Tipos de anemias

Este artículo fue redactado y avalado por la nutricionista Lucía Corral
8 julio, 2019
¿Sospechas que podrías estar padeciendo anemia? Acude al médico y ten en cuenta que existen muchos tipos de anemias, todos producidos por causas distintas.

La anemia es el estado patológico caracterizado por la reducción de la capacidad de la hemoglobina de los hematíes de suministrar el oxígeno necesario a los tejidos. Pero, ¿qué es un hematíe? ¿Y la hemoglobina? ¿Cuántos tipos de anemias existen? Respondemos estas inquietudes en el siguiente artículo.

Hematíe o glóbulo rojo

Los hematíes son células sanguíneas sin núcleo, con forma de disco bicóncavo. Son sintetizados en la médula ósea a partir de células madre —célula eritropoyética— que se van diferenciando hasta formar glóbulos rojos maduros.

Para que nazcan, es necesario que la célula madre se divida y duplique su ADN. Este proceso necesita vitamina B9 o ácido fólico y vitamina B12 para poder concretarse.

Los glóbulos rojos contienen una proteína llamada hemoglobina, que es la encargada de transportar el oxígeno y retirar del cuerpo el dióxido de carbono, un producto de desecho. La hemoglobina es la responsable del color rojo de la sangre, debido a su contenido de hierro.

Para los glóbulos rojos son importantes dos cosas: tener una buena hemoglobina y que haya mucho hierro en el ambiente; de este modo, es posible formar toda la hemoglobina necesaria.

Tipos de anemias

Se considera que una mujer presenta anemia si su concentración plasmática de hemoglobina es menor a 12 g/dl, o 11 g/dl en embarazadas. Para los varones, el limite se sitúa en una concentración de hemoglobina de 13 g/dl.

Según el volumen corpuscular medio —VCM—

Cuando el VCM es inferior a 80 fl. se habla de anemias microcíticas, que solo pueden tener tres causas:

  • Descenso del hierro disponible en el organismo que conduce a una anemia ferropénica. Se debe, por lo general, a hemorragias crónicas, embarazo o déficit de absorción. Esta enfermedad es muy común y fácil de tratar. Los principales síntomas son mareos, cansancio, palpitaciones o caída del cabello.
Los mareos son un síntoma común de varias anemias.

  • Alteración en una de las fracciones de la hemoglobina —grupo Hem. Si fuese esta la causa, se estaría hablando de una anemia sideroblástica.
  • Problemas con la otra parte de la hemoglobina —la globina—: estos casos se conocen como talasemias.

Las anemias normocíticas —rango del VCM: 80-100 fl— se caracterizan por presentar glóbulos rojos en buen estado, pero en menor cantidad. Esto es debido a una falta de producción de hematíes en la médula ósea. La anemia aplásica cursa con esta anomalía causada por daño en la médula.

El excesivo tamaño de los hematíes también puede ser patológico, y se conoce como anemia macrocítica —VCM >100 fl. En estos casos, el problema se encuentra en la división del núcleo o del citoplasma.

  • Cuando existe déficit de ácido fólico o vitamina B12, se conoce como anemia megaloblástica.
  • Las anemias mielodisplásicas están causadas por lesiones en la célula madre progenitora.
  • A veces se dan este tipo de anemias asociadas a otras situaciones patológicas. Es el caso de las anemias secundarias a hepatopatía o hipotiroidismo, o al consumo de tóxicos como alcohol, anemia secundaria a tóxicos.

Anemia perniciosa, una de las anemias con causas intrínsecas

Se produce cuando los intestinos no pueden absorben apropiadamente la vitamina B12, lo cual conduce a un tipo de anemia megaloblástica. Tradicionalmente, la causa de esta anemia es funcional, pero en ocasiones también se debe a causas dietéticas.

La vitamina B12 se encuentra principalmente en los alimentos de origen animal.

Hablamos de una anemia funcional si la causa es el déficit de factor intrínseco o problemas en su secreción. El factor intrínseco es una proteína especial que ayuda a la vitamina B12 a ser absorbida en el intestino. Su déficit puede ser secundario a otra patología digestiva, como la gastritis atrófica o a una afección autoinmune.

Las causas nutricionales están asociadas al déficit de vitamina B12 dietética, independientemente de la funcionalidad de la secreción gástrica. Una anemia megaloblástica puede tener origen en una carencia de vitamina B12, vitamina B9 o de ambas, como ya se ha mencionado en el apartado anterior.

Dado que ambas vitaminas comparten funciones, la anemia y sus mecanismos son iguales, independientemente de la que lo esté ocasionando. Pero, ¿puede una anemia enmascarar un déficit de B12?

Las dietas veganas están exentas de alimentos ricos en vitamina B12. Sin embargo, estas dietas son ricas en productos de origen vegetal, fuente de vitamina B9. Al existir aporte de ácido fólico, el tamaño de los glóbulos rojos puede no verse alterado y, por lo tanto, es posible que la anemia no se manifiesta. A este proceso se le conoce como trampa de folatos.

Por esta razón, para descartar un enmascaramiento hay que controlar los valores analíticos de homocisteína y de ácido metilmalónico en la población vegana. 

En definitiva, las diferentes clases de anemias se pueden presentar con frecuencia y es importante saber prevenirlas e identificarlas. Conocer sus causas es un excelente primer paso para tomar conciencia.

  • Salas-Salvadó, J., i Sanjaume, A. B., Casañas, R. T., i Solà, M. E. S., & Peláez, R. B. (Eds.). (2019). Nutrición y dietética clínica. Elsevier Health Sciences.