¿Existe algún riesgo por comer huevo?

Pilar · 21 mayo, 2018
El huevo es un alimento muy nutritivo, pero en ciertas cantidades puede presentar algunos riesgos para nuestra salud y por tanto, no ser aconsejable

El huevo es uno de los alimentos más versátiles. Puede cocinarse de múltiples formas: frito, a la plancha, pasado por agua, cocido… Además sirve para preparar tanto alimentos dulces como salados y puede utilizarse en tortillas, bocadillos, hamburguesas y guisos. ¿Existe algún riesgo por comer huevo?

Visto así parece un alimento estrella, pero ¿por qué tenemos miedo a comer huevo? Si hacemos una salsa y sobra es habitual que ante la duda de si se va a conservar bien o no la acabemos tirando. Cuando la cáscara presenta alguna imperfección también saltan las alarmas sobre si está en buen estado.

Para que no tengas estas dudas a continuación te contamos cuantos huevos se pueden comer, cuando debemos sospechar que no están en buen estado y cuando es peligroso consumirlos.

¿Hay algún peligro por comer huevo?

El huevo es un alimento detrás del cual hay muchos mitos. Seguro que has oído en más de una ocasión que su consumo eleva los niveles de colesterol, que dependiendo del color de la cáscara tiene más o menos propiedades o que puede consumirse crudo. ¿Qué hay de cierto en estos mitos que hablan del riesgo por comer huevo?

Los huevos ayudan a aumentar la testosterona de forma natural.

  • El huevo aumenta los niveles de colesterol. Esta afirmación tantas veces repetida es totalmente falsa. Los únicos alimentos que aumentan los niveles de colesterol son las carnes y sus derivados tales como los embutidos. Además de no aumentar los niveles de colesterol el huevo aporta grasas saludable.
  • Es peligroso comer huevo crudo. Esta frase es cierta. Al cocinar el huevo se eliminan todas las bacterias que este pueda contener. Consumir un huevo crudo puede provocar salmonela. Esta enfermedad tiene como principales síntomas la gastroenteritis, el dolor abdominal y la fiebre.
  • Según el color de la cáscara varían las propiedades del huevo. Esta última frase es totalmente falsa y carece de fundamentación alguna. El color de la cáscara no tiene ninguna relación con las propiedades del huevo.

Por lo tanto, si que puede existir algún riesgo por comer huevo. Pero el mismo riesgo que existe al ingerir cualquier tipo de alimento ya que no por el hecho de tratarse de un huevo el riesgo es mayor. A lo largo de nuestra vida siempre hay alguna posibilidad de consumir algún alimento en mal estado, o de tener una reacción alérgica.

Diferentes formas de comer huevo.

Hay que dejar de pensar que consumir huevo es peligroso, porque no es así. De hecho es todo lo contrario. El huevo es un alimento con muchas propiedades y muy versátil apto para todo el mundo: niños, adolescentes, adultos, embarazadas, ancianos…

Sobretodo tienes que tener claro que no por el hecho de haber escuchado una frase en multitud de ocasiones esta tiene que ser cierta. Es necesario contrastarla y buscar información. De lo contrario, mitos como los que hemos comentado nos privan de beneficiarnos de un gran alimento como es el huevo.

¿Cómo saber si un huevo está en mal estado?

Si sospechas que un huevo está en mal estado puedes comprobarlo fácilmente. Puedes hacer esta prueba siempre para asegurarte de que está en buenas condiciones, aunque por lo general los huevos siempre están perfectamente ya que pasan controles de calidad antes de ser puestos a la venta. Algunas de las formas de comprobar que el huevo está perfecto son las siguientes:

  • Introducirlo debajo del agua. Una de las formas más sencillas de comprobar si el huevo está en mal estado es llenando un vaso de agua e introduciendo el huevo. Si este flota significa que está en mal estado y por lo tanto que debes tirarlo a la basura.
  • Comprobar la fecha de consumo preferente. Antes de hacer ninguna prueba puedes mirar la fecha de consumo preferente y caducidad que aparece tanto en el envase como en cada uno de los huevos que contiene.
  • Observar la cáscara. Otro síntoma de que el huevo se encuentra en mal estado es el estado de la cáscara. Esta es la protección que tiene el huevo y si está rota los contaminantes y bacterias encuentran una puerta abierta a través de la cual acceder al huevo.
  • Impurezas en la clara o la yema. Si al abrir el huevo se encuentran manchas, que suelen ser marrones o rojas en la yema o en la clara puede ser debido a que este se encuentre en mal estado.