Sarcopenia: qué es y como combatirla

Antonio Reyes · 16 octubre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por él médico Leonardo Biolatto el 15 octubre, 2019
La sarcopenia es una enfermedad progresiva, de origen multifactorial y asociada a la edad. Conlleva pérdida de masa muscular y fuerza.

Desde finales de nuestra segunda década de vida podemos empezar a notar los síntomas de la edad. Estos síntomas van manifestándose cada vez más y pueden limitar la calidad de vida. Depende de nosotros combatirlos, ya que de esta forma tardarán más en aparecer. Uno de los que más puede afectar a la salud es la sarcopenia.

¿Qué es la sarcopenia?

Se trata de una enfermedad de carácter progresivo y generalizado que afecta a los músculos esqueléticos. Esta es una enfermedad reumatológica que implica la pérdida de masa muscular, de fuerza y del rendimiento deportivo. La sarcopenia es la responsable, junto con el sedentarismo, de que las personas de avanzada edad tengan mucha menos movilidad y autonomía.

Su causa es compleja y multifactorial. Se piensa que está relacionada con el sedentarismo o con la inactividad provocada por algunas enfermedades reumatológicas o degenerativas. También está ligada a la pérdida de hormonas anabólicas, como la testosterona.

Causas de la sarcopenia

Como ya hemos adelantado, la sarcopenia tiene un origen multifactorial. En este apartado vamos a ver de forma más detallada los posibles mecanismos por los que se empieza a perder masa muscular con la edad.

Estilo de vida sedentario

Probablemente sea la principal causa de pérdida de masa muscular en edades medias. Es habitual que en trabajos de oficina, en los que pasamos la mayor parte del día sentados, nuestro gasto calórico sea muy bajo y apenas trabajemos nuestra musculatura.

Esto provoca que disminuya la masa muscular por desuso y aumente el porcentaje graso. La mejor forma de combatir este estilo de vida es comenzar a ejercitarnos y a practicar deporte, sobre todo el de fuerza.

Una de las principales causas por las que las personas se vuelcan a la vida fitness es la mejora del estado físico en general.

Enfermedades reumatológicas

La aparición de enfermedades reumatológicas a determinadas edades puede provocar un estilo de vida sedentario forzado. Ciertas patologías como la artritis reumatoide o la artrosis provocan una disminución del tiempo diario de actividad y, nuevamente por desuso, acabamos perdiendo tejido muscular.

Pérdida de hormonas anabólicas

Tanto en hombres como en mujeres, la pérdida de hormonas sexuales como la testosterona —también presente en mujeres, aunque en menor concentración—, determina un menor anabolismo muscular y una mayor pérdida de tejido útil.

Otra hormona muy importante que baja sus concentraciones con la edad es la hormona del crecimiento, fundamental en la génesis de nuevo tejido muscular y en la hipertrofia.

Tratamiento de la sarcopenia

Aunque no hay una píldora que nos haga recuperar masa muscular, sí que podemos retrasar su pérdida en gran medida mediante un estilo de vida activo y una alimentación adecuada. En este apartado veremos punto por punto cuáles son las mejores formas para evitar la pérdida de masa muscular asociada a la edad.

El deporte de fuerza

Se ha demostrado que el deporte de fuerza puede ser un gran aliado contra la pérdida de masa muscular. Se han obtenido grandes resultados en la preservación de músculo magro realizando ejercicio con pesas, con bandas elásticas o con el propio peso corporal.

Además, la preservación de músculo favorece que tengamos un metabolismo elevado, por lo que se reduce la acumulación de grasa, la cual también se asocia a la edad.

Seguir una alimentación adecuada

Tener una alimentación acorde a la actividad física es fundamental. Además, evitar alimentos procesados es muy importante, ya que pueden ser nocivos para la salud, y especialmente con la edad.

Cocinar sin aceite no solo es sencillo, sino que también nos permite cuidar nuestra salud.

Es vital mantener una ingesta de proteínas elevada, ya que la proteína es la encargada del mantenimiento de la estructura de las fibras musculares, tanto en su crecimiento como en su reparación. Para ello, podemos ayudarnos de algunos suplementos.

Tratamiento farmacológico

Por último, en determinados casos, cuando la sarcopenia se hace muy evidente y no somos capaces de realizar actividad física de fuerza —por enfermedades como las que comentamos antes— es recomendable acudir a un profesional de la salud. Este experto nos puede recetar algunos fármacos que evitan el catabolismo muscular para así preservarlo más fácilmente.

  • Law TD, Clark LA, Clark BC. Resistance Exercise to Prevent and Manage Sarcopenia and Dynapenia. Annu. Rev. Gerontol. Geriatr. [Internet]. 2016 [cited 2019 Oct 12];36(1):205. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27134329
  • Santilli V, Bernetti A, Mangone M, Paoloni M. Clinical definition of sarcopenia. Clin. Cases Miner. Bone Metab. [Internet]. 2014 Sep [cited 2019 Oct 12];11(3):177–80. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25568649