8 errores al practicar cardio

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el fisioterapeuta Abel Verdejo el 21 marzo, 2019
Francisco María García · 21 marzo, 2019
El objetivo de conseguir resultados con el ejercicio, y además de forma rápida, a veces nos lleva a cometer algunos errores. Esto sucede con las rutinas de ejercicios cardio. ¿Cómo evitar estas equivocaciones?

El gimnasio y las actividades físicas no solo son una cuestión de estética. Los objetivos de bajar de peso y tonificar la musculatura son muy importantes, pero también hay razones ligadas a la salud. Practicar cardio con frecuencia y adecuadamente mejora el rendimiento físico y el buen estado general del organismo.

Sin embargo, es frecuente que no se le preste demasiada atención a esta parte del entrenamiento. Hay personas que se preocupan por sus músculos más que por su corazón. Olvidan que es importante el equilibrio entre ambos, porque el cuerpo es uno y trabaja como un sistema.

Los ejercicios de cardio son muy beneficiosos, pero es preciso tener presentes algunas consideraciones que aseguren la efectividad de estas rutinas. En especial, es importante evitar errores que pueden dañar la salud.

Errores más frecuentes al practicar cardio

Estos serían los principales errores que hay que evitar:

1. Falta de calentamiento

Como todo ejercicio, la práctica cardiovascular requiere de un calentamiento progresivo. Un error común es exigir al cuerpo todo de golpe, sin la graduación previa necesaria. Se pasa de cero a todo, y esta equivocación puede provocar lesiones.

2. Excesiva velocidad  

Hay personas que piensan que practicar cardio implica velocidad. Entonces, hacen el ejercicio rápidamente, con el único afán de terminarlo. Sin embargo, para que sea efectivo, el ejercicio requiere de tiempo.

Si se actúa demasiado rápido, ni los músculos ni el sistema cardiovascular trabajan bien. Es necesario sentir la acción de cada músculo y cada latido del corazón; no se puede ahorrar tiempo al practicar cardio.

Las rutinas y el ritmo al practicar cardio

3. La repetición de la rutina

Dedicarse siempre al mismo ejercicio es otro error frecuente. Es el caso de las personas que diseñan una rutina y la repiten siempre. Seguramente, las preferencias personales inciden en esta elección.

Al practicar cardio, debemos variar las rutinas para que el cuerpo no se acostumbre a hacer siempre lo mismo.

Para practicar cardio con buenos resultados, es necesario incorporar acciones diversas. Correr en la cinta, la máquina elíptica y otras opciones deberían alternarse durante el transcurso de las sesiones.

4. Siempre el mismo ritmo

Las prácticas de cardio suponen exigirle al cuerpo reacciones diferentes. Cuando se mantiene siempre la misma velocidad, el organismo se habitúa. En estas ocasiones, el ejercicio ya no constituye un desafío, y la efectividad de la práctica disminuye.

A medida que los ejercicios se van superando, hay que variar las velocidades. Los ejercicios cardiovasculares funcionan bien cuando se alternan aceleramientos y momentos de ritmo más calmo.

Un buen desayuno y la hidratación necesaria

5. El ayuno

Existe una creencia muy difundida que sostiene que practicar cardio en ayunas produce mejores resultados. En realidad, sucede todo lo contrario: los ejercicios en ayunas dañan al organismo.

El cuerpo necesita glucosa para la actividad física, y si no la tiene disponible, acude a la masa muscular. Por lo tanto, practicar cardio en ayunas equivale a perder músculos. Esta observación es especialmente válida para quienes realizan ejercicios de alta intensidad.

6. Falta de agua

Es sabido que el cuerpo necesita abundante agua para funcionar. Precisamente, el entrenamiento provoca transpiración y, de esa manera, el organismo pierde líquido. Es necesario reponerlo; es por eso que beber abundante agua durante las prácticas es fundamental.

Algunos grandes tragos de líquido antes, durante y después de los ejercicios mantendrán el cuerpo adecuadamente hidratado. No es conveniente beberse una botella de agua toda de una vez; hidratarse cada media hora es la forma adecuada de beber.

Practicar cardio: atento al dolor y los excesos

7. Aparición de dolores corporales

El dolor es un mecanismo de defensa del cuerpo. Si se experimenta algún dolor, muscular u orgánico, las prácticas de ejercicios deben detenerse.

Puede que el dolor sea pasajero y que pase enseguida, y en ese caso la actividad se puede retomar. Sin embargo, es posible también que esté indicando alguna lesión más importante; cuando esto ocurre, si el ejercicio continúa, el problema se acentuará. Hay que estar atento y escuchar las señales del cuerpo.

El síndrome del piramidal es una contractura más común de lo que creemos; como afecta al nervio ciático, no podemos restarle importancia.

8. Los excesos no son buenos

Cada persona tiene su ritmo, su medida, su resistencia. Lo que favorece a una no siempre es igualmente beneficioso para otra; es importante, entonces, ajustarse a la propia realidad y no mirar para otros casos.

A veces por orgullo, por no ser menos que los demás, se cae en excesos que a la larga pueden dañar el organismo. El sobrentrenamiento es un problema que causa estragos en la salud.

En definitiva, las actividades físicas deben integrarse a la vida de cada persona. Es necesario planificarlas de forma personalizada, para que realmente tengan buenos efectos. De lo contrario, pueden perjudicar la salud.

  • Artiem Madrid. Rutinas de entrenamiento cardio. Extraído de: https://www.artiemhotels.com/uploads/media/defaul/0001/03/f71ad2c76220eba1e49828a01e3fd6468df4d455.pdf
  • Coordinadora Nacional de Artritis. 2014. Ejercicios de capacidad cardiovascular. Extraído de: http://www.conartritis.org/wp-content/uploads/2014/lograr_ejercicios_cardio.pdf