¿Qué sabes del sobreentrenamiento?

Yamila Papa Pintor · 11 octubre, 2018
El sobreentrenamiento también implica la falta de reposo y de recuperación de los músculos luego de ejercitar, esto es algo sumamente importante, ya que los músculos necesitan descansar para curar las fibras que se han roto durante la actividad

Aunque no lo creas, el sobreentrenamiento puede provocar lesiones, fatiga muscular e impedir el cumplimiento de los objetivos marcados. Por eso debes ser muy cuidadoso para evitar recargar los músculos o que tus rutinas sean mucho más exigentes de lo que tu cuerpo pueda soportar. Te contamos más en el siguiente artículo.

¿Qué es el síndrome del sobreentrenamiento?

Se conoce como síndrome del sobreentrenamiento al exceso de ejercicio físico en cuanto a intensidad, frecuencia o volumen de la rutina. Esto quiere decir ir al gimnasio todos los días, levantar mucho más peso del que debemos o elegir disciplinas para las que no estamos preparados, como por ejemplo una maratón.

Pero no solo tiene que ver con ir a dormir pronto o no cumplir con las ocho horas de sueño ‘reglamentarias’ cada noche, sino con no permitir a los músculos recuperarse de un día para el otro. Cuando entrenamos a diario, las fibras no se reparan y es más fácil sufrir lesiones, así como también fatiga.

El sobreentrenamiento suele darse en atletas profesionales cuando no existe una buena planificación de la rutina o en el caso de que se estén preparando para una competencia importante (por ejemplo, de los boxeadores o de los deportistas olímpicos).

Las consecuencias y riesgos del sobreentrenamiento.

De lo que muchos no se dan cuenta es que este exceso de ejercicio es contraproducente, ya que puede incluso arruinar una carrera deportiva cuando las lesiones son muy graves o requieren de tratamientos prolongados.

El síndrome del sobreentrenamiento puede estar causado por diversos factores; algunos de ellos tienen que ver con un claro disgusto por nuestro cuerpo o nuestra performance. En otros, es una especie de adicción que genera bienestar mientras se está desarrollando el ejercicio y luego produce depresión, ansiedad o angustia en las etapas de reposo.

En este último caso, tiene que ver mucho la acción de hormonas como la adrenalina (que aumenta durante una actividad enérgica) y la serotonina (que produce buen humor cuando está en dosis elevadas).

Síntomas de sobreentrenamiento

En la teoría todo parece muy sencillo, pero en la práctica no lo es tanto, sobre todo cuando no podemos identificar que estamos entrenando demasiado (o más de lo que nuestro cuerpo puede soportar).

La ‘buena noticia’ es que el cuerpo nos da señales muy específicas al respecto. Solo es cuestión de prestarles atención. El sobreentrenamiento tiene las siguientes consecuencias:

  • Recuperación lenta o incompleta
  • Dolor muscular que no cesa
  • Fatiga persistente
  • Sensación de piernas cansadas o ‘pesadas’
  • Pérdida de motivación (o necesitar cada vez mayores desafíos)
Cuando hay que cambiar de rutina.
Aburrirnos o acostumbrarnos en exceso a una rutina, baja la motivación.
  • Irritabilidad, cambios en el humor
  • Depresión, ansiedad, angustia cuando no se entrena
  • Cambios en el apetito (momentos de gula y otros de apatía)
  • No ver resultados en relación a lo que se entrena (estancamiento o retroceso)
  • Problemas para dormir, pesadillas, insomnio
  • Aumento de la frecuencia cardíaca (pulso) cuando no se está haciendo ejercicio
  • Necesidad de descansar todo el tiempo
  • Falta de concentración y de memoria
  • Calambres musculares
  • Dificultad para relajarse (por tener los niveles de adrenalina muy altos)
  • Lesiones frecuentes
  • Malestares estomacales, diarrea, vómitos, acidez
  • Susceptibilidad a enfermedades respiratorias

¿Cómo evitar el sobreentrenamiento?

Las manifestaciones de que estamos entrenando demasiado son diferentes en cada deportista; sin embargo se pueden reconocer con solo prestar un poco de atención.

Si has notado un puñado de síntomas de sobreentrenamiento, es necesario que dejes de entrenar durante dos semanas. Sí, así como lo estás leyendo. Aunque te parezca imposible en este momento del año, con un calendario competitivo ajustado o con una necesidad de alcanzar cierto objetivo.

Busca ayuda con un entrenador deportivo para que te ayude a armar un calendario eficaz que incluya ejercicio pero sobre todo periodos de recuperación. Quizás incluso te indique que debes reducir el nivel de intensidad o frecuencia con que entrenas.

Ten en cuenta que el sobreentrenamiento no es bueno para tu salud, tanto física como emocional. A diferencia de lo que se cree, entrenar de más te predispone a las lesiones y a un retroceso en todo lo que has conseguido hasta ahora. Por eso, en muchos casos, es mejor parar y descansar un poco. ¡Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán!

Suay, F., Ricarte, J., & Salvador, A. (2007). Indicadores psicológicos de sobreentrenamiento y agotamiento. Revista de Psicología Del Deporte.