Relación entre la actividad sexual y el rendimiento deportivo

Antonio Reyes · 6 septiembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por él médico Leonardo Biolatto el 5 septiembre, 2019
Existe la creencia de que la actividad sexual interfiere con el rendimiento deportivo. En este artículo veremos qué hay de cierto en estas teorías.

En numerosas ocasiones se ha hablado de que la actividad sexual es muy beneficiosa para nuestra salud. Entre sus beneficios más destacados están el aumento de las endorfinas y de hormonas como la dopamina, que nos ayudan a mantener un buen estado de ánimo y a liberar estrés acumulado.

Además, esta actividad conlleva un gasto de calorías que podría considerarse un ‘plus’ a nuestra actividad física diaria. Pero no está exento de controversia, ya que muchos artículos en la red aseguran que la actividad sexual puede disminuir nuestro rendimiento deportivo. En este artículo vamos a aclarar la relación que existe entre la actividad sexual y el rendimiento deportivo.

Actividad sexual: beneficios

La actividad sexual, tanto si es con una pareja o en solitario, es beneficiosa en muchos aspectos. Vamos a ver en mayor profundidad algunos de estos beneficios para relacionarlos con las posibles alteraciones en el rendimiento deportivo.

  • Fortalece el sistema inmune, ya que nos exponemos a bacterias inocuas que pueden asimilarse a algunas virulentas. De esta forma, cuando entremos en contacto con estas bacterias, nuestras defensas ya estarán preparadas.
  • Ayuda a combatir el estrés, gracias a la liberación de algunas hormonas como la dopamina, que activan el sistema de la recompensa y nos ayudan a sentirnos realizados. Además, esto también puede ayudar a mejorar la autoestima.
  • Mejora la salud cardiovascular. Esto se debe a que, mientras dura el proceso, se liberan sustancias vasodilatadoras que reducen los niveles de presión arterial.
  • Como dijimos antes, se podría considerar como una ligera actividad física. Las relaciones sexuales, especialmente en pareja y mantenidas durante más de 30 minutos, podrían quemar tantas calorías como salir a correr a un ritmo moderado.
Un nivel alto de actividad sexual puede tener consecuencias en el rendimiento del entrenamiento del día después.

  • Las endorfinas y la prolactina son hormonas que se secretan una vez alcanzado el orgasmo. Estas hormonas son las responsables de la somnolencia característica tras el clímax. Nos ayudan a relajarnos y a conciliar mejor el sueño.

Actividad sexual y rendimiento deportivo

En muchas ocasiones se ha asegurado que el sexo o la masturbación pueden perjudicar el rendimiento deportivo. La principal teoría que se ha empleado para realizar esta afirmación es que, especialmente en hombres, durante el sexo se produce una liberación y disminución de niveles de testosterona, que es la principal hormona anabólica masculina y con gran importancia en el rendimiento. En mujeres, una alteración en los niveles de estrógenos podría producir efectos similares, aunque en menor medida.

Pues bien, esta teoría no es más que un bulo. La actividad sexual habitual no es perjudicial en absoluto para nuestro rendimiento, y de hecho es muy beneficiosa, salvo en determinadas ocasiones que vamos a puntualizar.

Cómo mejora nuestro rendimiento deportivo

Aumenta los niveles de testosterona

No solo la actividad sexual no reduce los niveles de esta hormona, sino que estimula su secreción a la sangre desde los testículos. Esto potencia la libido o el deseo sexual, además de estimular el anabolismo muscular, la génesis de fuerza y la mejora en general del estado de forma y el rendimiento deportivo.

Ayuda a descansar mejor

Como apuntábamos antes, la secreción de determinadas sustancias después del orgasmo nos ayudan a conciliar el sueño y a reducir el estrés. Esto hace que nuestro sueño sea más profundo y reparador.

La mejora en el descanso no solo nos ayuda a recuperarnos mejor de los esfuerzos, también estimula la secreción de la hormona del crecimiento, que nos permitirá crear más masa muscular y mejorar el rendimiento deportivo.

La actividad sexual puede repercutir en cansancio en el entrenamiento.

Cuándo puede ser perjudicial

La actividad sexual es muy beneficiosa para la salud y cualquier experto en el tema recomendará practicarla de forma habitual. Sin embargo, cuando practicamos un determinado deporte y queremos que nuestras sesiones de entrenamiento sean productivas, debemos evitar la actividad sexual minutos antes de la sesión.

Esto se debe a que, como ya hemos explicado, la práctica sexual produce liberación de hormonas que nos tranquilizan y nos producen somnolencia. Este estado es lo que queremos evitar antes de entrenar, ya que lo mejor es afrontar un entrenamiento con energía y vitalidad.

Por ello, recomendamos aplazar la actividad sexual a momentos que estén alejados del comienzo de nuestra sesión de entrenamiento, como por ejemplo antes de irnos a dormir.

  • Anshel, M. H. (1981). Effects of Sexual Activity on Athletic Performance. The Physician and Sportsmedicine, 9(8), 64–68. https://doi.org/10.1080/00913847.1981.11711137
  • Stefani, L., Galanti, G., Padulo, J., Bragazzi, N. L., & Maffulli, N. (2016). Sexual Activity before Sports Competition: A Systematic Review. Frontiers in Physiology, 7, 246. https://doi.org/10.3389/fphys.2016.00246
  • Zavorsky, G. S., Vouyoukas, E., & Pfaus, J. G. (2019). Sexual Activity the Night Before Exercise Does Not Affect Various Measures of Physical Exercise Performance. Sexual Medicine, 7(2), 235–240. https://doi.org/10.1016/j.esxm.2018.12.002