Es importante hidratar la piel de los deportistas para evitar enfermedades

Francisco María García · 29 noviembre, 2018
Los problemas en la piel son frecuentes en el mundo de los deportistas, ya sea por roces, horas de exposición al sol, sal, cloro u otros motivos, debemos prevenir y tratar nuestra piel de manera adecuada y dándole la importancia que de verdad tiene

Todos sabemos que practicar un deporte es muy beneficioso para la salud: ayuda a mantener un peso adecuado, reduce el estrés y ayuda a prevenir muchas enfermedades. Sin embargo, muchas veces los deportistas, sobre todo los que se encuentran en niveles de alta competición, tienen problemas en la piel.

Estos problemas pueden ser muy variados y por lo general no se les presta la suficiente atención. Van desde la resequedad y el agrietamiento, hasta irritaciones causadas por el sudor y daños provocados por el sol y el viento. Una de las claves está en la hidratación, tanto antes como después de la actividad física.

A continuación, veremos algunas recomendaciones para hidratar la piel de los deportistas y evitar enfermedades.

Cómo afecta el deporte a la piel

La práctica de cualquier deporte incide directamente en la salud de la piel. En primer lugar, la respiración más frecuente hace que la sangre y la piel reciban más oxígeno. Ese oxígeno estimula el metabolismo de las células y acelera la regeneración de la epidermis.

Como estamos viendo, la práctica de deporte permite eliminar toxinas más fácilmente y eso hace que la piel tenga un aspecto más limpio. Este es uno de los muchos beneficios derivados de la práctica de ejercicio físico.

Sin embargo, la piel de los deportistas está también más expuesta a agresiones. Los deportes al aire libre exponen la piel a factores como el sol, el viento y el frío. Los deportes acuáticos exponen la piel constantemente al agua, al cloro, etc.

En su día a día, todos los deportistas se ven expuestos al exceso de sudor, que también afecta a la piel. Es por eso que el cuidado cotidiano de la piel debe ser una tarea prioritaria para los deportistas.

Los problemas más comunes en la piel de los deportistas

Uno de los problemas más frecuentes en la piel de los deportistas es la sequedad. En muchas ocasiones esta sequedad es causada por factores externos, como el sol, el viento o el agua, pero también es producto de la propia sudoración.

Determinados hábitos fuera del deporte, como las duchas frecuentes, pueden alterar la capa protectora natural de la piel provocando que esta se seque.

En el caso de los nadadores, que se ven expuestos constantemente al agua y al cloro, los cambios constantes de humedad suelen provocar envejecimiento prematuro. Lo mismo ocurre con los deportistas que practican actividades al aire libre.

Con el ejercicio al aire libre, la piel suele sentirse tirante y muy reseca; es fundamental hidratar la piel de los deportistas para evitar que estos problemas se agraven.

Los deportistas de competición suelen verse expuestos a sufrir heridas como consecuencia de roces y golpes propios de su actividad. Una vez que estas heridas han sido desinfectadas y empiezan a cicatrizar, una hidratación adecuada se vuelve indispensable para poder recuperarse.

Las irritaciones en la piel también suelen ser muy frecuentes entre quienes practican algún deporte. Estas irritaciones suelen aparecer como consecuencia del propio sudor, ya que de esta forma se eliminan productos de desecho que pueden afectar la piel.

La hidratación de la piel de un deportista.

Las irritaciones también pueden producirse por la fricción de la ropa con la piel; en los dos casos, la hidratación previa y posterior a la actividad física son de gran utilidad para evitar y aliviar las posibles irritaciones.

Cómo hidratar la piel de los deportistas

Para hidratar la piel de los deportistas es importante tomar en consideración tanto la hidratación interna como externa. En efecto, si bien una correcta hidratación interna es importante en todas las personas, en el caso de los deportistas lo es aún más.

La actividad física provoca la pérdida de grandes cantidades de líquido a través del sudor. Y esta pérdida debe ser repuesta a través de una alta ingesta de líquidos y determinados alimentos. De esta forma la piel se mantendrá más tersa e hidratada.

Por otra parte, también es necesario hidratar la piel de forma externa. Existen muchos productos que pueden contribuir a este cuidado. Para evitar la deshidratación de la piel causada por las duchas frecuentes, es necesario utilizar un gel con pH neutro que respete la capa protectora natural de la epidermis.

Después de la ducha es indispensable utilizar una crema hidratante adecuada que le permita a la piel recuperar la humedad perdida. En el caso de deportes al aire libre, también es necesario utilizar un protector solar hidratante antes de iniciar el entrenamiento.