Intolerancia a la lactosa: síntomas y alternativas

Jorge Camon · 5 septiembre, 2018
La intolerancia a la lactosa puede ser leve o severa dependiendo de la cantidad de lactosa en la dieta de la persona y de cómo su cuerpo pueda asimilarla

La intolerancia a la lactosa se produce cuando el organismo no puede asimilar la lactosa –azúcar natural que se encuentra en la leche-. La causa de esta intolerancia es la deficiencia de una enzima llamada lactasa que se encarga de separar la lactosa en dos azúcares simples durante la digestión.

Síntomas de intolerancia a la lactosa

Vamos a poner una lista de los síntomas que puedes tener tras ingerir lactosa si eres intolerante, estos síntomas se notan entre los treinta minutos y las dos horas después de consumir alimentos que contengan lactosa.

Nauseas: Sensación de malestar en el estómago que se experimenta cuando se tienen ganas de vomitar y que suele culminar en vómitos.

-Hinchazón abdominal

-Dolor abdominal

Distensión abdominal: un aumento de volumen del abdomen.

Sonidos abdominales (borgorigmos): son los sonidos generados por el movimiento de los gases a través de los intestinos.

Gases: aire en el tracto digestivo.

Diarrea: Alteración intestinal que se caracteriza por la mayor frecuencia, fluidez y, a menudo, volumen de las deposiciones.

Heces con olor fétido.

Pérdida de peso.

En algunos casos, también puede aparecer estreñimiento, esto es debido a una disminución de la motilidad del intestino como consecuencia de las bacterias productoras de metano

Causas de la deficiencia de lactasa

La deficiencia de lactasa puede ser primaria -el individuo nace con una propensión a tenerla- o secundaria -cuando la intolerancia a la lactosa es adquirida a lo largo de la vida debido a algún problema intestinal-.

En raras ocasiones, la intolerancia a la lactosa ya puede estar presente en los primeros meses de vida debido a un defecto genético que hace que el paciente no produzca cualquier cantidad de lactasa. El bebé es intolerante a la leche, que naturalmente suele tener más lactosa que la leche de vaca, y necesita ser alimentado con fórmulas especiales sin lactosa.

La intolerancia a la lactosa secundaria es aquella que se presenta debido a enfermedades o después de una cirugía intestinal. Ejemplos de enfermedades que causan la deficiencia de lactasa son:

  • Enfermedad celíaca
  • Enfermedad de Crohn
  • Diarreas causadas por la gastroenteritis viral
  • Giardiasis
  • Diabetes mellitus avanzada
  • Quimioterapia
  • SIDA
Diabetes tipo 1.

Diagnóstico de la intolerancia a la lactosa

En general, se hace el diagnóstico de intolerancia a este componente clínicamente, y se basa únicamente en la historia clínica y los síntomas del paciente. Sin embargo, si el médico cree necesario confirmar el diagnóstico con exámenes complementarios, dos pruebas son las más utilizadas:

1- Prueba respiratoria para investigar la eliminación de hidrógeno

Puesto que los pacientes con intolerancia a este componente producen grandes cantidades de hidrógeno en el colon y en general eliminamos pequeñas cantidades a través de los pulmones. Esta prueba consiste en la investigación de hidrógeno en aire espirado después del consumo de la lactosa.

2- Prueba de tolerancia a la lactosa

Después de ingerir este componente, medimos la glucosa en la sangre para verificar si hubo una elevación de los niveles. En personas sanas, la lactosa se descompone en glucosa y galactosa, siendo reabsorbida por el intestino y liberada en el torrente sanguíneo.

En pacientes con deficiencia de lactasa, este componente no es digerido y la glucosa contenida en ella no se absorbe. Así, la elevación de glucosa en la sangre es discreta en estos pacientes.

Alternativas en la intolerancia

La alternativa ideal debe ser una leche con contenidos diferentes, con suficiente valor nutricional, de baja alergenicidad, con buen sabor…

Incluir la leche en la dieta de la menopausia.

Hidrolizados de proteínas

Se producen mediante el calor o la hidrólisis de las proteínas originales de leche de vaca, su valor nutricional es adecuado y el sabor tolerable.

Indicados en intolerancias y en diarreas crónicas

  • Leche con altos hidrolizados:
    De caseína
    De Suero
    De Soja + colágeno de cerdo
  • Leche poco hidrolizada
    De suero
    De suero + caseína

Preparados de soja

Se componen de proteínas de soja con aceites vegetales e hidratos de carbono.

Indicados en alergia a proteínas de leche de vaca

  • Maíz
  • Almidón
  • Sacarosa
  • Dextrinomaltosa
  • Polímeros de glucosa

Si padeces algunos de estos síntomas comentados anteriormente, no dudes en consultar a tu médico y elegir otras alternativas de leche si padeces una intolerancia. Además, recuerda que puedes probar pasado un tiempo a introducir de nuevo poco a poco la lactosa y volver a tolerarla.