Punción seca: todo lo que necesitas saber

Joseph Wickman · 23 octubre, 2019
No temas si tu fisioterapeuta sugiere pincharte para aliviar dolores musculares. En manos de un profesional, es una técnica totalmente segura.

No suele asociarse ir al fisioterapeuta con que te pinchen con agujas. Sin embargo, la punción seca está cada vez más de moda gracias a sus buenos resultados. En manos de un profesional, los peligros son prácticamente nulos.

¿Qué es la punción seca?

La punción seca se basa en la utilización de agujas de acupuntura para aliviar el dolor miofascial del paciente. Esto quiere decir que, si te duele una parte del cuerpo y las pruebas del terapeuta indican que puede tratarse de un problema a nivel muscular, la punción seca estará indicada.

En este caso, cogerá una aguja y procederá a pinchar el músculo desde diferentes ángulos buscando una respuesta. Cuando el músculo se haya contraído varias veces, se extrae la aguja y finaliza el tratamiento.

Se utilizarán dos tipos de aguja en función del músculo que requiere del tratamiento, lo que da lugar a la punción superficial o a la punción profunda. La punción superficial se realiza cuando el músculo que se va a tratar está a 1 centímetro o menos de profundidad. En el caso de que el músculo afectado se encuentre a mayor profundidad, su estimulación requerirá de una aguja más larga.

¿Es un método peligroso?

Un fisioterapeuta debidamente preparado sabrá exactamente las precauciones que debe tomar al realizar un tratamiento de punción seca. Por lo tanto, en manos de un profesional, no hay nada que temer.

Las complicaciones más severas que pueden darse con este tipo de técnicas tienen que ver con la localización del músculo. Es decir, si se encuentra justo por encima del pulmón, hay que tener cuidado con una punción profunda.

Para la punción seca se utilizan agujas de acupuntura.

De igual modo, si estamos tratando la porción superior del hombro, hay que tener cuidado de no inclinar la aguja hacia el cuello para evitar dañar las estructuras que se encuentran ahí. Lo lógico es que un fisioterapeuta tenga este tipo de detalles muy claros.

Cabe mencionar de nuevo que se utilizan agujas de acupuntura. Esto quiere decir que el diámetro de las agujas ronda los 0,25 milímetros; intenta imaginar cómo de grueso es un cuarto de milímetro.

Por esta razón, no tiene nada que ver con las agujas que utilizan los médicos para las vacunas ni para las extracciones de sangre, las cuales necesitan un diámetro mucho mayor para poder inyectar o extraer los líquidos en cuestión.

Esto es importante para entender dos cosas: por un lado, una aguja de 0,25 milímetros es prácticamente imposible que dañe otro tipo de tejido, como puede ser un nervio o una vena. No solo tenderán los tejidos a apartarse del camino de la aguja si esta los roza, sino que la aguja en sí es muy flexible.

Por lo tanto, si se topa con una estructura más dura, o bien cederá y su trayectoria se desviará antes de causar daño. Otra posibilidad es que el fisioterapeuta note que su avance se ha detenido y cambie el ángulo de entrada.

¿Me va a doler?

El dolor que causa su utilización también es prácticamente nulo. Puede que no notes nada, o que como mucho sientas un leve cosquilleo, pero la penetración de una aguja así de fina no debe causar dolor.

Ahora bien, a la hora de estimular el músculo, notarás cómo se contrae involuntariamente, lo cual te puede ocasionar unas pequeñas molestias. Al terminar la terapia, puede quedarse un dolor residual del músculo mientras se recupera.

Así pues, lo que duele no es la aguja ni su introducción; en todo caso, podemos tener molestias mientras el músculo se cura.

Fisioterapeuta introduce agujas en músculo de su paciente.

Indicaciones de la punción seca

El objetivo de la punción seca es eliminar los llamados puntos gatillo activos o latentes del paciente. En otras palabras, se usa para lo que llamaríamos contracturas.

Son puntos específicos del músculo que producen dolor a la palpación y que acaban haciendo que este no sea capaz de llevar a cabo su función correctamente.

La punción seca se hace sobre ese mismo punto, enrollando las fibras musculares sobre la aguja y estimulando el músculo para que, a continuación, las fibras afectadas se relajen. Esta relajación irá acompañada de un mayor aporte sanguíneo a la zona, lo cual llevará los componentes curativos de la sangre al músculo, y el punto gatillo desaparecerá.

Finalmente, las pocas contraindicaciones para esta técnica son casos en los que el paciente tiene miedo a las agujas, alergias a metales o problemas de coagulación. Habrá que tener precaución con mujeres embarazadas y evitar pinchar sobre zonas con heridas o manchas.

  • García M., Climent J., Marimón V., Garrido A., Pastor G. y López C. Estudio comparativo de dos técnicas de infiltración miofascial en puntos gatillo: punción seca e inyección de anestésico local. Rehabilitación. Vol 40, Issue 4, 2006 (188-192)
  • Oliván B., Pérez S., Gaspar E., Romo L., Serrano B., de la Torre M., García R., Sanz C. Efectividad de la punción seca en los puntos gatillo miofasciales en la lumbalgia crónica. Fisioterapia. Vol 29, Issue 6 2007 (270-277)
  • Llamas R. Efectividad del tratamiento con punción seca profunda frente a un protocolo de fisioterapia manual en el músculo trapecio superior. Tesis doctoral. Universidad de Alcalá, 2015.