Mantén la mente fuerte con ejercicio a diario

Yamila Papa Pintor · 20 julio, 2018
Como siempre te recomendamos, hacer ejercicio a diario tiene un impacto directo en nuestra salud física y mental; existen multitud de deportes y modalidades para practicar, escoge la tuya y pasatelo en grande mientras te cuidas

Mucho se habla de los beneficios que hacer ejercicio a diario tiene para nuestro físico y sin embargo, se le resta importancia a las ventajas a nivel cognitivo. En este post te contaremos cómo el entrenamiento te permite tener una mente fuerte.

Hacer ejercicio a diario es bueno para el cerebro

Por supuesto que todo depende de la disciplina, de la intensidad, de la frecuencia y de cada deportista en particular, pero lo cierto es que cuando entrenamos no solo el cuerpo mejora, sino también el cerebro.

Con una rutina de tres veces por semana, al menos 30 minutos por sesión, los beneficios comienzan a notarse en un mes aproximadamente. Y lo más curioso de todo es que apenas abandonamos, estos efectos también desaparecen, pero más rápidamente. Entre las mejoras a nivel cognitivo y emocional del ejercicio encontramos:

1. Reduce la ansiedad y la depresión

Tanto si hacemos ejercicio de cardio o anaeróbico (levantamiento de pesas por ejemplo) entre 20 y 60 minutos por sesión como mínimo tres veces por semana, el cuerpo libera endorfinas. Estas hormonas actúan sobre el cerebro, el cual experimenta serenidad y bienestar.

Beneficios de practicar ciclismo a cualquier edad.

A su vez, con la producción de otras hormonas como la dopamina, la serotonina y la noradrenalina podemos regular muchas emociones, como por ejemplo la ira, la angustia o los nervios.

2. Aumenta la concentración

Para tener un cerebro fuerte y sano es fundamental que pueda enfocarse en la actividad que está realizando. Con el ejercicio a diario podemos lograrlo ya que la rutina requiere de concentración para llevar a cabo las técnicas, las repeticiones o los movimientos adecuados.

Chica concentrada en un entrenamiento tipo TRX.

Seguir una rutina de entrenamiento mejora la circulación sanguínea y esto está íntimamente relacionado con la concentración. Así es, ya que la mente recibe más oxígeno y puede pensar claramente, además de estar más despierto.

3. Experimentamos mayor umbral del dolor

También debemos agradecer este efecto a la liberación de endorfinas, las cuales inhiben las fibras nerviosas encargadas de transmitir dolor. Estas hormonas son consideradas como ‘analgésicos naturales’ y se producen en mayor medida cuando hacemos ejercicio.

4. Te da más seguridad

La inseguridad puede experimentarse en cualquier aspecto de la vida, desde hablar en púbico hasta invitar al cine a quien te gusta. Si te preocupas demasiado o le temes a los cambios, quizás se deba a que no estás seguro de ti mismo.

Lo bueno es que eso se puede solucionar haciendo ejercicio a diario. Así es, ya que a medida que consigues tus objetivos tu autoestima aumentará y podrás hacer cosas que antes ni te imaginabas… ¡Y eso es porque tu mente está más fuerte y confiada!

5. Mejora el rendimiento y las funciones cognitivas

Si tu empleo requiere no solo concentración sino también nuevas ideas que implementar o documentos que redactar, quizás hacer ejercicio puede ser lo que necesitas para rendir más. Lo mismo si estás estudiando y últimamente te cuesta mucho retener información o comprender lo que lees.

Los beneficios a nivel cognitivo se relacionan también con una mejora en la realización de cálculos matemáticos, una mayor memoria y un control en la conducta. Todo esto se debe a que hacer ejercicio a diario aumenta la producción de una neurotrofina encargada, entre otras funciones, de fortalecer zonas como el córtex y el hipocampo.

6. Reduce enfermedades neurodegenerativas

El Párkinson o el Alzheimer son enfermedades del tipo neurodegenerativo. Hasta el momento no hay cura para ninguna de ellas, pero sí tratamientos que reducen los síntomas o retrasan su aparición. Hacer ejercicio, al reforzar la mente, podría ser de mucha utilidad en personas con riesgo de padecer ambas patologías.

El deporte en los adultos mayores es divertido y entretenido.

7. Nos permite seguir normas

Esto no quiere decir que seamos personas ‘fuera de las leyes’ pero sí que en ocasiones no hacemos las cosas como se nos explican o indican. Cuando practicamos deporte aceptamos las normas impuestas por los instructores pero además respetamos al otro, tenemos un mayor nivel de compañerismo y de responsabilidad hacia el grupo, incluso si se trata de una disciplina individual.

La empatía, la autodisciplina, la perseverancia, la tolerancia a las frustraciones, el autoconocimiento y la disminución de la agresividad son otros de los beneficios de hacer deporte a diario para nuestro cerebro.