Piernas hinchadas: principales causas y tratamiento

Antonio Reyes · 27 octubre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por él médico Leonardo Biolatto el 25 octubre, 2019
Las piernas hinchadas son uno de los síntomas de la retención de líquidos. Esta retención puede ser debida a malos hábitos de vida o tener una patología subyacente.

Un problema muy frecuente entre la población general, sea deportista o no, es la retención de líquidos. Aunque la retención de líquidos como tal es una afección frecuente, normalmente suele ir asociada a hábitos dietéticos malos o a la falta de actividad física.

En algunos casos podemos experimentar esta retención en las piernas, especialmente en tobillos y rodillas. En el presente artículo vamos a ver por qué debemos prestar más atención a las piernas hinchadas por retención de líquido, cuáles son sus causas y su posible tratamiento.

Fisiología de la retención de líquido

Para entender las causas por las que se puede acumular líquido en las piernas, debemos entender cómo se produce esta acumulación.  El corazón es una bomba que está continuamente bombeando sangre al árbol vascular, que recorre todo el cuerpo para oxigenarlo y aportarle los nutrientes que necesita.

Cuando la sangre sale del corazón por las grandes arterias, estas cuentan con una pared gruesa que les permite llevar la sangre a gran presión. Sin embargo, cuando la sangre pasa por los capilares y llega al territorio venoso, se encuentra con unos vasos con poca capacidad contráctil, que además deben llevar la sangre de vuelta al corazón en contra de la gravedad (salvo en el cerebro).

Si existe demasiado líquido circulando por la ineficacia del corazón o del sistema venoso, el líquido se acumulará en las venas. Cuando hay una acumulación de líquido en un vaso, el cuerpo coge parte de ese líquido y lo lleva a los tejidos para que no haya una sobrecarga cardiovascular. Cuando esto ocurre en las piernas, se nos hinchan por la retención; este fenómeno se conoce como edema.

Causas de las piernas hinchadas

Ahora que entendemos cómo se acumula el líquido, podemos enumerar las causas por las que se produce, especialmente en las piernas:

  • Un fallo en el sistema cardiovascular podrá producir retención de líquidos, que se hará más manifiesta en los miembros inferiores debido a que, por la gravedad, el líquido tiende a acumularse ahí. La insuficiencia cardíaca de las cavidades derechas del corazón hace que se acumule la sangre en el sistema venoso, por lo que el cuerpo expulsará el líquido hacia los tejidos.
Las piernas hinchadas se pueden mejorar con algunos cambios de hábitos.

  • Una insuficiencia venosa —trombosis— o del sistema linfático, que es el que recoge el líquido del tejido y lo devuelve al torrente circulatorio, también se manifestará como retención o edema en las piernas. Las varices son una manifestación de mala circulación en las piernas, y este líquido que se acumula pasará a los tejidos y notaremos las piernas hinchadas.
  • Cuando hay pocas proteínas en la sangre, el cuerpo lo interpreta como que existe demasiado fluido en circulación y expulsa parte hacia los tejidos. Aquellas enfermedades que impliquen pérdida de proteínas podrán provocar retención de líquidos. Este es el caso de algunas enfermedades del hígado o del riñón, como el síndrome nefrótico.
  • La insuficiencia renal es la incapacidad del riñón de filtrar correctamente el líquido de nuestra circulación. Por lo tanto, el líquido se acumulará en nuestro cuerpo.
  • Otras causas no patológicas pueden ser simplemente debidas a malos hábitos. Por ejemplo, el sedentarismo, una dieta demasiado alta en sal o en alimentos procesados hará que retengamos líquido.

Tenemos que tener en cuenta que la mayoría de las causas enumeradas son debidas a patologías, y que son más frecuentes en personas mayores por insuficiencia de algún órgano o sistema. En personas jóvenes, la retención de líquido suele ser causada por malos hábitos de vida y será, en principio, fácilmente corregible.

Tratamiento de las piernas hinchadas

El tratamiento irá encaminado a hacernos perder líquido del organismo. De esta forma, el líquido acumulado en los tejidos de las piernas será recogido y devuelto a la circulación. Vamos a enumerar algunas formas mediante las que podemos combatir este problema:

  • Es muy importante que practiquemos ejercicio físico, ya que el líquido es utilizado para el metabolismo de algunos macronutrientes y para refrigerar el organismo cuando realizamos actividades intensas.
El ejercicio físico es un buen remedio para las piernas hinchadas.

  • Es imprescindible, especialmente si sufrimos de alguna enfermedad cardiovascular, reducir el consumo de sal al mínimo. La sal aumenta la presión sanguínea y atrae por ósmosis al agua. Por lo tanto, nos hará retener líquido.
  • Seguir una dieta equilibrada y consumir alimentos de origen natural. Debemos evitar los alimentos procesados, de alto contenido en sal.
  • Beber mucha agua. De esta forma estimularemos la filtración de líquido por parte de nuestros riñones.
  • Si aun así no nos libramos de esta hinchazón y nuestros riñones están en buenas condiciones, podemos consultar con un médico para añadir algún complemento alimenticio con propiedades diuréticas, como la cola de caballo.

Si nada de esto es efectivo porque existe una patología subyacente, tendremos que ir más allá. Será necesario tomar algún fármaco diurético, como la furosemida, siempre con la asesoría y el seguimiento de un médico especialista.

  • Causes and signs of edema - InformedHealth.org - NCBI Bookshelf [Internet]. [cited 2019 Oct 23]. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK279409/
  • Gorman w. P, Davis KR, Donnelly R. Swollen lower limb—1: General assessment and deep vein thrombosis. BMJ. 2000 May 27;320(7247):1453–6.
  • Wright NB, Carty HML. The swollen leg and primary lymphoedema. Arch Dis Child. 1994;71(1):44–9.