¿Qué es el balance de energía?

11 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el especialista en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte Marcos Castro Alonso
Actualmente, una de las grandes preocupaciones de la sociedad es el peso corporal. Lo que muchos desconocen es que un peso idóneo está íntimamente relacionado con un buen balance de energía.

Después del periodo vacacional, muchos de nosotros tenemos propósitos nuevos, y uno de los más habituales es la pérdida de peso. Lo mismo le sucede a los deportistas, quienes muchas veces ven comprometido su balance de energía dependiendo de la altura de la temporada en la que se encuentren.

Sin embargo, en muchos casos se desconoce el peso que tiene un factor diferencial en este aspecto: el balance energético. En el artículo de hoy, conoceremos todo lo que debemos saber sobre este concepto, aprenderemos cómo conseguirlo y veremos su importancia a la hora de lograr los objetivos que nos proponemos.

¿Qué es el balance energético?

Nuestro cuerpo, como cualquier otro tipo de mecanismo a motor, necesita un sustento energético (es decir combustible) para funcionar. En el ser humano, esto se consigue gracias a la ingesta de alimentos. De este modo, podríamos definir el balance de energía como el equilibrio que pretendemos lograr ingiriendo la misma cantidad de energía que gastamos.

¿Qué tipos de balance podemos encontrar?

Podemos encontrar tres diferentes tipos de balance energético, que se verían reflejados en la ganancia o en la pérdida de peso:

  • En primer lugar, el balance energético neutro, con el que mantendremos el peso estable debido al equilibrio entre la ingesta y el gasto.
  • Por otro lado, el balance energético negativo. En este caso se logra la pérdida de peso, puesto que se ingiere menos cantidad de energía que la que se consume.
  • Finalmente, el balance energético positivo, caso en el que tendremos un excedente de energía por ingerir más de lo que vamos a consumir.

¿Cómo podríamos alcanzar un balance de energía idóneo?

Para poder lograr un balance energético idóneo, deberemos tener muy presentes las necesidades específicas de cada individuo, ya sea deportista o no. Al mismo tiempo, es necesario prestar gran atención al estilo de vida, o bien a la modalidad deportiva que practica la persona en cuestión.

El exceso de proteínas nunca tendrá como resultado una condición física óptima.

Si queremos optimizar nuestro rendimiento y conseguir el balance energético que más se adecue a nuestras necesidades, deberemos tener presentes los diversos factores que pueden alterar la ingesta calórica de cada uno. Estos serán factores subjetivos que, como hemos mencionado, deberemos individualizar y analizar por separado.

Por lo tanto, podemos afirmar que no existe un balance de energía estándar, sino que iremos adaptándolo en función de las necesidades específicas de cada individuo.

Importancia de un programa nutricional adecuado

Para poder asegurar que la ingesta que realizamos es la adecuada para lograr el balance de energía, será necesario hacer especial hincapié en nuestra dieta y conseguir adaptar un programa nutricional a nuestras características físicas y a los hábitos de vida.

Si lo que buscamos es mejorar el rendimiento o la calidad de vida, es tan importante tener un correcto equilibro energético como realizar un entrenamiento de calidad y optimizar los tiempo de descanso.

Beneficios de un buen balance energético

Conseguir un buen buen balance de energía puede reportar una serie de beneficios muy interesantes para la salud del deportista:

  • Mantenimiento del sistema inmunitario en buen estado.
  • Conservación de la masa magra en una forma óptima.
  • Mayor rendimiento deportivo.
  • Funcionamiento correcto del sistema reproductivo.

Los macronutrientes en el balance energético

Podríamos definir a los macronutrientes como aquellos nutrientes que suministran gran parte de la energía metabólica que necesita el cuerpo. En el mundo del deporte, los más importantes son los carbohidratos y las proteínas.

Los carbohidratos tienen como objetivo reponer y mantener los depósitos de combustibles en unos niveles adecuados. En cambio, las proteínas tienen como función mejorar el tiempo y la calidad de reparación de los tejidos musculares después de haber recibido estímulos estresantes.

Ambos factores, junto con la intensidad y el tiempo de práctica deportiva, determinarán cuáles son las demandas energéticas de cada individuo, por lo que no debemos generalizar. A continuación, analizaremos ambos factores por separado.

Mujer consume carbohidratos, los cuales son muy importante para el balance de energía.

Carbohidratos, rendimiento y balance de energía

Como hemos mencionado anteriormente, la intensidad del ejercicio está íntimamente relacionada con los carbohidratos, pues que son los encargados de mantener los depósitos de energía estables.

Para poder obtener un buen balance energético, deberíamos introducir alrededor de un 60 % de carbohidratos en el total de la dieta del deportista. No obstante, consultar con un profesional de la nutrición es siempre la mejor alternativa antes de hacer cambios en la dieta.

Al mismo tiempo, si queremos un resulto óptimo, será importante prestar atención al momento de ingesta de estos carbohidratos. Es decir, debemos decidir si los consumimos antes, durante o después del entrenamiento.

Necesidades proteicas en el deporte

Actualmente, podemos afirmar que los deportistas requieren una gran cantidad de proteínas para obtener un buen balance de energía. No obstante, estos requisitos no serán los mismos para alguien que entrene fuerza que para un deportista que entrene resistencia.

Será importante, en el caso de las proteínas, prestar especial atención a la calidad de las mismas. En el mercado actual nos encontramos con diversos productos que no poseen la calidad aconsejada y que puede ser prejudiciales para la salud.

Asimismo, las proteínas de suero, de soja o de huevo deberían estar presentes en nuestro programa nutricional si queremos que el balance energético sea el idóneo.

Las grasas y el balance de energía

Aunque pueda parecer erróneo en un principio, las grasas son un factor importante dentro de una dieta. En la medida adecuada, estas proporcionan altas cantidades de energía, así como vitaminas A, D o E. 

Conclusiones

Como hemos podido observar, conseguir un balance de energía idóneo no es una tarea tan sencilla como podríamos imaginar. Sin embargo, si prestamos atención a las características y necesidades específicas de cada individuo en particular, podremos lograr un resultado óptimo sin tirar la toalla a las primeras de cambio.

  • Joint Position Statement: Nutrition and athletic performance. American College of Sports Medicine, American Dietetic Association, and Dietitians of Canada. Medicine and Science in Sports Exercise 2000, 32:2130–2145.
  • Meredith CN, Zackin MJ, Frontera WR, Evans WJ: Dietary protein requirements and body protein metabolism in endurance- trained men. Journal of Applied Physiology 1989, 66:2850–2856.