Tratamiento de la migraña en el deporte

Antonio Reyes · 10 octubre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por él médico Leonardo Biolatto el 9 octubre, 2019
Las migrañas son dolores de cabeza de características pulsátiles o vibratorias que suelen ir acompañadas de náuseas y debilidad. En este artículo veremos su relación con el deporte.

La migraña es un tipo de dolor de cabeza que experimenta un porcentaje de la población. Se trata de un dolor pulsátil y muchas veces invalidante, que puede impediros practicar deporte.

Pese a que los que han padecido estos dolores saben muy bien que lo único que apetece durante estos episodios es reposar, el ejercicio podría ser un gran aliado contra las migrañas. Además, veremos como tratar un episodio de migraña que ocurre mientras practicamos deporte.

Migraña: qué es

Las migrañas son un dolor de cabeza que suele ir acompañado de síntomas desagradables como náuseas, debilidad general o insensibilidad a la luz o al sonido. Puede localizarse en una región concreta de la cabeza o ser difuso y sentirse en todas sus zonas.

Este tipo de dolor de cabeza puede sentirse como una vibración o una pulsación. Además, en muchos casos vienen precedidos por una ‘fase’ previa que se conoce como aura. Esta aura es una sensación de malestar o debilidad que avisa de que vamos a experimentar una migraña.

Una vez nos encontramos padeciendo la propia migraña, el dolor puede ir desde una molestia que nos impida concentrarnos a un dolor incapacitante que nos haga tener que reposar hasta que se pase.

Causas

Aunque es un dolor bien estudiado, lo cierto es que sigue existiendo mucha polémica a su alrededor. Uno de los temas más polémicos tiene que ver con las causas que desencadenan los episodios de migraña.

Muchos autores han teorizado con que cierta predisposición genética, unida a factores ambientales y a estrés psicológico, podrían ser los motivos que desencadenan las migrañas. Sin embargo, todas las causas que enumeraremos a continuación se han relacionado con la génesis de estos dolores:

  • Ansiedad.
  • Estrés psicológico.
  • Sobreesfuerzo físico.
  • Estímulos potentes, bien sean luminosos o auditivos.
  • Cambios hormonales.
  • Sustancias estimulantes como el tabaco o la cafeína.
  • Abuso de determinadas drogas o medicamentos.
  • Pocas horas de sueño.

Todos estos factores pueden desencadenar una migraña. Algunas personas que han padecido estos dolores durante mucho tiempo pueden llegar a reconocer qué les desencadena los episodios. Por ejemplo, algún alimento o fármaco concreto que son ingeridos unos minutos antes de que comience el dolor.

La tensión muscular a menudo causa dolor de cabeza.

Migraña y deporte

En numerosas ocasiones se ha relacionado la migraña con el deporte, tanto en su génesis como en su tratamiento. Como ya mencionábamos antes, el deporte puede poner a nuestro cuerpo en una situación de estrés que podría estar relacionada con la aparición de los episodios de migrañas.

Esto podría deberse a la deshidratación, la aceleración del ritmo cardíaco o a los cambios hormonales que suceden durante el ejercicio físico. Aun así, nada de esto se conoce a ciencia cierta.

Sin embargo, también se suele recomendar a los pacientes que sufren migrañas de forma crónica que aumenten su actividad física. El ejercicio físico libera sustancias como las endorfinas, que pueden actuar como analgésicas y disminuir la intensidad del dolor de cabeza. Además, la mejora de la salud en general puede hacer que estos episodios sean cada vez menos intensos y frecuentes.

Tratamiento

Actualmente no existe un tratamiento definitivo para las migrañas. Pueden desaparecer espontáneamente o podemos seguir con ellas durante años. El único tratamiento con el que contamos hoy en día es sintomático, para que los efectos desagradables se reduzcan en la medida de lo posible.

Son muy importantes las medidas que tomemos durante el episodio, como descansar en una habitación oscura, beber abundante agua o ponernos un paño húmedo en la frente.

Causas de las migrañas.

Por otro lado, existen fármacos que pueden reducir la intensidad de las migrañas. Si los episodios son muy intensos, lo mejor es acudir a un médico especialista para que evalúe nuestro caso y nos prescriba la mejor terapia para aguantarlos mejor.

Tratamiento de la migraña en el ejercicio

Si comenzamos a notar los síntomas previos mientras estamos haciendo ejercicio, lo mejor es parar. Lo normal es que estemos fuera de casa, así que es esencial no entrar en pánico —algo habitual si es una de las primeras veces que padecemos migraña—, sentarnos e hidratarnos.

Podemos intentar comer algo que nos aporte energía, como una pieza de fruta o una barrita energética, y mojarnos la cara. Lo mejor sería parar la actividad física hasta bien pasado el episodio, o incluso reposar el resto del día.

  • Migraña. [cited 2019 Oct 6]; Available from: https://medlineplus.gov/spanish/migraine.html
  • Koppen H, van Veldhoven PL. Migraineurs with exercise-triggered attacks have a distinct migraine. J Headache Pain [Internet]. 2013 Dec 21 [cited 2019 Oct 6];14(1):99. Available from: https://thejournalofheadacheandpain.biomedcentral.com/articles/10.1186/1129-2377-14-99
  • Amin FM, Aristeidou S, Baraldi C, Czapinska-Ciepiela EK, Ariadni DD, Di Lenola D, et al. The association between migraine and physical exercise. J Headache Pain [Internet]. 2018 Sep 10 [cited 2019 Oct 6];19(1):83. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30203180