¿Se debe poner frío o calor sobre una lesión?

Antonio Reyes · 2 julio, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por él médico Leonardo Biolatto el 27 junio, 2019
Si hemos padecido una lesión, probablemente nos habrán recomendado aplicarnos tanto frío como calor en la zona afectada. En este artículo veremos qué debemos aplicar dependiendo de las condiciones de cada caso.

Al practicar deporte, es muy común que experimentemos dolores musculares, aunque no estén relacionados con una lesión. Las publicidades nos bombardean continuamente con la idea de que cuando nos lesionamos tenemos que aplicar frío o calor sobre la lesión. ¿Es esto tan cierto?

Como veremos en este artículo, dependiendo de las características de cada situación estará indicada la aplicación de hielo o de calor sobre una lesión. Para arribar a esta conclusión, debemos tener en cuenta los siguientes factores.

¿Frío o calor sobre una lesión?

En primer lugar, debemos entender qué mecanismo ha producido la lesión para iniciar su tratamiento con frío o con calor. La aplicación de hielo o calor debe realizarse correctamente. Si lo hacemos de forma aleatoria y según lo que nos han dicho otras personas, lo más probable es que empeoremos la situación.

Por este motivo, vamos a explicar brevemente qué beneficios tiene aplicar frío o calor sobre las lesiones que podamos sufrir y cómo varía el tratamiento en función de las condiciones de la zona lesionada.

Frío

El frío está indicado en procesos agudos, en los que existe una gran inflamación. Ejemplo de esta situación son los esguinces recientes, las roturas musculares o los traumatismos.

La inflamación en la zona lesionada suele manifestarse con enrojecimiento, edema y dolor al tacto o a la movilización. El frío contribuye a reducir la inflamación local y el dolor, por lo que nos ayuda a pasar por los primeros momentos de la lesión con menos síntomas.

Es importante puntualizar que, aunque lo normal es que se aplique con hielo, se debe evitar el contacto del hielo directamente sobre la piel. Es mucho más recomendable realizar baños de agua fría.

Saber si aplicar frío o calor sobre una lesión puede ser muy útil para favorecer su tratamiento.

Calor

El calor estaría más indicado en situaciones subagudas, en las que ya han pasado unos días desde que se produjo la lesión. En esta situación, la inflamación ya se ha rebajado y los beneficios que podemos obtener de aplicar calor son mayores que los que obtendremos aplicando frío.

Lo más importante es que al aplicar calor sobre la zona lesionada se produce vasodilatación en la región. Esta vasodilatación aumenta el riego sanguíneo, mejora el aporte de oxígeno y nutrientes y ayuda a eliminar las toxinas que se acumulan debido a la lesión del tejido. Por lo tanto, el calor nos aportará más beneficios en las lesiones musculares, sobre todo en las sobrecargas o contracturas musculares.

Frío o calor sobre una lesión: ¿qué debo aplicar en mi caso?

Explicado lo anterior, podemos deducir qué tipo de terapia sería la más adecuada para cada caso:

1. Lesiones recientes

En las lesiones recientes suele existir una inflamación, sobre todo si se trata de una lesión articular u ósea. En estos casos, como hemos explicado, lo más adecuado es aplicar frío durante los primeros días para reducir la zona inflamada y aliviar el dolor. Para estas lesiones suele indicarse también el reposo y la elevación de la extremidad, que también favorecen la reducción de la inflamación.

2. Frío o calor sobre una lesión tardía

Entendemos como lesión tardía aquella que ya se ha dejado evolucionar durante un par de días, independientemente de su gravedad. En estos casos no habrá tanta inflamación y aplicar hielo podría ser contraproducente, ya que permitiría que se acumulen las toxinas de las que hablábamos anteriormente.

Por este motivo, suele indicarse la aplicación de calor y de masajes en los músculos. Es justamente por esto que en los servicios de rehabilitación existen salas de termoterapia.

Saber si aplicar frío o calor sobre una lesión es importante para paliar los síntomas.

3. ¿Y si tengo dolor muscular pero no estoy lesionado?

Por último, si simplemente estás fatigado por haber realizado ejercicio o sientes tu musculatura agarrotada después de una larga sesión de entrenamiento, probablemente lo que necesites es librarte de estas tóxinas que se suelen acumular por el metabolismo de las células musculares.

Entonces, un buen baño caliente seguro que aliviará esos dolores, aunque también es muy beneficioso realizar duchas y baños de contraste, en las que alternamos agua muy fría con agua caliente.

En definitiva, tus músculos se verán muy beneficiados si eres capaz de aplicar estas técnicas de la manera indicada. Desde luego, ten siempre presente que la consulta con un profesional es indispensable, sobre todo ante lesiones más considerables.

  • Malanga GA; Yan N; Stark J. Mechanisms and efficacy of heat and cold therapies for musculoskeletal injury. Postgrad Med [Internet]. 2015 Jan 2 [cited 2019 Jun 26];127(1):57–65. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25526231
  • Singh DP; Barani Lonbani Z; Woodruff MA; Parker TJ; Steck R; Peake JM. Effects of Topical Icing on Inflammation, Angiogenesis, Revascularization, and Myofiber Regeneration in Skeletal Muscle Following Contusion Injury. Front Physiol [Internet]. 2017 [cited 2019 Jun 26];8:93. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28326040
  • Baoge L; Van Den Steen E; Rimbaut S; Philips N; Witvrouw E; Almqvist KF; et al. Treatment of skeletal muscle injury: a review. ISRN Orthop [Internet]. 2012 [cited 2019 Jun 26];2012:689012. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24977084