entrenar tan solo unos días a lo largo de la semana:

¿Por qué no pruebas con el descanso activo?

Los períodos de descanso no implican únicamente tumbarnos en el sofá y dejar pasar el tiempo. Debes saber que no ejercitarte del modo que lo haces habitualmente y seguir siendo activo es totalmente compatible.

Para lograrlo, aprovecha tus días de descanso para darte un baño relajante que favorezca la recuperación muscular. Si después aplicas una crema recuperadora, verás cómo te sientes totalmente renovado.

Otra opción es salir a pasear; es una buena forma de pasar tiempo en familia y, al mismo tiempo, seguir estando activo. Camina a paso medio y benefíciate de todas las ventajas que supone realizar ejercicio de baja intensidad al aire libre.

Esto es lo que ocurre si no descansas

Suponemos que, a estas alturas, ya eres consciente de la importancia de respetar los períodos de descanso. Si no es así, te recomendamos que conozcas todas las consecuencias que acarrea realizar ejercicio de forma continuada:

  • Roturas musculares por estrés: realizar ejercicio constantemente supone que los músculos estén tensos de forma continuada. Si no los relajamos ni dejamos que descansen el tiempo necesario, se puede acabar produciendo la rotura de las fibras que lo componen. Este tipo de lesión puede ser de diferente gravedad, pero por lo general, te mantendrán un tiempo lejos de las prácticas deportivas.
Hombre con calambre muscular en el gemelo.

  • Problemas cardíacos: seguro que has notado cómo tus pulsaciones aumentan cuando comienzas a hacer ejercicio. Dependiendo de su intensidad, estas serán más o menos elevadas. Lo que está claro es que son más frecuentes que en aquellos momentos en los que te encuentras en reposo; someter al sistema cardíaco a niveles elevados de exigencia de forma continuada puede generar un aumento en la presión arterial.

Como conclusión, podemos establecer que la clave, al igual que en tantas otras ocasiones de la vida, está en el equilibrio. Si compensas días de trabajo duro con sesiones de descanso, masajes y caminata, de seguro le harás un gran favor a tu cuerpo y podrás mejorar tu rendimiento en el entreno.

  • Garcia-Mas, A., Aguado, F. J., Cuartero, J., Calabria, E., Jiménez, R., & Pérez, P. (2003). Sueño, descanso y rendimiento en jóvenes deportistas de competición. Revista de Psicología Del Deporte.