6 errores que las personas cometen cuando intentan lograr piernas fuertes

Oriana Noguera · 12 febrero, 2019
Si no logras potenciar al máximo la fortaleza de tus piernas, o incluso si ni siquiera te interesa hacerlo, debes poner manos a la obra y cambiar tu planificación de entrenamiento. Para ello, ten en cuenta los siguientes principios.

En este artículo, te mostramos los errores que puedes estar cometiendo inconscientemente y que impiden el desarrollo de unas piernas fuertes. ¡Toma nota y aplica las correcciones necesarias!

Las piernas fuertes son signo de buen entrenamiento y, a su vez, facilitan la realización de varios deportes como la natación, fútbol o incluso bailar. Sin embargo, hay algunos detalles que podrías estar ejecutando de mala manera y que frenan tu progreso.

Qué evitar si queremos tener piernas fuertes

Muchos factores intervienen para tener piernas de acero, como el tipo y la frecuencia de ejercicio, la alimentación, la hidratación y el metabolismo, entre otros. Equivocarse en estos aspectos no solo atenta contra el fortalecimiento de las piernas, sino que también podría causar lesiones. De esta forma, debes evitar en lo posible los siguientes errores:

1.No entrenar piernas con frecuencia

Algunos deportistas, una vez que alcanzan un nivel de fuerza en las piernas o cuando ya tienen el músculo marcado, dejan de entrenar las piernas con el mismo empeño. Esto es un error muy grave si el propósito es tener piernas fuertes.

Las piernas se deben ejercitar con la misma frecuencia que el resto de las partes del cuerpo. De esta manera, no estarán débiles en comparación con otras extremidades. Más allá de la estética, no es saludable priorizar otras zonas e infravalorar las piernas.

2. Hacer un solo tipo de ejercicio

Enfocarte en un solo tipo de ejercicio solamente porque es bueno para las piernas no significa que podrás lograr unas piernas fuertes. Es imperativo variar los trabajos para fortalecer todos los músculos que conforman las piernas.

Estocada con peso.

Hacer cardio, máquinas, correr o trotar son buenas opciones. No obstante, la sentadilla y todas sus variables son esenciales para muy efectivas también. Si no realizas muchas sentadillas, es hora de cambiar e incluirlas en tu entrenamiento de piernas.

3. No alimentarte bien

Tener malos hábitos alimenticios evita tener piernas sanas y fuertes. Es importante que mantengas una dieta saludable para que el ejercicio pueda hacer efecto. Hacer ejercicios y esperar buenos resultados con un organismo malnutrido no solo es imposible, sino peligroso para tu salud.

Asimismo, los vegetales y las proteínas son grandes aliados para fortalecer los tejidos musculares. Es recomendable que ingieras una buena cantidad de proteína, de preferencia de origen natural, como carnes, pescados, verduras, entre otros.

4. Entrenamientos simples

Hacer entrenamientos simples que no son desafiantes y no requieren mucho esfuerzo hará que te estanques en un nivel de fuerza. Es necesario hacer rutinas en las que tengas que poner todo tu potencial, y así puedas forjar poco a poco más destrezas musculares.

No te conformes con solo hacer cincuenta sentadillas; cada día, aumenta la dificultad un poco más. Cabe destacar que el incremento de dificultad debe ser gradual y no de manera repentina, debido a que exigirte más de la cuenta es peligroso para tus músculos, ligamentos y articulaciones.

5. Hacer mal los ejercicios

La mala ejecución de los ejercicios que pones en práctica es un error muy común y un tanto grave. Ejercitarse de forma incorrecta retarda el proceso para fortalecer los músculos, puesto que no los estás estimulando como debe ser.

Además, realizar los ejercicios con errores puede ser riesgoso para tu cuerpo; podrías lesionarte o sufrir de agujetas. Debes asegurarte en todo momento de hacer los ejercicios bien y emplear los músculos adecuados.

Ejercicios para tonificar las piernas en hombres.

6. No descansar el tiempo necesario

El descanso es fundamental para el deportista, pues es en este período cuando los músculos se recuperan de la jornada deportiva. Descansar muy poco es perjudicial para obtener piernas fuertes, ya que no le das la oportunidad al músculo de reparar las fisuras por completo; entonces, es como si entrenaras en vano.

No hay un tiempo estimado de descanso para los atletas, pero existe un promedio de ocho horas de sueño. Sin embargo, cada cuerpo es distinto, por lo que el lapso de descanso lo defines tú mismo. Debes descansar lo que tu cuerpo te exija; eso, normalmente, va definido por la cantidad de energía que gastaste durante el día.

Tener piernas fuertes puede aparentar ser sencillo, pero la verdad requiere de mucho trabajo, esfuerzo y dedicación. El progreso no sucederá de la noche a la mañana, la clave es ser paciente, constante y evitar los errores anteriormente nombrados. De resto, basta con entrenar duro, comer y descansar correctamente.