Cambios en tu organismo durante el embarazo

Francisco María García · 20 abril, 2018
Con el embarazo nuestro cuerpo sufre algunos cambios importantes qeu debemos tener en cuenta, sobre todo si buscamos seguir practicando deporte bajo la recomendación del médico

Durante nueve meses de gestación, el cuerpo femenino sufre numerosas trasformaciones metabólicas, visibles y no visibles. Los cambios en el organismo durante el embarazo permiten el crecimiento del feto y preparan para el parto y la lactancia.

A continuación, veremos algunas pautas para analizar mejor los cambios característicos del embarazo.

Cada mujer es un mundo y su embarazo, también

Cada mujer es única, por lo cual no existen normas estrictas sobre qué sentir o cómo verse durante una gestación. Algunas mujeres pueden tardar meses para sentir los primeros cambios en su organismo; en otros casos, se puede percibir el embarazo días después de la fecundación.

Cambios en el cuerpo durante el embarazo.

La intensidad de los cambios y su forma de presentación también varían de mujer a mujer. Cada organismo es dueño de un metabolismo particular y asimila las trasformaciones hormonales a su propio tiempo.

Es indispensable contar con acompañamiento médico durante toda la gestación. El médico podrá solucionar las dudas y orientar los cuidados necesarios para un embarazo sano, seguro y feliz.

Los primeros signos del embarazo

El óvulo fecundado alcanza el útero materno aproximadamente una semana después de la fecundación; a partir de ahí, el feto empieza a desarrollarse. Parte de sus células se dedica a formar la placenta, mientras la otra comienza a originar el embrión. En este momento, se inician los primeros cambios en el organismo durante el embarazo.

En principio, los primeros signos del embarazo se asemejan mucho al del periodo premenstrual. Durante las primeras semanas de gestación, es muy probable que la mujer presente los siguientes síntomas:

  • Cansancio y debilidad.
  • Aumento de la secreción vaginal.
  • Sensación de pesadez en las mamas y en las piernas.
  • Deseos alimenticios específicos (o aumento del apetito general).
  • Olfato incrementado e intolerancia a ciertos olores.
  • Mayor sensibilidad en la región de las mamas y del útero.
  • Sabor metálico en la boca.
  • Sensación de deshidratación.

La mayoría de las mujeres suele ignorar estos síntomas, ya que están acostumbradas a presentarlos mensualmente. Casi siempre, la desconfianza sobre un embarazo aparece frente a la primera anomalía en el ciclo menstrual.

El primer retraso suele ocurrir una o dos semanas después de la fecundación. Aunque suelen utilizar las pruebas comerciales de farmacia, es indispensable acudir al ginecólogo para confirmar el resultado.

Trabajar el suelo pélvico durante el embarazo.

Cambios en tu organismo durante el embarazo: el primer trimestre

A partir de la quinta o sexta semana, la mujer embarazada empieza a vivir una verdadera revolución hormonal. En este periodo, es común sentir más sensible y presentar alteraciones de humor frecuentes, así como cierta irritabilidad. Además, pueden ser observados los siguientes cambios físicos:

  • Las mamas aumentan de tamaño y pueden estar doloridas. La textura de las areolas cambia con la presencia de pequeños nódulos, llamados tubérculos de Montgomery.
  • Náuseas y mareos.
  • Salivación y micción excesiva.
  • Cansancio y somnolencia.
  • Dolor de espalda.
  • Alteraciones en el apetito. Algunas mujeres rechazan la comida, mientras otras están frecuentemente hambrientas.

A partir de la novena semana, el crecimiento del bebe se hace visible en el abdomen de su futura mamá. Las nauseas disminuyen, pero aumenta la sensibilidad en los dientes y en las encías, que pueden inflamarse fácilmente. Al final del tercer mes, el embrión se transforma en feto, pues sus órganos vitales ya están formados.

El segundo trimestre del embarazo y sus trasformaciones

Entre el cuarto y quinto mes, la mamá empieza a disfrutar de las pataditas de su bebé. Su estado de humor también mejora, pues los vómitos y los mareos suelen desaparecer o aparecer muy eventualmente. No obstante, se percibe aumento del ritmo cardíaco y de la retención de líquidos.

A partir del sexto mes, el tamaño del abdomen se acentúa notablemente, y el útero empieza a expandirse por encima del ombligo. El estiramiento de la piel abdominal puede generar picores y fisuras en la piel, exigiendo una hidratación reforzada.

El tercer trimestre: preparándose para el parto

A partir del séptimo mes, los cambios en el organismo durante el embarazo preparan para parir y dar de mamar al futuro bebé. La panza será cada vez más voluminosa, lo que suele provocar muchos dolores de espalda. El ritmo cardíaco también será más acelerado y puede ocasionar cansancio excesivo.

Cuando llega la recta final, en el 9º mes, la cabeza del bebé desciende para encajarse en la pelvis y posibilitar el parto. Emocionalmente, la mujer puede experimentar angustia y miedo. Es muy importante que cuenten con el apoyo familiar y vivan en un ambiente positivo, donde se sientan cómodas y seguras.