¿Cómo puedo prevenir una lesión deportiva?

Fernando Clementin · 30 junio, 2018
El mayor temor cuando practicamos deporte es sufrir una lesión, incluso las más leves nos impedirán volver a realizar deporte por un tiempo

Las lesiones son el principal enemigo de los deportistas y, en general, de toda persona que disfrute de hacer actividad física. Aunque muchas son consecuencias de accidentes, golpes o malos movimientos, hay otras en las que podemos reducir el margen de incidencia. ¿Sabes qué hacer para evitar una lesión deportiva?

Causas de una lesión deportiva

Si lo que se pretende es evitar que una lesión suceda, resultará sumamente útil conocer qué las ocasiona. En este aspecto, podemos señalas las siguientes causas como principales generadores de lesiones:

  • Accidentes o golpes.
  • Movimientos inapropiados o demasiado bruscos.
  • Sobrecarga —exigencia demasiado prolongada—.
  • Factores mentales —estrés, presión—.
  • Mala alimentación y descanso inapropiado.
  • Otros desequilibrios en el organismo: por ejemplo, se ha comprobado que las caries dentales tienen incidencia en la generación de lesiones deportivas.

Formas de prevenir una lesión deportiva

Una vez conocidas sus causas, un deportista puede ponerse a trabajar para evitar una lesión deportiva. De esta manera, podrá subsanar las tres grandes pérdidas que un acontecimiento de este tipo implica: tiempo, dinero y protagonismo.

Dolor de espalda.

A continuación, señalaremos los aspectos que todo deportista —profesional o aficionado— debe considerar para no tener que parar debido a una lesión:

Buenos hábitos

Llevar una dieta equilibrada y respetar los horarios de descanso son dos cuestiones elementales para mantener el equilibrio en el organismo. De hecho, gran parte de los resultados del entrenamiento dependerá de estos factores.

Entonces, lo mejor es optar por una alimentación que incluya vegetales y carnes magras, entre otros alimentos nutritivos, y deje de lado las grasas no saludables. Si se cuenta con la posibilidad que planificar este punto con un profesional de acuerdo a los objetivos personales, mucho mejor.

Por otra parte, también es necesario dormir lo suficiente. En este momento, los músculos se regeneran tras el esfuerzo y el estrés causado por la exigencia física. Asimismo, la mente se oxigena y recobra energías para afrontar nuevos esfuerzos con éxito.

Preparación para entrenar

El calentamiento es un aspecto imprescindible antes de comenzar a hacer actividad física. Estos minutos de entrada en calor permiten llevar más sangre y oxígeno a los músculos, aumentar la flexibilidad muscular y lograr la preparación mental antes del inicio de la exigencia.

Asimismo, el enfriamiento y estiramiento es otro punto igual de relevante. Debe hacerse antes y, sobre todo, después del ejercicio. Mediante estos simples trabajos, los músculos recuperan la flexibilidad perdida durante la actividad física y se regeneran; volver al reposo de manera progresiva es clave para potenciar la recuperación y prevenir lesiones.

Técnica

Muchas lesiones son generadas por movimientos inapropiados. Esto pasa en diversas disciplinas; puede presentarse una lesión por este motivo en los deportes, como por ejemplo en un tenista que realiza mal el movimiento del brazo para ejecutar el golpe; o en entrenamientos con pesas, funcional o Crossfit.

Por ese motivo, es fundamental aprender bien la técnica adecuada antes de aumentar los niveles de exigencia. Si, por ejemplo, cargamos peso a una barra antes de saber realizar el movimiento correspondiente, podríamos propiciar una lesión en nuestro cuerpo.

Materiales adecuados

Al igual que la técnica, el uso de elementos incorrectos también puede conducir a una lesión deportiva. En ese sentido, los corredores deben asegurarse de que su calzado sea el indicado, así como los ciclistas han de preparar una bicicleta que se amolde a sus medidas.

Además, también deben considerarse los elementos de protección. Más allá de que en algunos deportes estos son obligatorios, la iniciativa del deportista por cuidar su propia salud le servirá para prevenir todo tipo de percances. Los accidentes pueden ocurrir y es mejor estar preparado.

Preparación física adecuada y consciente

Finalmente, otro factor clave para prevenir una lesión deportiva. Contar con músculos fuertes, resistentes y preparados para los esfuerzos será la base para evitar lesionarse.

Asimismo, además de estar apto para cumplir con las exigencias impuestas, un deportista debe conocer sus límites. Esto implica saber cuándo parar y en qué medida su cuerpo puede responder a los objetivos que se ha propuesto.

Como apuntamos previamente, muchas lesiones —especialmente las musculares— tienen que ver con la sobrecarga, algo perfectamente evitable la mayoría de las veces.

Beneficios de entrenamientos HIIT.

Mente despejada

Finalmente, vale mencionar también el aspecto mental. El estrés, la presión y la frustración no hacen más que causar tensión en todo el cuerpo, incluyendo los músculos. Esto conduce al sufrimiento de lesiones, así como también propicia malas ejecuciones técnicas o el olvido de las tareas previas y posteriores al ejercicio.

Con estas simples recomendaciones, las probabilidades de perder tiempo por una lesión deportiva disminuirán considerablemente. Si bien no todos los cuerpos son iguales y la lesión siempre es una posibilidad (se producirá, tarde o temprano), tomar los recaudos apropiados disminuye el riesgo de que esto pase.