¿Cómo se usa la cinta kinesiológica?

01 Marzo, 2019
Este artículo ha sido escrito y verificado por la periodista deportiva Yamila Papa Pintor
Para tratar lesiones y aliviar molestias al realizar un deporte, la cinta kinesiológica es una de las herramientas más efectivas. ¿Conoces de qué se trata y cuáles son sus ventajas?
 

Quizás hayas visto atletas olímpicos o profesionales utilizar una especie de cintas de colores en diferentes partes del cuerpo durante las competencias. Se trata de la llamada cinta kinesiológica o vendaje neuromuscular, y tiene muchos beneficios. ¡Entérate más sobre ella en este artículo!

Qué es la cinta kinesiológica

También conocida como ‘kinesio taping’, se trata de un método que proporciona estabilidad a aquellas articulaciones o músculos lesionados o vulnerables a dolores y contracturas. La cinta kinesiológica se suele utilizar en el mantenimiento preventivo de lesiones, así como también para recuperarse de dolencias y reducir dolores y edemas.

El taping es una técnica que se viene usando desde hace años en el ámbito deportivo profesional. Sin embargo, recién se hizo ‘famosa’ durante los Juegos Olímpicos de Pekín, en 2008, cuando varios atletas aparecieron con cintas de colores en brazos, hombros, rodillas o muñecas.

La venda debe ser colocada por un médico especializado en kinesiología. Muchas veces, lo hace el mismo profesional que se encarga de atender al atleta, así como también un fisioterapeuta o un quiropráctico.

Dónde se coloca

La cinta kinesiológica se aplica en las zonas afectadas del cuerpo, comenzando en el extremo de un músculo y llevándola hasta la posición más alejada mediante tensión. Esta especie de tira se pone sobre la piel y crea un pequeño hueco entre la dermis y el músculo, lo cual permite que el flujo sanguíneo mejore y propicia el proceso de curación de una lesión.

 

El vendaje neuromuscular llama la atención por sus colores llamativos, los cuales se eligen solo por estética. El resto de la cinta es igual a las demás: está fabricada con fibras de algodón, permite la transpiración y cuenta con un adhesivo acrílico para sujetarse a la piel, el cual se activa con el calor del cuerpo.

Una de las principales características de la cinta kinesiológica es que se puede estirar hasta un 140 % su longitud normal.

Chica con lesión en la pierna.

Fundamentos

Este método se basa en las técnicas de vendaje neuromuscular antiguas, mediante las cuales se afirma que los tejidos funcionan mejor cuando hay menor fatiga o tensión en la zona. Por lo tanto, mayor fluidez y menor presión traen como resultado menos molestias y mejores movimientos.

No se trata, aunque pueda creerse que sí, de un método ilegal para tener una ventaja sobre los contrincantes. Por este motivo es que está permitido su uso en competencias nacionales e internacionales, incluyendo los Juegos Olímpicos o las copas del mundo de las diferentes disciplinas.

La mayoría de los atletas que usan estas cintas kinesiológicas lo hacen para evitar lesiones repetitivas, para no sentir dolor en una contractura antigua o para recuperarse más rápido a pesar de la exigencia que el músculo sufre por el entrenamiento o la competencia. Por lo tanto, no se emplea cuando no hay un motivo, solo por el hecho de ‘mover más la articulación’.

 

Cuáles son los beneficios de la cinta kinesiológica

Debido a que tiene en cuenta la capacidad regenerativa del cuerpo humano, la cinta kinesiológica es cada vez más usada por los deportistas profesionales. Además, este tipo de vendajes permiten la activación de los sistemas neurológico y circulatorio.

Los músculos pueden controlar muchos procesos, no solo los ‘simples’ movimientos del cuerpo humano. También se encargan de la circulación de los flujos venosos y linfáticos, de equilibrar la temperatura y mucho más.

Otro de los beneficios de la cinta kinesiológica es tratar el dolor muscular, debido a que alivia la presión sobre los nervios. Cuando estos se encuentran muy comprimidos, los impulsos que se envían al cerebro son de dolor y molestia. ¡Así es como se alivia la sobrecarga!

Otro de los beneficios de la cinta kinesiológica es tratar el dolor muscular, debido a que alivia la presión sobre los nervios.

¿Cómo se coloca una cinta kinesiológica?

El kinesiotaping está disponible en tres formas básicas: I para zonas pequeñas o lineales; Y para músculos grandes y X para músculos grandes y largos.

Primero, se deben estirar un poco y luego quitar la pegatina que incluye. La idea es que uno de los extremos se coloque donde comienza el músculo y se estire hasta donde quieras relajar. La regla indica que no se puede poner la tira de extremo a extremo del músculo porque puede generar tirones o calambres.

 

Una vez colocado, dura aproximadamente cuatro días y no se despega con el agua ni el sudor. Para quitar la cinta, hay que retirarlo a favor del vello (rasurado previamente), sin tirones.

A modo de conclusión, podemos afirmar que es bueno utilizar la cinta kinesiológica cuando estás lesionado o con dolores musculares. Al hacerlo, verás cómo puedes entrenar sin problemas y acelerar tu recuperación.