La importancia de un buen calentamiento en tu rutina diaria

Adrián Pérez · 11 marzo, 2018
Una de las cosas más importantes que debes hacer para evitar lesiones al momento de hacer ejercicio, es iniciar con un buen calentamiento. No solo es cuestión de preparar tu cuerpo, sino también tu mente.

Previo a la actividad deportiva, un buen calentamiento te ayudará a realizar los ejercicios o el entrenamiento pautado. Pero también, contribuirá a progresar y cumplir tus metas deportivas y de salud sin sobresaltos.  Y en especial, a mantenerte bien físicamente, debido a que evitará lesiones que podrían entorpecer tu desempeño.

Por qué calentar antes y después de la actividad deportiva

En toda actividad hay riesgos asociados, sean estos menores o mayores e  independientemente donde se practiquen. Por lo tanto, es fundamental que realices los ejercicios de calentamiento antes de iniciar el trabajo físico en sí.

Por eso, un buen calentamiento te ayudará a prevenir alguna lesión por musculatura tensa o con poca elasticidad, pero también condicionará tu mente para la actividad aumentada y progresiva que vendrá a continuación.

Además, tu mente se induce en un estado psicológico que permitirá enviar señales a todas las partes de tu cuerpo para que estén atentas a la actividad a realizar, haciendo del ejercicio algo integral en tu cuerpo.

Después de terminar la jornada de ejercicios o actividad deportiva, debes volver a calentar para distender la musculatura y los tendones. Así evitarás dolor muscular excesivo.

Consejos para empezar a correr.

Consejos para un buen calentamiento

Cuando hablamos de un buen calentamiento, no hay porque pensar en una rutina muy fuerte o extensa.

Podrías comenzar siguiendo los siguientes consejos que te damos a continuación:

  • Tiempo. Debes por lo menos realizar ejercicios de estiramiento por lo menos entre 5 y 15 minutos.
  • Indumentaria. Procura tener ropa que te permita la flexibilidad y comodidad necesaria que facilite los movimientos. Además, tus zapatos deben ser de suela antideslizantes y que amortigüen impactos al saltar o correr.
  • Hidratación. Debes beber suficiente agua, pero a la vez con moderación para que tu organismo vaya reponiendo lo perdido en la sudoración.
  • Progreso. Al iniciar la rutina ve mentalizado a ir aumentándola progresivamente. De menor a mayor intensidad y tiempo.

Fases para un buen calentamiento

Aunque el calentamiento previo y final son algo sencillo, no por esto dejan de tener su técnica. A continuación, te explicamos las fases envueltas en un buen calentamiento:

Atención aeróbica

La primera fase a dar atención es la aeróbica.  En esta puedes realizar una caminata o carrera suave. El objetivo es logar que tu cuerpo vaya consiguiendo la energía necesaria con el oxígeno que inhalas, haciendo ejercicios de baja y media intensidad que podrás ir variando a medida que logres condiciones. Tu corazón se prepara para bombear más sangre, lo que se traduce en más energía.

Articulaciones

Aquí debes emplear movimientos que permitan rotar las partes tus extremidades y tronco. Por ejemplo, un movimiento circular o rotatorio de los hombros, o bien simular un círculo amplio con la cintura, hombros codos, muñecas.

Desplazamiento dinámico

Se compone de carreras cortas donde tendrás que imprimir velocidad y aceleración, movimientos de un lado a lado o lateral.

Estiramiento

La importancia de un buen calentamiento.

Luego de la actividad deportiva, de nuevo se efectúan los ejercicios de estiramiento. Así sin forzar los músculos, estos van nivelando su temperatura y tensión y disminuye el dolor muscular por la exigencia.

Factores que condicionan lo ejercicios de calentamiento

Si bien te hemos mostrado la importancia vital de realizar un buen calentamiento, hay factores que debes tomar en cuenta debido a que lo condicionan.  

Debes tener en consideración tu edad y condición física inicial. A raíz de esto, debes variar la intensidad del ejercicio de calentamiento, tomando en cuenta de que no será igual para una persona joven, lo mismo que para una persona adulta mayor que ya ha perdido cierta masa muscular y tiene menor resistencia.

Otro factor es el nivel de entrenamiento. Si eres principiante, no excedas el calentamiento porque podrías quedarte sin fuerzas para la actividad deportiva en sí que deseas realizar. Si tu condición ya es atlética, puedes aumentar la intensidad o tiempo dispuesto para ellos.

El calentamiento como parte de tu rutina

Recuerda que un buen calentamiento debes realizarlo siempre, antes y después del entrenamiento deportivo. Deben formar parte activa de tu rutina.

Independientemente de que lo hagas por aspecto físico o por salud, el adecuar los ejercicios de calentamiento te permitirá el equilibrio necesario para que tu organismo esté regulado para la actividad física mayor, sea tan solo correr o trotar, así como practicar algún deporte específico.

Así que, incluye los calentamientos a tu rutina diaria, tu cuerpo lo agradecerá.