Todo lo que debes saber sobre la artrosis deportiva

Francisco María García·
23 Marzo, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el fisioterapeuta Abel Verdejo al
24 Marzo, 2019
¿Por qué se produce la artrosis deportiva? Se trata de una lesión que se presenta en los cartílagos de las articulaciones y causa que los huesos sean más vulnerables ante determinados golpes y roces. La consecuencia será la rigidez articular y el dolor.
 

La artrosis deportiva es una lesión en el cartílago articular que implica su debilitamiento o desaparición. Al debilitarse, este pierde su capacidad de proteger las articulaciones, por lo que se producen dolores y molestias en la zona afectada.

Al padecer artrosis, el hueso queda expuesto a los roces, las fricciones y los golpes; como consecuencia, se va deformando con el avance de la enfermedad. Cuando los cartílagos no están presenten en su debida forma, se produce rigidez y dolor profundo.

Es un error pensar que la artrosis deportiva se relaciona directamente con la tercera edad. Si bien aumentan los casos a partir de 80 años, lo cierto es que cada vez más jóvenes la padecen. Por lo tanto, cuidar las articulaciones es la mejor manera de evitarla.

Los ejercicios físicos son siempre recomendados para un mejor estilo de vida. Sin embargo, hay que ser conscientes del tipo de actividad que cada uno puede realizar.

Causas principales de la artrosis deportiva

Estos serían los factores principales que originan la artrosis en el deporte:

  • Anomalías congénitas anatómicas o de alineación articular que no hacen posible el correcto ejercicio.
  • La obesidad es una gran aliada de la artrosis deportiva. Las articulaciones de rodillas y caderas, por ejemplo, son las más perjudicadas. En todas las actividades son estas quienes deben cargar con todo el peso y sufren las consecuencias.
 
  • La debilidad muscular es un factor muy importante para la aparición de la patología. Son los músculos de la zona los que hacen el trabajo de sujeción. Si no están lo suficientemente fuertes, comienza a debilitarse el cartílago y a rozar las articulaciones.
  • La práctica inadecuada o excesiva de ejercicios físicos provoca traumatismos y excesos de cargas negativos para el cuerpo.
  • Trabajo sedentario, estrés, tabaquismo y lesiones articulares antiguas también invitan esta mala compañía.
Los trabajos con Power Ball para el hombro son muy buenos para prevenir y rehabilitar lesiones.

Consejos para prevenir la artrosis deportiva

Si bien siempre se afirma que la práctica deportiva es saludable, hay que tomar precauciones. Con tan solo seguir ciertas reglas básicas, es posible disminuir las lesiones articulares.

1. Potenciar la capacidad muscular

Desarrollar los músculos sin exigir zonas articulares es imprescindible. Los músculos adyacentes fuertes protegen de los impactos o golpes. Asimismo, le dan al organismo mayor coordinación y flexibilidad.

2. Realizar actividad física acorde a la edad y la salud general

El conocimiento de las propias posibilidades reales es muy importante. En ocasiones, la sobrexigencia causa más daños que alegrías. Por lo tanto, hay que ser conscientes en el cuidado del cuerpo.

 

Los más jóvenes corren el riesgo de afectar su cartílago de crecimiento con los excesos en el deporte. Los adultos ya tienen un desgaste natural que debe ser compensado con sus cuidados.

3. Utilizar la indumentaria adecuada para cada deporte

Existen deportes de mayor o menor impacto. Cada uno de ellos puede repercutir directamente en las articulaciones positiva o negativamente; todo depende de la utilización de calzados u otros elementos básicos para la prevención.

En el atletismo o el baloncesto, los pies y las rodillas son los que mayor exigencia tienen. De esta forma, contar con zapatillas especiales para estas actividades es de gran ayuda. Asimismo, se aconseja incorporar tobilleras y rodilleras para complementar en el sostén.

4. Aprender las técnicas de cada deporte o ejercicio

En el afán de iniciarse en la vida deportiva o lograr nuevos objetivos, muchos se alejan de la técnica. Es necesario estar atentos a cada movimiento y a lo que puedan enseñar los profesionales. Además de traer mejores resultados, es una forma de prevenir daños articulares y musculares.

Evitar cualquier tipo de lesiones como esguinces, desgarros o traumatismos previene la artrosis deportiva; en realidad, los deportes no son las causas de la enfermedad, sino las lesiones recurrentes.

5. Seguir un plan de alimentación y descanso

Es fundamental para los deportistas tener una rutina alimenticia rica en vitaminas y nutrientes. Además de mantener un peso equilibrado, se necesita aportar elementos para el cuidado de las articulaciones.

 

Los alimentos ricos en vitaminas E y ácido hialurónico son específicamente beneficiosos para prevenir. Aportan al organismo la hidratación que requiere para mantener elástico y lubricado; asimismo, el aporte de vitamina disminuye las inflamaciones articulares.

Una pareja caminando por la playa.

Deportes propicios para la artrosis deportiva

Las caminatas, la natación y el ciclismo son las actividades deportivas aconsejadas para personas con artrosis. Estos no son de impacto ni de contacto, por lo que los músculos, cartílagos y huesos están más protegidos.

Si bien no existen tratamientos farmacológicos para eliminar la artrosis, sí existen analgésicos específicos que ayudan a aminorar el dolor. En caso de padecer dolores en las zonas mencionadas, no dudes en consultar con tu médico de confianza.