4 consejos para no cansarte antes de tiempo durante el calentamiento

Oscar Dorado · 5 enero, 2019
Si eres de aquellos que se cansan cuando llevan a cabo el calentamiento, este artículo es ideal para ti. Sigue leyendo y ¡descubre cómo puedes remediarlo!

El calentamiento es una de las fases más importantes de la actividad deportiva. Sin embargo, no puede producirte cansancio, ya que no es precisamente su misión. Por ello, en este artículo vamos a darte algunos consejos que te permitan no fatigarte antes de tiempo durante la entrada en calor.

Principalmente, este ejercicio previo es clave para evitar lesiones y mejorar el rendimiento deportivo. Esto hace que sea clave optimizar su ejecución antes del entrenamiento, lo que significa que debes variar con los distintos ejercicios y no esforzarte en exceso.

No debes olvidar tampoco que el calentamiento es una de las partes más importantes de cualquier rutina, independientemente del deporte que practiques. Por ende, el calentamiento debe adaptarse siempre a la actividad que lleves a cabo; hay que centrarse en aquellos músculos que están más expuestos al riesgo de lesión.

En cualquier caso, se trata de un momento ideal para realizar movimientos distintos y aumentar progresivamente la intensidad en todas y cada una de sus fases. Si eres de aquellos que se cansan durante la entrada en calor, hemos preparado una lista de consejos. ¡Toma nota!

Los mejores consejos para no cansarte durante el calentamiento

El calentamiento debe ser rápido, sencillo y relativamente fácil. Sin embargo, no siempre se lleva a cabo de la manera correcta y produce una fatiga excesiva. Por ello, te proponemos algunos tips que permitan que no te canses demasiado en estos minutos de preparación:

1. Limita la duración

Limitar el tiempo de calentamiento es una de las claves para que no llegues cansado a hacer el ejercicio. Esta entrada en calor solo debe llevarse a cabo para preparar a tus músculos para dar el 100 % en la actividad posterior; por ende, no debe ser excesivamente largo.

El tiempo debe ser el adecuado para que no llegues más cansado de lo normal. En la mayoría de los casos, 10 o 15 minutos de calentamiento son suficientes para evitar así llegar fatigado a la parte principal del entreno.

Ejercicios para un calentamiento express.

2. Respeta las 4 fases

Sin ninguna duda, una de las claves para no cansarte antes de tiempo es respetar las 4 fases que componen esta entrada en calor. Esto significa que no debes hacer ni una más, ni una menos; ambas opciones podrían tener consecuencias negativas para tu rendimiento.

Para activar tu organismo de la manera correcta, primero debes concentrar y relajar las articulaciones de todo el cuerpo. En segundo lugar, puedes empezar realizando una carrera suave, con el objetivo de activar los músculos para evitar lesiones musculares.

La tercera fase consta de pequeños movimientos en músculos específicos. Por último, la cuarta fase consiste en estirar y relajar los músculos y ligamentos.

No debes obviar ninguna de estas etapas; lo ideal es dedicar unos 5 minutos por fase, por lo que unos 20 minutos deberían ser suficientes para llevar a cabo un buen calentamiento. Lo ideal siempre es mover un poco más aquellas articulaciones que van a estar involucradas en el entrenamiento.

3. Controla tus esfuerzos

Durante el calentamiento, uno de los aspectos más importantes es controlar los esfuerzos. El motivo es que, como dijimos, se trata de un momento en el que el principal objetivo es preparar el cuerpo y la mente para la exigencia deportiva.

En este sentido, una de las claves es ser progresivo e ir de menos a más en cuanto a intensidad. Esto sirve para aumentar la temperatura corporal y las pulsaciones del cuerpo paulatinamente.

En ningún caso debes rivalizar con tus compañeros, ya que no existe ningún tipo de competencia. Por ello, te recomendamos no hacer esfuerzos excesivos que puedan perjudicar tu rendimiento.

4. Lo importante es el movimiento

Por último, durante la fase de calentamiento debes concentrarte en los movimientos que llevas a cabo y no en el número de repeticiones. Además de no hacerlo correctamente, esto podría provocar que te fatigues demasiado pronto.

La importancia de un buen calentamiento.

En este sentido, debes tener la sensación de que tus músculos se estiran en el punto álgido del movimiento. Es importante que siempre escuches a tu cuerpo, que no fuerces demasiado y que la atención esté depositada en la correcta ejecución de los movimientos y no en la cantidad.

Finalmente, trata de establecer una rutina de calentamiento que te sea efectiva y repítela antes de llevar a cabo la actividad deportiva. De esta manera, crearás un hábito previo al entrenamiento.

Aprovecha para ver cuáles son los estiramientos que puedes incluir y que son más beneficios para tu cuerpo. ¡Prepara tu entrada en calor y tenla siempre en mente para mejorar tus rutinas en todos los aspectos!

  • Sánchez-Sánchez, J., Rodríguez-Fernández, A., Villa-Vicente, G., Petisco-Rodríguez, C., Ramírez-Campillo, R., & Gonzalo-Skok, O. (2017). Efecto de un calentamiento con estiramientos estáticos y dinámicos sobre el salto horizontal y la capacidad para repetir esprint con cambio de dirección. RICYDE: Revista Internacional de Ciencias Del Deporte13(47), 26–38. https://doi.org/10.5232/ricyde2017.04702
  • Fernández-García, J. (2001). Calentamiento y especificidad. Warm up and specificity. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. 1(3), 197–204. Retrieved from http://cdeporte.rediris.es/revista/revista3/calentam.htm
  • McGowan, C. J., Pyne, D. B., Thompson, K. G., & Rattray, B. 2015. Warm-Up Strategies for Sport and Exercise: Mechanisms and Applications. Sports Medicine. Springer International Publishing. https://doi.org/10.1007/s40279-015-0376-x