Intolerante a la lactosa: las pautas que debe seguir un deportista

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Elisa Morales el 23 enero, 2019
Pilar Gimeno Landa · 25 enero, 2019
¿Eres intolerante a la lactosa? Si realizas deporte, el siguiente artículo te ofrecerá información muy valiosa.

Si realizas deporte de forma habitual y eres intolerante a la lactosa, tienes que tener en cuenta una serie de aspectos para evitar problemas y alcanzar tus objetivos de la forma adecuada. En este artículo, vamos a analizar la intolerancia a la lactosa; además, te explicamos qué pautas debes seguir para realizar deporte.

Una intolerancia muy común en el ser humano

De todas las intolerancias alimenticias, la de la lactosa es la más común alrededor del mundo. Se calcula que alrededor del 70 % de la población mundial sufre este problema.

Este porcentaje varía notablemente dependiendo del origen de la persona, ya que su afección es muy distinta si comparamos entre continentes. La mayoría de ellas no están diagnosticadas, lo que puede ser perjudicial para su organismo a largo plazo.

Explicado de una forma muy simple, la lactosa es un tipo de azúcar que se encuentra en los productos lácteos. Para digerirla, el cuerpo necesita producir una enzima llamada lactasa. Las personas intolerantes a la lactosa son aquellas cuyo intestino no produce esta enzima y, por lo tanto, no pueden digerir la leche.

Las consecuencias son varias: diarreas, gases, distensión abdominal o calambres. Para evitarlas, estas personas tienen que dejar de tomar radicalmente cualquier producto lácteo.

Intolerancia a la lactosa y deporte

Como no podía ser de otra manera, dentro del gran porcentaje de personas que son intolerantes a la lactosa, se encuentra un gran número de deportistas. A continuación, explicamos todo lo que deben saber para que esta intolerancia no afecte a su rendimiento físico.

Primer paso: confirmar que eres intolerante a la lactosa

Tal y como hemos comentado anteriormente, en la mayoría de los casos, la intolerancia a la lactosa no está diagnosticada. En muchas otras oportunidades, personas que sienten molestias se autodiagnostican y dejan de tomar productos lácteos.

Cómo prevenir el flato y la acidez de estómago.

Si te encuentras en una de estas dos situaciones, lo que debes hacer es pedir cita a tu médico de cabecera. La única forma de confirmar que existe intolerancia a la lactosa es realizando las pruebas pertinentes; además, son muy sencillas.

Lo más habitual es realizar una prueba de hidrógeno respirado o análisis de sangre. También puede detectarse mediante el análisis de materia fecal, aunque este tipo de diagnóstico solo se suele realizar a niños de edad temprana.

Alimentación de los deportistas intolerantes

Lo primero que hay que dejar claro es que no existe ningún problema si eres deportista e intolerante a la lactosa. Esto no debe limitarte para entrenar con normalidad y alcanzar los resultados deseados. Tan solo tienes que tener especial cuidado a la hora de alimentarte para no ingerir productos ricos en lactosa.

Lo más adecuado es que te sigas alimentando de la forma en la que lo haces habitualmente. Lo único que tienes que hacer es sustituir los alimentos con lactosa por aquellos de las mismas características a los que se les ha quitado este azúcar.

En cualquier supermercado, puedes encontrar leche, yogures, batidos y muchos otros alimentos sin lactosa. Al ser una intolerancia muy común, están disponibles una gran cantidad de productos y a un precio no muy superior a los convencionales.

Cuidado con los suplementos deportivos

Los suplementos deportivos son un básico en el plan de entrenamiento de muchos deportistas. Las personas intolerantes a la lactosa deben tener especial cuidado a la hora de tomarlos. Esto es debido a que pueden contener lactosa entre sus componentes. 

Lo más adecuado es que los compres siempre en tiendas especializadas. Allí encontrarás profesionales que te asesorarán y te recomendarán siempre el producto más adecuado.

Afortunadamente, cada vez existe una gama mayor de productos libres de lactosa, por lo que los deportistas pueden seguir entrenando sin ningún tipo de problema.

Si realizas deporte de forma habitual y eres intolerante a la lactosa, tienes que tener en cuenta una serie de aspectos para evitar problemas.

Conclusión

La intolerancia a la lactosa afecta a un gran porcentaje de la población. Como no podía ser de otra manera, dentro de ese porcentaje se encuentran muchos deportistas. Estas personas no tienen por qué tener ningún problema a la hora de realizar su entrenamiento y lograr los objetivos propuestos.

Tan solo tienen que prestar especial atención a los suplementos alimenticios que, en muchos casos, contienen lactosa. Además, deben dejar de tomar lactosa y sustituirla por los mismos productos sin este componente. De este modo, podrán seguir beneficiándose de los lácteos y de los nutrientes que estos contienen, tales como el calcio.